Hemodiálisis

Hemodiálisis en progreso.

En medicina, la hemodiálisis es una terapia de sustitución renal, que tiene como finalidad suplir parcialmente la función de los riñones. Consiste en extraer la sangre del organismo a través de un acceso vascular y llevarla a un dializador o filtro de doble compartimiento, en el cual la sangre pasa por el interior de los capilares en un sentido, y el líquido de diálisis circula en sentido contrario bañando dichos capilares, así, ambos líquidos quedan separados por una membrana semipermeable. Este método consigue la circulación de agua y solutos entre la sangre y el baño para, entre otros fines, disminuir los niveles en sangre de sustancias tóxicas cuando están en exceso y que elimina el riñón sano, por ejemplo el potasio y la urea. En pacientes oligúricos o anúricos también se programa la eliminación de una cantidad de agua de la sangre, ya que se va acumulando en los periodos interdiálisis por incompetencia del riñón ( fallo renal).

La hemodiálisis principalmente se practica en instalaciones hospitalarias o en clínicas ambulatorias, estando presente personal sanitario con titulación específica. Aunque es menos frecuente, la diálisis también se puede hacer en casa del paciente como hemodiálisis domiciliaria. En este caso se entrena a una persona para que ayude al paciente.

Acceso Vascular. La hemodiálisis es un procedimiento, que salvo en fracaso renal agudo, puede preverse, al avanzar el deterioro de la función renal. Para llevar a cabo el tratamiento de sustitución renal es necesario que el paciente cuente con un buen acceso vascular. Por ello, si no se cuenta con una fístula madura, al inicio el médico debe prever la colocación de un catéter central temporal, ya sea Mahurkar o Niágara, que permitirá el flujo necesario de sangre hasta contar con una FAVI (fistula arteriovenosa interna) nativa, una prótesis o, si esto no fuera posible, proceder a la colocación de un catéter permanente, dentro de los cuales podemos citar catéter hemoglide, permacat o palindrome.

Prescripción

Hemodiálisis en Alemania, 1972.

Una prescripción para la diálisis por un (el médico especializado en los riñones) especificará varios parámetros para ajustar la máquina de diálisis, como el tiempo y la duración de las sesiones de diálisis, tamaño del dializador (es decir, el área de superficie), la tasa del flujo de sangre en diálisis, y la tasa de flujo del dializado. En general cuanto más grande es el tamaño de cuerpo de un individuo, más diálisis necesitará. En otras palabras, los individuos grandes típicamente requieren sesiones de diálisis mayores. En Estados Unidos y el Reino Unido, son típicas las sesiones de 4 horas, 3 veces por semana, aunque hay pacientes que se dializan 2, 4 ó 5 veces por semana. También hay un número pequeño de pacientes que son sometidos a diálisis nocturna de hasta 8 horas por noche, 6 noches por semana.

Other Languages
العربية: ديال دموي
azərbaycanca: Hemodializ
беларуская: Гемадыяліз
беларуская (тарашкевіца)‎: Крывячышчаньне
bosanski: Hemodijaliza
català: Hemodiàlisi
čeština: Hemodialýza
Deutsch: Dialysegerät
Ελληνικά: Αιμοκάθαρση
English: Hemodialysis
فارسی: همودیالیز
français: Hémodialyse
galego: Hemodiálise
hrvatski: Hemodijaliza
Bahasa Indonesia: Hemodialisis
italiano: Emodialisi
қазақша: Гемодиализ
lietuvių: Hemodializė
latviešu: Hemodialīze
македонски: Хемодијализа
Bahasa Melayu: Hemodialisis
Nederlands: Hemodialyse
polski: Hemodializa
português: Hemodiálise
русский: Гемодиализ
srpskohrvatski / српскохрватски: Hemodijaliza
slovenčina: Hemodialýza
српски / srpski: Хемодијализа
Türkçe: Hemodiyaliz
українська: Гемодіаліз
Tiếng Việt: Thẩm phân máu
中文: 血液透析
粵語: 洗血