Henry Fielding

Henry Fielding
Henry Fielding.png
Información personal
Nacimiento 22 de abril de 1707
Sharpham, Somerset, Inglaterra, Reino Unido
Fallecimiento 8 de octubre de 1754, 47 años
Lisboa, Portugal
Causa de muerte Causas naturales Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Inglaterra
Familia
Cónyuge Charlotte Craddock, Mary Daniel
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación Juez, periodista, novelista y dramaturgo
Años activo Ilustración y literatura augusta
Seudónimo Captain Hercules Vinegar («Capitán Hércules Vinagre»); algunas obras publicadas de manera anónima
Género Comedia, picaresca y sátira
[ editar datos en Wikidata]

Henry Fielding (Sharpham Park, cerca de Glastonbury, Somerset, 22 de abril de 1707Lisboa, 8 de octubre de 1754) fue un novelista y dramaturgo inglés, conocido por sus escritos satíricos y humorísticos. Está considerado como el creador de la tradición novelística inglesa junto con su contemporáneo Samuel Richardson.

Vida

Infancia y juventud

Henry Fielding nació el 22 de abril de 1707 en Sharpham Park, cerca de Glastonbury, en el condado de Somerset,[1]

El matrimonio entre Edmund Fielding y Sarah Gould se realizó, previo rapto, sin el consentimiento paterno, lo cual llevó al juez Gould, en un primer momento, a desheredar a su hija.[4]

El padre de Henry fue llamado de nuevo a filas poco antes de que éste naciera (participó al servicio de lord Marlborough en la Guerra de Sucesión española, habiendo destacado en la batalla de Blenheim en 1704), y Sarah se mudó al hogar paterno, Sarpham Park, para dar a luz. Henry pasó los primeros años de su vida entre la casa familiar de su abuelo y la granja de East Stour, mientras su padre permanecía ausente la mayor parte del tiempo. En abril de 1718, cuando Henry contaba 11 años,[5]

La infancia de Henry a partir de la muerte de su madre no fue fácil. Al parecer, su abuela era una mujer severa que no soportaba al padre de Henry, con el que se vio enfrentado con frecuencia. Cuando en 1720 estalló la Burbuja de los mares del Sur, Edmund Fielding sufrió numerosas pérdidas, de manera que en 1721, para hacer frente a sus acreedores, vendió buena parte de las propiedades de sus hijos, que no le pertenecían y sobre las que no poseía poder alguno, dado que estaba explícitamente excluido del testamento de sir Henry Gould. A consecuencia de esto, lady Gould lo denunció a los tribunales de la Cancillería, que fallaron a su favor y dejaron a los hijos de Edmund bajo la custodia de lady Gould a finales de 1721. A raíz de esto, Henry jamás volvería a tener gran relación con su padre, aunque viviría su juventud gracias a una modesta asignación del mismo. Durante este tiempo, Henry fue alumno de un clérigo de las proximidades, el reverendo Oliver de Motcombe, que pudo ser el modelo de uno de los personajes más cómicos y celebrados de su novela Joseph Andrews, el reverendo Abraham Adams.[4]

En 1719, su abuela lo había mandado a estudiar a Eton College, donde permanecería interno hasta 1724. Allí recibió una educación clásica que le permitió conocer a los grandes escritores y pensadores de la literatura grecolatina que tanto llegaría a admirar.[6] Durante su educación en Eton debió además familiarizarse con los clásicos ingleses de la Restauración, como Congreve, Milton, Dryden, o Farquhar, y con la obra de contemporáneos como lord Chesterfield, Swift, Defoe y Pope.

Tras su salida de Eton, en 1724, se dedicó a viajar por el país, escribiendo y traduciendo a los clásicos latinos. En 1727 se estableció en Londres, donde comenzó a escribir comedias teatrales y poesía. Animado por lady Montagu —ilustrada prima suya—, Fielding escribió en 1728 dos obras, de las cuales Love in several masques (El amor en varias máscaras) fue representada en el prestigioso teatro de Drury Lane,[2]

Ese mismo año, a pesar de sus actividades teatrales, Fielding decidió abandonar Inglaterra, y viajó al continente para realizar, supuestamente, su Grand Tour. Así, marchó primeramente a los Países Bajos, donde se matriculó, ese mismo año, en la Universidad de Leiden. Se ignora lo que estudió allí, pero se sabe que no completó sus estudios.[7] En verano de 1728, aprovechando el deceso estival de las clases, regresó a Inglaterra, donde se dedicó a escribir poesía y periodismo político. Desde un principio, y a pesar de que él mismo fue un acérrimo whig durante toda su vida, manifestó su desagrado hacia Robert Walpole, el por entonces todopoderoso primer ministro; en una balada publicada ese año en el periódico opositor The Craftsman, causó gran polémica al lanzar sus dardos contra Walpole. En 1729 volvió a Leiden, pero su situación financiera, que dependía en buena medida de la asignación que le daba su padre, se había visto deteriorada y hubo de regresar, tras un peculiar periplo por Francia e Italia, a Inglaterra: su padre había enviudado y se había vuelto a casar, incrementando sus obligaciones financieras, y, además, la renta que Henry recibía de la herencia de su abuelo era, gracias al desfalco que su padre Edmund había realizado en 1721, muy pequeña.

Carrera como dramaturgo

A su regreso a Londres en verano de 1729, trató de representar algunas otras obras de teatro que había escrito en sus viajes, pero Colley Cibber le cerró las puertas del Drury Lane y tuvo que recurrir a otros teatros menores, donde al fin logró estrenar, en 1730, su segunda comedia, The Temple Beu (El galán del Temple), abandonando el canon de la Restauración a favor del estilo más ligero preconizado por otros autores como John Gay.[1] En 1736 se hizo además empresario teatral, y comenzó a producir sus propias obras en el New Theatre del que se hizo cargo, escribiendo obras como la sátira política Pasquin. Debido a su gran éxito como dramaturgo, desde 1732 había vuelto a estrenar en el Drury Lane, teatro con el que seguiría vinculado hasta que, en 1737, el primer ministro Robert Walpole, que había sido objeto de visceral sátira en la mayoría de las obras de Fielding (y era atacado de continuo por la inmensa mayoría de los dramaturgos de la época), hizo que el parlamento aprobara una ley de censura teatral (la Theatrical Licensing Act, que parece que se dirigió sobre todo contra el propio Fielding), y que puso fin a la carrera dramática de Fielding.

Algunas de las obras de teatro de Fielding más celebradas son Don Quijote en Inglaterra (1734), pieza en la que se pone de manifiesto su temprano interés por la obra de Cervantes, que tanta influencia tendría luego en su obra narrativa,[8] y, quizás, La virgen desenmascarada y su particular Tom Thumb.

CARRERA COMO ESCRITOR Al tiempo que se dedicaba al teatro, Fielding cultivó con singular talento un estilo satírico y hasta procaz en los artículos que escribió, bajo pseudónimo, en The Craftsman, periódico de corte tory. El 28 de noviembre de 1734, después de un noviazgo de cuatro años, se casó con Charlotte Craddock, una rica heredera.[1] De ese matrimonio nacieron cinco hijos.

A lo largo de su vida, Fielding se labró una cierta reputación de vividor y manirroto, parecida de algún modo a la de su propio padre: su carácter, extremadamente alegre y optimista, como lo pinta Elizabeth Montagu; su despreocupación por los asuntos económicos; su propia cuna, que lo orientaba hacia una vida disipada de noble caballero; su obstinación en no resignarse por los avatares de la vida... son algunos de los rasgos de su carácter que sus contemporáneos nos han legado. De hecho, poco después de casarse con Charlotte Craddock, y dada la vida disipada que llevaron, el matrimonio se vio sin grandes medios para sostenerse, de manera que, al terminar bruscamente su carrera dramática en 1737, Fielding decidió, con 30 años, estudiar Derecho. Con ayuda de sus familiares e influyentes amigos, logró ingresar en Middle Temple, facultad de leyes de Londres, y hasta 1740 estudió en ella Derecho. Al tiempo, para poder sostener a su familia, cultiva además las colaboraciones periodísticas que llevaba manteniendo desde tiempo atrás con The Craftsman, y, a partir de 1739, con la revista de corte whig opositor, The Champion, a la que se incorpora como editor, y en la que escribió, bajo el pseudónimo de Capitán Hércules Vinagre, numerosos artículos satíricos sobre la vida cotidiana de este supuesto capitán, sin perder ocasión para atacar a Walpole. A pesar de todo, Fielding se vio asfixiado por las deudas, y hay constancia de que en 1740 llegó a aceptar sobornos de Walpole para rebajar el tono de sus críticas.

Robert Walpole, el primer Primer Ministro, fue blanco de grandes críticas de Fielding, y acérrimo enemigo del mismo, hasta el punto de lograr vetarlo como dramaturgo.

En 1740, dos años antes de lo habitual, Fielding dio por concluidos sus estudios de leyes y fue admitido en el Colegio de Abogados, pudiendo ejercer la abogacía.[1] A partir de este momento comenzó a encargarse de causas judiciales en los condados del suroeste de Inglaterra ( Somerset, Cornualles, Devon, Dorset, y Hampshire). Sin embargo, parece ser que los ingresos obtenidos del ejercicio del Derecho no eran suficientes, y que, aunque fue ayudado financieramente por su amigo y filántropo el célebre Ralph Allen, tuvo que dedicarse a la literatura. Así, este año, 1740, marca un punto de inflexión en su carrera, al comenzar a escribir ficción: desde 1740 hasta su muerte en 1754, Fielding alternó el derecho con la literatura, en la que alcanzaría un éxito sin precedentes.

Carrera como novelista

Su carrera como novelista comenzó en 1741, cuando se publicó su primera novela y gran éxito, An Apology for the Life of Mrs. Shamela Andrews (Apología de la vida de Mrs. Shamela Andrews). Shamela es una de las numerosas obras que aparecieron en la época parodiando la Pamela de Samuel Richardson, una novela moralizante, iniciadora del género epistolar, que había aparecido el año anterior (1740), convirtiéndose de inmediato en un best-seller. La protagonista de la obra de Richardson era una virtuosa criada que resistía los avances galantes de su señor. Fielding la atacó con dureza, rechazando el mercadeo de la virtud con el que Pamela triunfa en la obra homónima y denunciando la hipocresía de Richardson.[9]

Al año siguiente, 1742, publicó otra obra en la misma línea, esta vez sobre el hermano de Pamela: Joseph Andrews, siguiendo el modelo cervantino (trama itinerante, protagonista acompañado, constante ironía). La crítica actual reconoce al Joseph Andrews, cuyo título completo es La historia de las aventuras de Joseph Andrews y su amigo Abraham Adams, escrita a imitación del estilo de Cervantes, autor de Don Quijote, como su primera gran novela. La novela, de carácter picaresco e inspirada en Cervantes, parodia de nuevo la Pamela de Richardson, pero, paradójicamente, el hermano de Pamela, Joseph, se muestra en esta obra más virtuoso y resuelto que su hermana, al rechazar los favores de la viuda rica Lady Booby, y mantenerse constantemente fiel a su amada Fanny. A Joseph Andrews se debe, además, una de las creaciones cómicas más memorables de la historia de la literatura inglesa, el reverendo Abraham Adams, quien acompaña a Joseph en todo su periplo, aconsejándolo y sirviendo de elemento cómico durante toda la obra.

Lámina de 1800 que representa a Sophia Western, para la creación de la cual Fielding se basó en su mujer Charlotte, con un vestido estilo Imperio. Grabado por J.C. Stadler y Piercy Roberts a partir de un dibujo de Adam Buck.

En 1743 publicó Misceláneas (Miscellanies), en la que se incluyen ensayos y ficción, y en la que puede leerse la novela Jonathan Wild (The History of the Life of the Late Mr Jonathan Wild the Great), basada en la vida de ese famoso ladrón de la época, y que satiriza al gobierno de Walpole. Curiosamente, la obra se publicó mediante suscripción, y uno de los suscriptores fue el mismo Robert Walpole, ya en sus horas más bajas.[10]

En 1744 murió su mujer, Charlotte, a la que con el tiempo adoptaría como modelo de sus dos heroínas más famosas: Sophia Western (heroína en su Tom Jones) y Amelia. En estos años, a pesar del éxito literario —durante este tiempo había publicado dos volúmenes de periodismo político: El patriota ( 1745) y Diario jacobita ( 1747), así como un relato novelado basado en un hecho real, El marido femenino (The Female Husband), al tiempo que había iniciado la redacción, en 1745, de su opus magnum, el Tom Jones—, del ejercicio de la abogacía, y del apoyo que recibió de personajes tan destacados como el ya mentado George Lyttelton o el hacendado mecenas Ralph Allen, comenzó el declive físico de Fielding, cuya salud, aquejada de gota y tisis, se resentiría hasta morir diez años después.

En 1747, ironías del destino, Fielding se casó[11] (Londres) en 1748, y, en 1749, a su vez, magistrado miembro de la Comisión para el condado de Middlesex en 1749. Estos puestos no eran nada envidiables, pues ni estaban remunerados, ni debían de ser nada satisfactorios habida cuenta de la gente con la que había que lidiar.

Durante este período, se dedicó a escribir el Tom Jones, que entregó al editor en 1748 y fue publicada a principios de 1749. Tom Jones, novela picaresca, fue un éxito desde el primer instante, logrando vender en el primer año la espectacular cifra de 10000 ejemplares. El éxito se produjo además a pesar de las demoledoras críticas que recibió por parte de algunas de las figuras más relevantes del panorama intelectual de la época: Samuel Richardson manifestó su absoluto desprecio por la obra y su autor; el gran Samuel Johnson se opuso claramente en su The Rambler a la novela, prefiriendo la Clarisa de Richardson (dijo incluso no haber leído más que el comienzo del Tom Jones).

No obstante, fue un gran éxito, y a posteriori se ha reconocido como una de las más grandes novelas de la literatura universal, admirada por su perfección formal (trama simétrica, ausencia de elementos superfluos, perfección con la que todo engrana), su hito como primera gran novela realista al ofrecer un excelente retrato de la sociedad de la época.

Fin de sus días

Ese mismo año, 1747, Fielding fue nombrado London's Chief Magistrate (magistrado jefe en Londres, una suerte de juez de lo criminal para el área metropolitana de Londres).[12] Con la ayuda de su hermanastro ciego, sir John Fielding, se instaló en Bow Street, en el barrio de Covent Garden, donde ejerció hasta su muerte como juez. En este período final de su vida entró en contacto con los más bajos fondos de Londres: en ese tiempo, Covent Garden era uno de los distritos de mayor delincuencia de la ciudad de Londres, la cual era ya por aquél entonces una de las mayores urbes del mundo.

Parece ser que se volcó en su nuevo puesto, donde trató de mejorar la situación del barrio buscando solución a los problemas sociales de la época: publicó panfletos a favor de la prohibición de la ginebra, que causaba estragos en las clases bajas (fue a instancias de Fielding que su amigo William Hogarth realizó el famoso grabado Gin Lane, al tiempo que Fielding publicaba An enquiry into the causes of the late increase of robbers).[14] adelantándose así a la famosa Ley de Pobres inglesa. También abogó por la prohibición de las ejecuciones públicas, todo un espectáculo popular en la época que Fielding consideraba bárbaro e innecesario, y por la supresión de los cadalsos y la persecución de la tortura. A su vez, ayudó a fundar lo que algunos consideran la primera fuerza policial de Londres y una nueva forma de lucha contra el crimen: los Bow Street Runners ( 1750), predecesor de Scotland Yard, cuerpo que reconoce a Fielding como pionero en la fundación de esta policía metropolitana.

De esta manera, su última novela, Amelia, publicada en 1751, muestra a un Fielding mucho menos satírico y más comprometido con los problemas sociales que pudo observar desde su cargo de juez de Covent Garden. La obra, pionera en la narración social, es un relato lleno de penalidades, de carácter casi opresivo, muy distinto al de sus otras novelas, y que se compara con la obra de Dickens, en la que sin duda influyó poderosamente.[15] Fielding la consideraba su mejor novela.

Tumba de Fielding en Lisboa.

En 1752, volvió al periodismo político como editor de The Covent Garden Journal (El periódico de Covent Garden), que se publicó, con gran éxito —tenía una tirada de más de 1000 ejemplares semanales— entre el 4 de enero y el 25 de noviembre del mencionado año,[1] y que Fielding usó para denunciar los males de su tiempo prescindiendo de su estilo satírico. En 1753, con la salud resentida por la gota y la tisis, Fielding pidió una excedencia en su puesto de magistrado, en el que lo sustituyó su hermanastro sir John Fielding, y viajó al balneario de Bath.

Al año siguiente, con la esperanza de mejorar su salud, sus médicos le recomendaron viajar a latitudes más cálidas y de clima más benévolo, y Fielding se embarcó con su familia hacia Lisboa. Este viaje constituye el tema de su Diario de un viaje a Lisboa ( 1755), su último escrito, en el que, tomando como modelo a Jenofonte y Tucídides, Fielding ofrece un retrato de tipos, con un tono más cómico que Amelia. Sin embargo, pese a lo cómico y mordaz del Diario, es bien patente que Fielding se veía morir: en la descripción que hace de sí mismo embarcando hacia Lisboa se muestra como un moribundo inválido que ha de esforzarse hasta por mantener la respiración. Al llegar a Lisboa se sintió profundamente decepcionado (de Lisboa dijo que era la ciudad más horrible del mundo). Establecido en el barrio de Junqueira, y pese a una aparente mejoría, murió dos meses después de su llegada, el 8 de octubre de 1754, a los 47 años de edad, enfermo al parecer de disentería. Fue enterrado en el cementerio británico de la capital lusa, y en 1830 se erigió allí un monumento en su honor.

Other Languages
العربية: هنري فيلدنغ
беларуская: Генры Філдынг
беларуская (тарашкевіца)‎: Гэнры Філдынг
български: Хенри Филдинг
bosanski: Henry Fielding
čeština: Henry Fielding
Esperanto: Henry Fielding
français: Henry Fielding
hrvatski: Henry Fielding
italiano: Henry Fielding
한국어: 헨리 필딩
Nederlands: Henry Fielding
norsk bokmål: Henry Fielding
Piemontèis: Henry Fielding
português: Henry Fielding
română: Henry Fielding
srpskohrvatski / српскохрватски: Henry Fielding
Simple English: Henry Fielding
slovenščina: Henry Fielding
српски / srpski: Хенри Филдинг
українська: Генрі Філдінг
Tiếng Việt: Henry Fielding