Hellblazer

Hellblazer
John Constantine: Hellblazer
Publicación
Editorial DC Comics
Vertigo Comics
Distribuidora DC Comics
Ediciones Zinco
Norma Editorial
Planeta de Agostini
ECC Ediciones
Imprenta DC Comics
Contenido
Género Cómic de terror
Personajes principales John Constantine
Dirección artística
Creador(es) Alan Moore
Stephen R. Bissette
John Totleben
Guionista(s) Jamie Delano
Garth Ennis
Paul Jenkins
Warren Ellis
Darko Macan
Brian Azzarello
John Smith
Mike Carey
Denise Mina
Andy Diggle
Peter Milligan
Grant Morrison
Neil Gaiman
Dick Foreman
Eddie Campbell
John Ney Rieber
Dave Gibbons
Mat Johnson
Jason Aaron
Simon Oliver
China Miéville
Ian Rankin
Si Spencer
Dibujante(s) John Ridgway
Brett Ewins
Mark Buckingham
Tim Bradstreet
Steve Dillon
Marcelo Frusin
Leonardo Manco
Sean Phillips
Giuseppe Camuncoli
Richard Piers Rayner
Mike Hoffman
Ron Tiner
David Lloyd
Dave McKean
Steve Pugh
Bryan Talbot
Dean Motter
Will Simpson
Peter Snejbjerg
Pat Mc Eown
Al Davison
Charlie Adlard
Warren Pleece
Paul Pope
Glyn Dillon
John Higgins
Dave Gibbons
Frank Terán
Rafael Grampa
Javier Pulido
James Romberger
Gary Erskine
Richard Corben
Guy Davies
Jock
Lee Bermejo
Doug Alexander Gregory
Chris Brunner
Frazer Irving
Cristiano Cucina
John Paul Leon
Daniel Zezelj
Sean Murphy
Eddie Campbell
Goran Sudzuka
Simon Bisley
Gael Bertrand
Philip Bond
Paul Lee
Phil Jiménez
Dave Taylor
Tony Akins
Werther Dell'Edera
Entintador(es) John Ridgway
Jim McCarthy
Alfredo Alcalá
Mark Buckingham
Mike Hoffman
Bryan Talbot
Dean Motter
Ron Tiner
David Lloyd
Dave McKean
Kevin Walker
Sean Phillips
Steve Pugh
Mark Pennington
Tom Sutton
Stan Woch
Steve Dillon
Mike Barreiro
Kim DeMulder
Will Simpson
Peter Snejbjerg
Al Davison
Charlie Adlard
Warren Pleece
Paul Pope
John Higgins
Frank Terán
Andy Lanning
Javier Pulido
James Romberger
Marcelo Frusin
Gary Erskine
Richard Corben
Guy Davies
Cameron Stewart
Giuseppe Camuncoli
Jimmy Palmiotti
Jock
Lee Bermejo
Doug Alexander Gregory
Leonardo Manco
Chris Brunner
Lorenzo Ruggiero
Frazer Irving
Cristiano Cucina
John Paul Leon
Daniel Zezelj
Stefano Landini
Sean Murphy
Rafael Grampa
Eddie Campbell
Rodney Ramos
Simon Bisley
Shawn Martinborough
Gael Bertrand
Carli Idhe
Philip Bond
Dave Taylor
Glyn Dillon
Dave Gibbons
Paul Pope
Paul Lee
Goran Sudzuka
Dan Greene
Werther Dell'Edera
Colorista(s) Lovern Kindzierski
Tom Ziuko
Dave McKean
Danny Vozzo
David Lloyd
Stuart Chaifetz
Matt Hollingsworth
Pamela Rambo
James Sinclair
Digital Chameleon
Jamison
Grant Goelesh
Lee Loughridge
Zylonol
Mark Chiarello
Val Staples
Marcus Penna
Dominic Regan
Jamie Grant
Dave McCaig
Trish Mulhivill
Brian Buccellato
Jock
Dave Gibbons
Alex Sinclair
Brian Miller
Dave Stewart
Rotulador(es) Todd Klein
Elitta Fell
Tom Frame
Gaspar
Clem Robbins
Ellie De Ville
Jared K. Fletcher
Phil Balsman
Sean Phillips
Sal Cipriano
Dave Taylor
Robert Solonovic
Portadista(s) Dave McKean
Kent Williams
David Lloyd
Tom Canty
Sean Phillips
Glenn Fabry
John Eder
Brian Bolland
Tim Bradstreet
Alex Ross
Greg Lauren
Lee Bermejo
Leonardo Manco
Simon Bisley
Sam Weber
Jock
Steve Dillon
Mike Allred
Paul Pope
Paul Lee
Phil Hale
Ronald Wimberly
Sean Murphy
Serie
Numeración 346 (300 números de la serie regular + 2 anuales + Spin-offs)
Volumen anterior La Cosa del Pantano
Volumen siguiente Constantine
[ editar datos en Wikidata]

Hellblazer (también conocido como John Constantine, Hellblazer) es un cómic de horror contemporáneo estadounidense, publicado originalmente por DC Comics, y posteriormente por la línea Vertigo a partir de marzo de 1993, momento de creación de la misma. Su personaje principal es el mago callejero John Constantine, creado por Alan Moore y Stephen R. Bissette, que apareció por primera vez en el número 37 de The Saga of the Swamp Thing (junio de 1985).[3]​ Conocida por sus comentarios políticos y sociales, la serie originó una adaptación cinematográfica, una serie de televisión y multitud de spin-offs y crossovers.

La colección fue una de las más famosas de la línea Vertigo, y se caracterizó por el trabajo realizado por varios escritores británicos a lo largo de las décadas, entre ellos: Jamie Delano, Garth Ennis, Paul Jenkins, Warren Ellis, Grant Morrison, Neil Gaiman, Mike Carey, Denise Mina, Andy Diggle, y Peter Milligan. Hellblazer fue una de las primeras creaciones de ficción moderna situadas en el género fantástico de detectives e influyó notablemente en las obras posteriores enmarcadas en dicho género.

Trayectoria editorial

En general

Tras la reacción favorable a las apariciones de John Constantine en la serie protagonizada por La Cosa del Pantano, en la que fue introducido por Alan Moore durante su estancia en el título, el personaje recibió su propia colección en 1988. En principio, la serie iba a llamarse Hellraiser, pero el título se revisó antes de su publicación debido al estreno de la película del mismo título dirigida por Clive Barker. El guionista inicial, Jamie Delano, fue, en sus propias palabras, “bastante ambivalente” ante el cambio de título.[4]

El escritor Jamie Delano y el artista John Ridgway conformaron el equipo creativo original de la serie, y Dave McKean colaboró como portadista. Delano introdujo un aspecto político en el personaje, sobre el cual dijo: “… en general, estaba interesado en comentar cómo era la Gran Bretaña de los años 80. Ahí era donde yo vivía, era una mierda y quería decírselo a todo el mundo”.[6]​).

Varios guionistas tuvieron largas etapas en la colección, como Garth Ennis y el propio Delano, quienes tuvieron la segunda y la tercera etapas más longevas en la serie, incluyendo especiales, miniseries, novelas gráficas y relatos cortos (con 51 y 47 números, respectivamente), sólo detrás de Peter Milligan (con 54 números). Los otros escritores con etapas continuadas en la colección (de un mínimo de 10 números), por orden de longevidad, son Mike Carey (44 números), Paul Jenkins (43 números), Brian Azzarello (31 números), Andy Diggle (22 números), Denise Mina (13 números) y Warren Ellis (11 números).

En la serie trabajaron numerosos dibujantes, entre ellos John Ridgway (su artista original), Dave McKean, Sean Murphy, Simon Bisley, Mark Buckingham, Richard Corben, Jock y David Lloyd. Con todo, los dibujantes con más números en la serie (incluyendo spin-offs) fueron Giuseppe Camuncoli (con 48 números), Leonardo Manco (43 números), Sean Phillips (39 números), Marcelo Frusin (34 números) y Steve Dillon (31 números).

Durante los años, Hellblazer se caracterizó por sus magníficas y sugerentes portadas, realizadas por algunos de los mejores artistas del medio. Los portadistas más prolíficos incluyeron a Dave McKean (que diseñó la primera etapa de las portadas de la colección - en total, 24 números-), Tim Bradstreet (que realizó la mayoría de ellas -81 en total-), Glenn Fabry (que consiguió por su labor el Premio Eisner de 1995 al mejor portadista, y que realizó 54 portadas), Sean Phillips (49 portadas), Simon Bisley (que realizó la última etapa de las portadas de la colección -46 números-), y Lee Bermejo (33 portadas). Otros portadistas destacados son Kent Williams, Tom Canty y David Lloyd.

Escenario y protagonista

Ver también: John Constantine

Hellblazer se desarrollaba en un mundo contemporáneo, aunque plagado por la magia y por conflictos sobrenaturales que acechaban en un segundo plano. Aunque en el número 14[7]​ de la serie original se hacía una referencia de pasada a los superhéroes, desde entonces la serie desarrolló su propio “universo de bolsillo”, en el que lo sobrenatural y paranormal no jugaban un gran papel en las vidas de la mayoría de la gente común, y en el que las amenazas contra la humanidad no conllevaban la intervención de superhéroes, sugiriendo por tanto que éstos no existían. Sin embargo, algunos personajes de DC Comics (en particular, los pertenecientes a la “rama mágica” del Universo DC, como Zatanna, El Fantasma Errante, Muerte de los Eternos, y La Cosa del Pantano) hicieron varias apariciones.

John Constantine (nacido, según la ficción, en Liverpool, Inglaterra, en 1953) es un hechicero y exorcista con tendencias amorales y poseedor de valores cuestionables, además de métodos poco ortodoxos. Físicamente reconocible por su gabardina y por estar siempre fumando cigarrillos, Constantine es un antihéroe con la estética del detective clásico: narrando sus pensamientos en una voz en off, aparece como un perdedor consciente de su suerte, alcohólico y adicto a la nicotina, con una personalidad que oscila entre lo individualista y lo amoral, cínico y solitario.

En su carrera hacia el éxito como nigromante, Constantine ha sacrificado a humanos y criaturas míticas, cuyos espíritus le atormentan continuamente. Su único objetivo es su propia supervivencia, para la cual practica todo tipo de trucos y engaños contra los seres sobrenaturales a los que se enfrenta y los seres humanos que le rodean en su vida cotidiana. Constantine consigue habitualmente derrotar a sus enemigos utilizando sus dotes como timador, pero como resultado a menudo suele ganar más enemigos que victorias. De hecho, es incapaz de conseguir ningún cambio duradero o disfrutar de victorias inequívocas. Siempre manipulador, a veces busca el bien de la humanidad, pero resulta ser una persona peligrosa para tener como amigo, ya que las vidas y las almas de los que se encuentran a su alrededor ineludiblemente pasan a correr peligro como parte de sus desventuras.

Antes de y durante la publicación de Hellblazer, John Constantine hizo apariciones en otros comics (la mayoría de la línea Vertigo), como Crisis en Tierras Infinitas, The Sandman, Lucifer y Shade, El Hombre Cambiante. Fue un secundario habitual en La Cosa del Pantano y Los Libros de la Magia. A partir de la publicación de Hellblazer, y dado el carácter adulto de la serie, los intentos de utilizar al personaje en otros comics de superheroes u orientados a un público juvenil fueron alterados debido a un mandato editorial, de manera que Constantine se convirtió en el personaje Gregori Eilovotich Rasputin en Firestorm y Capitán Átomo. Grant Morrison creó a Willoughby Kipling para La Patrulla Condenada después de que DC Comics rechazase la utilización de Constantine, cambiando su semblante para que se pareciera a Richard E Grant en Withnail y yo, tras lo cual Phil Foglio tuvo que crear el personaje Ambroise Bierce para la miniserie Stanley y su monstruo,[4]

John Constantine fue reintroducido en el Universo DC en 2011, inicialmente en el crossover El día más brillante: la búsqueda de la Cosa del Pantano,[10]​), y el personaje ha compartido protagonismo con Batman y Superman en varias historias.

1988–1991, 1994, 2000, 2009, 2010: Jamie Delano (números 1–24, 28-31, 33-40, 84, 250; Annual 1; El horrorista; Hellblazer especial: Mala sangre; El gángster, la puta y el mago; Hellblazer: Pandemónium)

Tras haber trabajado en D.R. & Quinch para la revista británica 2000 AD, un título que el creador de John Constantine, Alan Moore, había creado y popularizado, Delano fue seleccionado para empezar Hellblazer en 1987 a iniciativa de Moore por la editora Karen Berger entre varios pretendientes, entre ellos un jovencísimo Neil Gaiman.[11]

La etapa de Delano (la tercera más longeva de la colección con 47 números, incluyendo spin-offs), se caracterizó por su tono sucio y callejero (que se convertiría en seña de identidad de la serie durante casi toda su extensión), y por su sátira política, mediante la cual tocó varios temas de actualidad en los últimos años 80 y primeros 90, como la especulación financiera por los brokers de la City (a los que convirtió, literalmente, en demonios[14]​ la ironía de que su último número se le entregase en la misma semana en la que Margaret Thatcher dimitió como primera ministra británica.

La etapa de Delano no se caracterizó por tener un dibujante regular. Durante ésta, fueron frecuentes los cambios de equipos artísticos. John Ridgway abandonó la serie en el número 9,[15]​ y dibujantes como Mark Buckingham, Steve Pugh, Sean Philips y Richard Piers Rayner realizarían varios números para Hellblazer, sin llegar a asentarse en la serie. Los portadistas habituales durante esta etapa fueron Dave McKean y Kent Williams, cuyos estilos oscuros e hiperrealistas ayudaron a definir la estética de la colección.

La etapa de Delano comprendió cinco sagas argumentales:

  • La primera, llamada “Pecados originales” y realizada junto a John Ridgway,[15]
  • Los siguientes cuatro números, llamados “El diablo conocido[27]
  • A continuación, y tras una historia auto conclusiva en la que Constantine sueña con una locura post-nuclear mientras duerme en una playa,[13]​ en el que una conspiración masónica pretende capturar los miedos de la gente con el objetivo de resucitar un dios (con similitudes con Cthulhu) conocido como Juntakillokian. Constantine consigue abortarla con la ayuda de unos ecologistas, que incluyen a Zed, Mercury, una niña con poderes telepáticos, y Marj, su madre, con quien empieza una relación sentimental.
  • La penúltima saga de Delano se titula “El hombre de familia”,[32]​ escribirían tres números de relleno. La historia de Morrison (dibujada por David Lloyd) trataba sobre el terror nuclear en un pequeño pueblo de la campiña inglesa, mientras que la de Gaiman (dibujada por Dave McKean) era una historia romántica de fantasmas protagonizada por indigentes londinenses.
  • La etapa de Delano concluyó con “El niño dorado”,[37]

Jamie Delano regresó a la serie en varias ocasiones. Entre las etapas de Garth Ennis y Paul Jenkins en Hellblazer, explico el motivo por el que el mejor amigo de John, Chas, está en deuda con él.[44]

1991–1994, 1997, 1998, 1999: Garth Ennis (números 41–50, 52-83, 129–133; Hellblazer: Confesión; Heartland: Tierra del Corazón; Vertigo jam; Vertigo: Al filo del invierno 2)

El escritor norirlandés Garth Ennis tomó las riendas de la serie en 1991. Al igual que Delano, la mayor parte de la obra del jovencísimo autor (de 21 años por aquel entonces) se había publicado en la revista 2000 AD, para la que había escrito varias historias del Juez Dredd. La etapa de Ennis, de un total de 51 números (contando especiales y relatos cortos), sería la más larga de la serie hasta la llegada de Peter Milligan en 2009. Su visión del personaje y de la serie es más intimista que la de Delano, sin abandonar la crítica política: las relaciones de John toman el primer plano y se convierten en el motor de la serie, incluso más que el aspecto sobrenatural. Ennis también imprimiría un fuerte componente religioso: La némesis de John en esta etapa fue el Primero de los Caídos, y algunas líneas argumentales, como la relación entre un ángel, Tali, y un demonio súcubo, Ellie, serían reutilizadas por el propio Ennis como un elemento esencial en Predicador, uno de sus trabajos más populares (con la que su Hellblazer comparte su nihilista sentido del humor, su violencia descarnada, su descreimiento religioso y su componente fundamentalmente humanista). De hecho, en muchos sentidos, el Hellblazer de Garth Ennis puede considerarse como un "campo de pruebas" de Predicador, ya que, entre otros aspectos, significaría su primera colaboración americana con el dibujante de ésta, Steve Dillon. Ennis aprovechó su estancia en Hellblazer para realizar una oda a su país natal, Irlanda, con varios componentes autobiográficos (entre otros aspectos, la inclusión de referencias a la música de The Pogues y la poesía de Brendan Behan, ambos ejemplos representativos de la herencia irlandesa de Ennis).

Los dos dibujantes habituales de la etapa de Ennis fueron Will Simpson y Steve Dillon. Las portadas fueron realizadas, en un principio, por Tom Canty, que sería sustituido en el número 52[45]​ por Glenn Fabry. Fabry, caracterizado por un estilo tan atractivo como grotesco, permanecería en la serie durante toda la etapa de Ennis y fue galardonado por su labor con el Premio Eisner al mejor portadista de 1995.

El Hellblazer de Garth Ennis puede dividirse en los siguientes arcos argumentales:

  • Su etapa empezó con “Hábitos peligrosos”,[51]
  • El siguiente arco argumental importante, “Sangre real”,[52]​ es una durísima crítica contra la Casa Real británica con toques “ pulp”, que relata la posesión, por parte del demonio Calibraxis, del Príncipe de Gales (que parece ser el Príncipe Carlos, aunque nunca se le menciona directamente), como consecuencia de una orgía mística en el Palacio de Buckingham. El Príncipe acaba amnésico, deambulando por las calles de Londres con breves intervalos de lucidez, y emprende una serie de horribles asesinatos caníbales contra los transeúntes (fundamentalmente indigentes y prostitutas). John Constantine es llamado a palacio por el inquietante Sir Peter Marston, al que desprecia, para que arregle el desaguisado. Tras rechazar una oferta del cocainómano hermano del príncipe, que pretende hacerse con el poder, y descubrir los verdaderos planes de Sir Peter (un francmasón que planea colocar al demonio como jefe de estado), John exorciza al demonio con la ayuda de su amigo, el psíquico, anarquista y periodista radical Nigel Archer, enviando a Sir Peter al Infierno. En un claro homenaje a From Hell, la trama desvela que los masones que controlan la alta sociedad inglesa fueron los responsables de los crímenes de Jack el Destripador, ya que su perpetrador, el Doctor William Gull, fue poseído por Calibraxis.
  • Tras una historia sobre pactos demoniacos, asesinatos de niños no-natos y deudas mal pagadas realizada junto a David Lloyd[56]​).
  • El siguiente arco argumental, “Miedo y odio[63]​ en el que se narraba un horrible secreto del pasado de John.
  • Tras su recuperación, la historia “Llamas de condena[67]
  • La primera etapa de Ennis finalizó con “Un cínico a las puertas del Infierno”,[68]​ una historia en la que colisionan la trama sobre el racismo y el Frente Nacional que empezó en “Miedo y odio” (con unos disturbios en Mile End que recuerdan a los que tuvieron lugar en la vida real en Brixton y Broadwater Farm como telón de fondo), el intento de venganza del Primero de los Caídos, que comenzó en “Hábitos peligrosos”, y el final de la relación de John con Kit Ryan. La pírrica victoria de John (quien, con la ayuda de Ellie, consigue vencer al Primero de los Caídos, aunque a costa de las vidas de muchos de sus amigos) concluye la saga narrada por Ennis, dejando una situación óptima para el guionista que le sucediera.

Ennis volvió al mundo de Hellblazer en tres ocasiones:

  • En 1997, con el especial Heartland: Tierra del Corazón (no confundir con el número 70 de la colección regular,[69]
  • En 1998, con el arco argumental “Hijo del hombre” (junto a John Higgins), que se publicó entre las etapas de Paul Jenkins y Warren Ellis en Hellblazer.[70]​ Esta historia, de tono más irreverente que su primera etapa en el título, trata sobre las consecuencias de la resurrección, por parte de Constantine, del hijo muerto de un gángster del East End de Londres, usando el espíritu de un demonio.
  • Por último, en 1999, Garth Ennis colaboraría con Glyn Dillon para contar la historia corta “Todos esos chicos y chicas”, que se publicó en la mini serie antológica Vértigo: Al filo del Invierno.[71]​ En la historia, un John borracho se imagina cómo sería la vida de sus amigos muertos cuando eran niños, mientras bebe whisky sin parar en la barra de un “pub”.

1995-1998: Paul Jenkins (números 89-128; Hellblazer/ Los libros de la magia; Vertigo: Al filo del invierno 1)

Tras el breve regreso de Delano a la serie[75]

Formalmente, el trabajo de Jenkins destacó por su gran dominio de la narración auto conclusiva, que se convirtió en el formato narrativo más habitual de su etapa, en la que el dibujante regular fue Sean Philips, que sin embargo abandonaría la serie en el número 120,[76]​ siendo sustituido para los últimos arcos argumentales por Warren Pleece. La totalidad de las portadas fueron realizadas por Phillips.

Los arcos argumentales de la etapa de Jenkins fueron los siguientes:

  • Tras una trama de dos números llamada “Tiempo de Sueño[83]
  • En el arco argumental "Comienzos difíciles"[87]
  • En "El último hombre",[92]
  • En el número que marcaba el décimo aniversario de la colección,[76]​ Jenkins cambió radicalmente el formato habitual de la serie al romper la Cuarta Pared, y dirigirse al lector directamente, como si éste estuviera en un “pub” con Constantine, en una reunión concertada especialmente para oír sus historias. Durante la trama, aparecen muchos personajes enmarcados en la trayectoria de Constantine, incluyendo sus amigos fallecidos, que se encuentran en otro “pub” fantasmagórico junto a Muerte de los Eternos (de Sandman). También aparecen varios guionistas, dibujantes y editores: el creador de la serie Alan Moore, Garth Ennis, William Simpson, Lou Stathis y Stuart Moore (ambos antiguos editores de Hellblazer), Jamie Delano, Sean Philips (el dibujante del número), el propio Paul Jenkins y Axel Alonso (editor de la serie por aquel entonces).
  • La etapa de Jenkins terminó con dos arcos argumentales, “Contracorriente[79]​). Al final, la relativa victoria de John sobre Ellie tiene un precio: casi todos sus amigos (incluyendo a Rich y su familia, así como su amante, Danita), cortan toda relación con él. Por tanto, una vez más, John vuelve a acabar completamente solo.

En paralelo a su estancia en la serie regular de Hellblazer, Paul Jenkins escribiría, además: (i) Hellblazer / Los libros de la magia, una miniserie de dos episodios en la que John se ve forzado a bajar al Infierno junto a Tim Hunter, con el objetivo de recuperar su alma infantil, que había ocultado en una caja de niño, secuestrada por un demonio;[96]

1999: Warren Ellis (números 134–143; Vertigo resurrected: Shoot)

Warren Ellis tomó las riendas de la colección en 1999, gracias al éxito de otro título de Vertigo: Transmetropolitan. Se pretendía que continuase la estela de Delano, Ennis y Jenkins, convirtiéndose en el guionista principal del título durante varios años. Ellis compartía varios rasgos biográficos con Constantine (ambos nacieron en el norte de Inglaterra para desplazarse a Londres ya en su vida adulta; ambos eran profundamente progresistas ideológicamente; y Ellis se había especializado en crear personajes solitarios con una habilidad innata para alienar a todo aquél que se encontraba a su alrededor). Según el propio Ellis. "Siempre concebí a John como un arquetipo de la ficción británica y de la cultura británica de lo extraño”, en la tradición de los “investigadores de lo oculto” británicos como Thomas Carnacki (creado por William Hope Hodgson). "Nuestros dioses tramposos son siempre más siniestros, más tristes, y malditos”.[11]

En su breve etapa, Ellis volvió a las raíces de crítica social del título (que habían sido dejadas de lado por Ennis y, hasta cierto punto, por Jenkins). También le dio tiempo para tratar algunas de sus obsesiones personales, como la visión descarnada del periodismo como arma manipuladora, la interacción física de lo fantástico y de lo terrenal y su concepción propia de la metafísica. Asimismo, por primera vez en la serie y en línea con lo planteado por Hodgson en sus cuentos de Carnacki, desveló algunos de los misterios aparentemente sobrenaturales a los que se enfrentaba Constantine como ilusiones provocadas, en ocasiones, por el caótico estado mental de sus antagonistas, y, en otras, por sus propias maquinaciones como timador.

Ellis empezó su etapa con un arco argumental de seis números llamado “Atormentada”,[97]​ en el que un horrible asesinato lleva a John a reconocer la misoginia inherente en el modo en el que pone en peligro a sus parejas sentimentales. En la saga, Ellis aprovechó para cargar contra el “ Nuevo laborismo” de Tony Blair, al que veía como el thatcherismo con una nueva cara, envuelto en memorabilia de la Princesa Diana. También aprovechó la historia para hacer una loa al Londres oculto, así como para otorgar un aire melancólico y revisionista a John Constantine, que sería aprovechado (junto a varios personajes secundarios creados por Ellis, como Mapa, Clarice, Albert o Watford) por Mike Carey en su etapa posterior.

Tras la conclusión de "Atormentada", Ellis realizó una serie de historias auto conclusivas, en las que (i) llevó a Constantine al terreno del terror descarnado, propio de la etapa de Delano;[102]

El afán de crítica social de Ellis le llevó a escribir la controvertida “Dispara”, una narración marcadamente oscura sobre los tiroteos en las escuelas de Estados Unidos, escrita justo antes de la masacre de Columbine, pero cuya publicación estaba prevista para unos meses después de la misma. En el número, John es testigo de varios tiroteos en institutos y llega a la conclusión de que los asesinos y los asesinados son ambos víctimas de las fuerzas sociales, políticas y culturales que les alienan.

Pese al entusiasmo inicial del equipo editorial de Vertigo, Paul Levitz, redactor jefe de DC Comics, rehusó publicar la historia. Según Ellis, Karen Berger ( redactora jefe de Vertigo por aquel entonces) quería que la historia se publicase, e intentó presionar para ello. “Pasaron un par de semanas de peleas y gritos, al final de las cuales les dije que podían publicarla como estaba o publicarla con los cambios que requerían, y quitar mi nombre”.[103]

El dibujante habitual durante la corta etapa de Ellis fue John Higgins, que realizó el arco argumental "Atormentada". Con todo, una de las características fundamentales de esta etapa fue que durante la misma se produjo el debut en la serie de Tim Bradstreet (en el número 134),[105]​ y que se convertiría en el portadista más longevo y definitivo de la serie.

2000- 2002, 2009: Brian Azzarello (números 146–174, 250; La primera vez)

Tras un breve interludio del guionista croata Darko Macan,[20]​ del "southern gothic"). Los novedosos elementos utilizados por Azzarello resultaron ser controvertidos, tanto entre los lectores como a nivel editorial.

Sin embargo, Alan Moore mostró su entusiasmo sobre la etapa (en especial sobre el arco argumental "Tiempos difíciles"):[108].

Tras un primer arco argumental dibujado por el prestigioso artista Richard Corben, el dibujante habitual en la etapa de Azzarello fue Marcelo Frusin, quien también continuaría siéndolo durante el grueso de la posterior etapa escrita por Mike Carey (junto a Leonardo Manco).

La etapa de Azzarello puede dividirse en los siguientes arcos argumentales:

  • Su etapa empezó con el arco argumental “Tiempos difíciles”,[107]​ en el que John se encuentra en una prisión americana cumpliendo una condena de 35 años por el asesinato de su antiguo amigo Lucky Fermin, que no cometió. Utilizando su magia, Constantine consigue salir ileso de una guerra racial en la prisión y abandonar la cárcel gracias a un pacto con el agente Turrio, del FBI.
  • En “Buenas intenciones",[110]
  • Tras una historia auto conclusiva en la que John mantiene una tensa conversación con Turrio en la barra de un bar mientras un grupo de gamberros adolescentes afronta su funesto destino,[112]​ en el que, en su periplo en búsqueda de Marjorie, John se encuentra atrapado en un bar de carretera en medio de una ventisca, rodeado de extraños, y se ve forzado a resolver un extraño asesinato.
  • Tras una historia de dos números sobre la juventud de John, narrada en " flash back," de gran importancia para los acontecimientos que sucederían más adelante,[116]
  • Azzarello terminó su etapa en Hellblazer con el arco argumental “Polvo y cenizas”,[50]​). Azzarello le mostraría teniendo relaciones sexuales con el mencionado S.W. Manor, un personaje oscuro y atormentado, casi un émulo de Bruce Wayne.

Azzarello volvió a la colección en 2009, para una de las historias de Navidad narradas en el número 250 de Hellblazer.[118]

2002-2006, 2007: Mike Carey (números 175-215, 229; Hellblazer: Todas sus máquinas; 9/11 vol. 2)

Tras la etapa de Azzarello, el guionista Mike Carey tomó las riendas del título, gracias al éxito de su serie para Vertigo, ganadora del Premio Eisner, Lucifer, un spin-off de The Sandman. El principal propósito de Carey fue devolver a John Constantine a sus raíces, trasladando la acción de nuevo a Londres. Narrativamente, los rasgos propios de la colección hasta Azzarello (monólogos interiores, inclusión de lo fantástico, ciertos componentes de melodrama...) volvieron a ser predominantes, si bien la crítica social pasó a ser prácticamente inexistente.

Alan Moore fue una influencia capital en el trabajo de Carey (más aún que otros autores): a título de ejemplo, la estructura del arco argumental “Cara a la pared"[123]

Muchos personajes de las etapas de Delano, Ennis, Jenkins y Ellis volvieron a aparecer en la serie, entre ellos el Primero de los Caídos, la súcubo Ellie, el "Constantine demoniaco", la hermana de John, Cheryl, y su sobrina, Gemma. Esta última se convertiría, junto a la nueva amante de John, Angie Spatchcock, en un personaje esencial, de manera que, con todo, la etapa de Carey conservó, hasta cierto punto, el carácter coral establecido por Azzarello (de hecho, en determinados números,[55]

En palabras del propio Carey, “No ajusté la escala de la historias de Hellblazer conscientemente. Quería que volviera el misticismo y lo sobrenatural; lo cual pienso que había dejado de ser el elemento central de la colección durante los años anteriores a mi llegada. Pienso que John funciona mejor contra adversarios demoníacos”. Hablando de un posible final de la serie, también dijo: “Creo que cuando esto suceda, si es que sucede, será a consecuencia más por causas económicas que porque un autor haya decidido que se ha de terminar. Nadie tiene el derecho de matar a Constantine, o a su historia; no si yo puedo evitarlo. De alguna forma, John parece que no pertenece a nadie. Cuando escribes sobre él, siempre te vuelves a mirar por encima del hombro”[125].

Carey fue el primer paisano de John Constantine que escribió para Hellblazer (ambos nacieron en Liverpool). La etapa de Carey se convertiría en la cuarta más larga de la serie (con 44 números contando spin-offs), únicamente por detrás de Milligan, Ennis y Delano. Los dibujantes regulares en esta etapa fueron Marcelo Frusin (hasta el número 200[126]​), y Leonardo Manco, que también lo sería en las posteriores etapas de Denise Mina y Andy Diggle. El autor de todas las portadas fue Tim Bradstreet.

La etapa de Carey se divide en los siguientes arcos argumentales:

  • Tras una historia de dos números titulada “Enganchado a la vida”, en la que John vuelve a Inglaterra de incógnito para conocer a la joven hechicera Angie Spatchcock, reencontrarse con su hermana Cheryl y derrotar a una bruja asesina en serie,[128]
  • En el siguiente arco argumental, “Terceros mundos”, John consigue escapar de tres demonios, convocados por unos seguidores de Fredericks, tras una trepidante persecución. Una de las criaturas ahonda en la profecía de Fredericks, diciéndole que “el perro empuja la primera puerta”.[133]
  • Tras una historia de dos números, titulada “Se lleva en los huesos”, protagonizada por Gemma, quien se ve arrastrada por el hechicero Ghant a una isla del Norte de Inglaterra, poblada por súcubos niños,[119]
  • En el siguiente arco argumental, titulado “Vía Crucis”, un amnésico John Constantine es acusado falsamente de asesinato gracias a las manipulaciones del demonio Rosacarnis, hija de Nergal, que ofrece a John devolverle su alma a cambio de pasar un día a su merced.[136]
  • El siguiente arco argumental, “Motivos para estar contento”, comienza en el número 200 de la serie. En la historia (muy deudora del relato protagonizado por Superman “El hombre que lo tenía todo”, de Alan Moore y Dave Gibbons[139]
  • Tras una historia auto conclusiva en la que se relatan los efectos de la posesión de Nergal en Chas,[121]
  • Después de una historia auto conclusiva en la que John relata a Angie su primer timo relacionado con la magia, de horribles resultados, que realizó siendo niño,[142]

Carey volvería a Hellblazer entre las etapas de Denise Mina y Andy Diggle en la colección, para realizar el número 229, una historia auto conclusiva, más liviana que su primera etapa en la serie, en la que se potenciaban los aspectos más detectivescos del personaje.[143]

Mientras escribía la serie regular, Carey realizó dos spin-offs de Hellblazer:

2006-2007: Denise Mina (números 216-228)

Tras la salida de Carey de la serie, la escritora británica Denise Mina se hizo cargo de Hellblazer en 2006. La autora escocesa, que había escrito una serie de novelas negras, la llamada "trilogía de Garnethill", de considerable éxito comercial y crítico, pero que no gozaba de experiencia previa en el mundo de los cómics, llevó a Constantine a su ciudad natal, Glasgow, en una etapa que desde buen principio se supo que sería breve (13 números). En una entrevista para el periódico británico The Guardian en 2007, Mina aseveraría: "Dije que me comería las tripas para escribir Hellblazer. Dijeron que esperaban que no llegara a eso. La serie trata de todo lo que me interesa: la teología, la ficción policial, el gótico. El tipo que lo dibuja vive en Argentina, así que me dediqué a subir por las paredes, estando muy embarazada, para grabarle los sitios que estaba usando y que debía dibujar".[147]

Mina lamentaría posteriormente la brevedad de su etapa: "Por desgracia, sólo pude hacer esto durante un año o así porque tenía muchos otros compromisos de trabajo, ¡pero qué subidón! La serie fue dibujada por Leonardo Manco, hombre de genio, caballero y un buen tipo. La serie se inspiró en experiencias cercanas a la muerte. Siempre me preguntaba sobre el túnel de luz cálida y los amigos de bienvenida: ¿Qué pasaría si fuera una trampa? Nadie vuelve nunca de la luz, nadie llega nunca y luego vuelve a la vida, siempre es un viaje de ida. ¿Y si algo siniestro yacía detrás del panel de luz blanca? ¿Y si el Cielo y el Infierno no fuera todo? "[148]

Mina demostró conocer en profundidad al personaje de John Constantine, recuperando el tono callejero de Delano y el gusto por la fantasía mítico-histórica de Jenkins. Asimismo, llevó al personaje a territorios conocidos para ella (Escocia), de manera similar a lo realizado por Ennis en su etapa con Irlanda, y, siguiendo la estela de Ellis, convirtió a Glasgow y a Londres en personajes de su historia. También situó su trama en perfecta continuidad con la etapa de Carey, utilizando a varios personajes predominantes en la misma, como Angie Spatchcock o la sobrina de John, Gemma. Sin embargo, la macrohistoria de Mina se vio lastrada por una duración excesiva, convirtiéndose en un mal ejemplo de narración descomprimida. Por otra parte (y sorprendentemente teniendo en cuenta el trabajo previo de la autora) su trama detectivesca resultó ser confusa y, hasta cierto punto, inverosímil y banal, más allá de determinados hallazgos felices, como la irónica utilización del schadenfreude.

La etapa de Mina fue dibujada casi en su totalidad por Leonardo Manco. Las portadas fueron realizadas por Greg Lauren, Lee Bermejo y el propio Manco.

La obra de Mina se divide en dos arcos argumentales:

  • En el primero de ellos, titulado "La empatía es el enemigo",[149]​ Constantine viaja a Escocia para investigar una epidemia mágica por la que la gente enloquece al experimentar los sentimientos de los demás, mientras él mismo empieza a sentir los efectos de ese extraño conjuro. En una trama de claro contenido "noir", John se enfrentaría a una secta religiosa, llamada el "Contingente de Oronsay", liderada por el enigmático mago Steven Evans, quien cree en la existencia de un "tercer lugar" después de la muerte, distinto del Cielo y del Infierno, a donde van las almas faltas de empatía. Evans pretende vencer al gobernante del "tercer lugar" incrementando la empatía entre los vivos. Como parte de su plan, asesina a Constantine, enterrándolo vivo, para que entretenga al amo del "tercer lugar" mientras acaba de culminar su proyecto. John consigue escapar del "tercer lugar" utilizando sus habilidades como timador, pero al volver a la Tierra se encuentra con un desolado Evans, quien le confiesa haber causado involuntariamente una epidemia de suicidios colectivos en Glasgow. Todo se rebela, pues, como un elaborado plan del amo del "tercer lugar", quien, manipulando a Evans, pretende conseguir la llegada en masa de almas muertas a su reino. Evans le pide ayuda a Constantine, a lo que éste, en su clásico estilo cínico, contesta: "¿Y qué recibo yo a cambio?".
  • Tras una críptica alegoría autoconclusiva sobre los atentados de Londres del 7 de julio de 2005, titulada "La sesión del fanático",[151]​ En esta historia, Constantine accede a ayudar a Evans a poner fin a la epidemia de suicidios en Glasgow después de que Angie, Chas y Gemma lleguen a la ciudad, saltándose un cordón del ejército británico, y pongan sus vidas en peligro. Tras llegar a la conclusión de que la única manera de revertir el conjuro es conseguir el máximo grado de empatía entre los supervivientes, Evans convoca a la ciudad a representantes de distintas religiones, en la esperanza de que una plegaria conjunta de todos ellos consiga anular los planes del maestro del "tercer lugar". Sin embargo, los sentimientos negativos que puede causar entre los miembros del ejército un partido del Mundial de Fútbol entre Inglaterra y Portugal amenaza con causar el desastre. Todo parece perdido cuando Inglaterra pierde el partido en los penaltis, pero, afortunadamente, los militares resultan ser todos escoceses que desean la derrota de Inglaterra. La felicidad por la derrota inglesa acaba salvando a la Humanidad.

2003, 2007-2009: Andy Diggle (números 230-244, 247-249; Hellblazer especial: Lady Constantine)

Andy Diggle, guionista británico que adquirió notoriedad como editor de 2000 AD, aterrizó en Hellblazer en 2007, sustituyendo a Mina, después de publicar para Vertigo una exitosa serie propia, Los perdedores, y una etapa en Swamp thing, como parte del contrato de exclusividad que había celebrado con DC Comics. Diggle había escrito con anterioridad (2003) un spin-off de Hellblazer, Hellblazer especial: Lady Constantine,[153]

Diggle realizó un cambio radical del " statu quo" de la serie. al eliminar mediante un singular " deus ex machina" todos los traumas personales y crisis nerviosas que habían atormentado a Constantine desde la etapa de Delano, convirtiendo a John en un personaje rejuvenecido y acorde con su primera aparición en las páginas de Swamp Thing: un individuo enigmático e inquietante, cínico y manipulador, sarcástico e individualista, pero dotado de una cierta conciencia social proletaria. Sus historias, enmarcadas de lleno en la serie negra " hardboiled", con muchas pinceladas de violencia " gore" y humor negro, beben directamente de diversas fuentes de la historia del cine británico: desde películas de gánsteres como Asesino implacable o las primeras obras de Guy Ritchie, hasta clásicos del terror como las producciones de la Hammer o The Stepford Wives, sin olvidar los dramas sociales de Ken Loach y Trainspotting. También son evidentes las influencias del " giallo".

La etapa de Diggle resultó ser, además, la más activista desde el punto de vista político desde la época de Ellis, ya que convirtió a Constantine en un campeón de la clase trabajadora, y el villano de sus historias fue un clasista y racista lord, a la sazón ministro de vivienda británico. Diggle realizó además un ataque despiadado contra la Iglesia católica, particularmente en la historia "La mortificación de la carne".[14]​).

Diggle reconocería el planteamiento político de su trabajo en una entrevista al principio de su etapa: "El corazón de Hellblazer ha sido siempre el horror sobrenatural con una conciencia social [...]. ¿Qué es eso, dices? ¿Conciencia? ¿Pensabas que John Constantine era sólo un bastardo amoral? De acuerdo, así es, tal vez ha dejado un rastro de amigos muertos que avergonzaría a los Borgia. Pero siempre fue por el bien mayor, ¿no? Bajo su calloso exterior, la ironía calculada y la actitud de mierda, ¿no quiere Constantine hacer del mundo un lugar mejor? Porque, seamos realistas, es bastante jodido tal y como es. Dicen que dentro de cada cínico hay un idealista decepcionado. Constantine no cree en las autoridades superiores autoproclamadas. Él cree en la gente. Personas pequeñas, débiles, defectuosas, que luchan. Pero el problema de ser un humanista es ... bueno, los humanos [...]. Tal vez fue el sexo, las drogas y el rock'n'roll lo que llevó a Constantine a la magia, pero eso no es lo que le mantiene allí. Él no es adicto a la magia realmente, él es adicto a los subidones. Es un adicto a la adrenalina, incapaz de dejar una piedra sin darle la vuelta para ver lo que se arrastra por debajo. Un entrometido inveterado con una compulsión abrumadora por tratar de arreglar cualquier mierda desagradable que descubra mientras echa un vistazo en la resaca sobrenatural de la Gran Bretaña moderna ...y la magia es la solución más rápida y fácil. Por supuesto, es también la más peligrosa".[155]

Diggle colaboró en la mayoría de sus números con el dibujante Leonardo Manco, que abandonaría el clasicismo de su trabajo para la etapa de Carey y el naturalismo de la etapa de Mina para adoptar un estilo iconoclasta, lindante con el expresionismo. Los portadistas de su etapa fueron Lee Bermejo y Glenn Fabry.

La etapa de Diggle se divide en los siguientes arcos argumentales:

  • Después de dos historias de dos partes, "En lo más profundo"[158]​ Un recuperado y rejuvenecido John, de vuelta en Londres, investiga la muerte del mago Hainley en Hunger Hill, un ruinoso edificio situado en una zona deprimida del Sur de la ciudad. Constantine se enfrenta con una terrible conspiración mágica, de raíces celtas, cuyos miembros poseen los cuerpos de los habitantes del lugar, incluido el suyo propio. John averigua la existencia de la secta y a duras penas consigue salvar la vida. No consigue, sin embargo, conocer la identidad de su líder, el enigmático Lord Burnham, ministro de vivienda británico, quien provoca el asesinato en masa de todos los habitantes de Hunger Hill, lo que a su vez causa la demolición del edificio y que Burnham se haga rico con un nuevo proyecto urbanístico, tras eliminar a todos los miembros de la secta.
  • Tras una historia auto conclusiva, "Niebla"[33]​ Burnham y Mako entablan una siniestra alianza: el Lord dará acceso al señor de la guerra a las almas del Infierno, de las que podrá alimentarse. A cambio, Mako ayudará a Burnham en su búsqueda de la inmortalidad.
  • Una historia en dos partes, "La mortificación de la carne"[14]​ Al averiguar que su hermano es el causante de todos los traumas y daños físicos y psicológicos que le han acaecido durante su vida, le elimina, expulsándole de su interior.

2009-2013: Peter Milligan (números 250-300; Annual 1 -2011-; Carta de un suicida; La noche de la hoguera)

Tras la salida de Diggle, el veterano guionista británico Peter Milligan fue el encargado de sucederle al frente de Hellblazer, después del número 250, un especial antológico que contaba con historias escritas por Dave Gibbons,[2], una conclusión que resultó polémica entre los aficionados.

La aproximación de Milligan a Hellblazer supuso un giro de 180 grados en relación con las etapas anteriores: optando por un enfoque revisionista que en ocasiones acercó a la serie a la farsa, el guionista inglés obvió completamente la "vuelta a los orígenes" establecida por Diggle en su etapa para convertir a John Constantine en un cincuentón cansado, neurótico y diletante. Falible y desilusionado, John deja de buscar aventuras para convertirse en un hombre envejecido y desesperado por llevar una vida normal. Los desencadenantes de las tramas se deben más a factores externos (habitualmente por la participación de amigos o enemigos, nuevos o antiguos, como Gemma Masters, el demonio Nergal o el "Constantine Demoniaco", utilizados en algunos casos con flagrantes vulneraciones de la continuidad de la serie) que a la propia voluntad del personaje. De hecho, uno de los elementos más interesantes de la etapa de Milligan es la introducción de sólidos personajes secundarios creados por el guionista, como los dos nuevos intereses amorosos de John Constantine, Phoebe Clifton-Avery y Epiphany Greaves, o el demonio Julian.

Milligan otorgó a la serie un cierto estilo auto paródico, con influencias surrealistas y componentes metalingüísticos, lo que no evitó que tratara temas inquietantes, como la muerte, la violencia de género, las relaciones incestuosas o la violación. Este revisionismo se extendió también a la crítica política, que permaneció en la serie (con ataques despiadados al conservadurismo capitalista y a las especulaciones bursátiles e inmobiliarias, por ejemplo), pero con un enfoque pesimista sobre el estilo de vida "punk" que distanció a su obra de etapas anteriores. A medida que fue avanzando su etapa, Milligan incluyó en sus historias un marcado tono crepuscular que culminó en el último arco argumental de la serie,[168]

Milligan, en una entrevista en 2012, expresó su punto de vista distintivo sobre el personaje, que marcaría su etapa: "Hellblazer ha estado en la cama con muchos escritores. Creo que pasa un poco de tiempo antes de sentir a este personaje como propio [...]. Cuando tomé la serie, sentí que había que empujarlo hacia áreas inusuales, áreas que molestarían a una o dos personas. [...] Siempre pienso, ¿qué hace que los personajes sean reales? ¿Qué hace real a John Constantine, en la ficción? Ya se trate de películas o novelas ... es cuando se le da ese toque de verosimilitud. Es cuando nosotros, cuando Constantine, hacemos cosas que no son obviamente coherentes con nuestro supuesto carácter. Creo que la gente real hace cosas que están fuera de su personalidad. Y cuando haces esto con tus personajes los conviertes en reales, los respiras."[169]

Formalmente, Milligan optó por alternar historias auto conclusivas con arcos argumentales de cinco números como máximo, levemente conectadas entre sí , con una estructura narrativa ligeramente caótica (en la que abundan las contradicciones y la aparición de sub tramas inconclusas o terminadas abruptamente), aprovechando los estilos contrapuestos de sus dos dibujantes habituales: Giuseppe Camuncoli (artista italiano poseedor de un estilo de " línea clara", que dibujó la mayoría de las tramas multi arco) y Simon Bisley, que aportó su característico estilo feísta y con toques " underground", y que limitó su colaboración a las historias auto conclusivas y " flash backs", destacando especialmente en las historias relacionadas con la cultura "punk". Bisley realizó la mayoría de las portadas. Lee Bermejo realizó también una serie de portadas al principio de la etapa.

La etapa de Milligan se divide en los siguientes arcos argumentales:

  • La primera saga comenzó en el número 251, y se llamaba "Costra".[171]
  • En el siguiente arco argumental, "Enganchado",[175]
  • En la saga "India",[177]​ en el que John ayuda a su antiguo amigo, el veterano "punk" Heces McCartney (líder de un grupo de jóvenes "punk" que adoran a un maniquí vestido con ropas que pertenecieron a Sid Vicious), para evitar que un grupo vinculado al Partido Conservador británico utilice a sus pupilos para hacer actos terroristas.
  • A continuación, Milligan escribiría el arco argumental "Ingresado",[178]​ en el que reintrodujo a Shade, el hombre cambiante. En esta trama, un enloquecido Constantine, después de agredir a Epiphany, ingresa en un manicomio, presa de alucinaciones. Tras averiguar que su trastornado estado mental se debe a las maquinaciones de Carew, un celoso alquimista enamorado de Epiphany, John consigue derrotar a este último con la ayuda de Shade, si bien para conseguirla debe amputarse un dedo de la mano. Sin embargo, Epiphany acaba desfigurada, debido a la agresión de John y a las malas artes de Carew, por lo que accede a viajar con Shade a su planeta natal, Meta, para recuperar su cara.
  • En "Claveles de sangre",[181]
  • Tras esta saga, Milligan escribiría la historia auto conclusiva "Hombre de alta frecuencia",[184]​ en la que John debe ingresar en una cárcel para acabar con Julian, que ha poseído a los presos.
  • La etapa de Milligan continuó con la saga "La gabardina del diablo",[34]​ escrito por Jamie Delano, también numerado con el número 1, correspondiente a la época en la que Hellblazer se publicaba bajo el sello de DC Comics). En este especial, John viaja a Liverpool para investigar la desaparición de un antiguo amigo de la infancia, sucedida más de cuarenta años atrás.
  • A este arco argumental le seguiría la saga en cinco partes "Otra temporada en el infierno",[188]
  • Milligan escribió acto seguido el arco argumental "La maldición de los Constantine",[189]​ en el que John encuentra a su sobrino perdido, Finn Brady, convertido en un médico de éxito, felizmente casado y residente en Irlanda, y se enfrenta a su perverso hermanastro.
  • La etapa de Milligan concluyó con la saga "Muerte y cigarrillos",[76]

Reacciones a Hellblazer 300

La naturaleza críptica, alegórica y metalingüística del número 300 de Hellblazer dio lugar a reacciones antagónicas por parte de la prensa especializada. Hannah Means-Shannon, escribiendo para Comics Beat, concluyó que el final permitió que "la serie forme una especie de lazo eterno de su narrativa, un adiós apropiado a un universo del bolsillo dentro de DC".[193]​ Scott Cederlund, de Newsarama, consideró entusiasmado que Milligan y Camuncoli "toman prestado un truco de su personaje principal y tal vez engañan un poco, proporcionando un final al personaje que no es tan definitivo como la muerte o el destierro al infierno de superhéroes".

Milligan, por su parte, no ha ofrecido ninguna explicación adicional sobre el destino de John Constantine tras la publicación del número.

Obras de otros autores

Además de los autores arriba mencionados, a lo largo de la vida editorial de la serie otros guionistas publicaron historias protagonizadas por John Constantine u otros personajes de su universo bajo la impronta de Hellblazer, tanto en la propia serie como en historias cortas publicadas en otros títulos de Vertigo, miniseries y novelas gráficas independientes. Dichos autores son los siguientes:

  • Grant Morrison escribió el arco argumental compuesto por el díptico "Alarma preventiva" y "Cómo aprendí a amar la bomba" para los números 25 y 26 de Hellblazer (1990), dibujado por David Lloyd.[31]
  • Neil Gaiman escribió la historia "Abrázame", dibujada por Dave McKean, que se publicó en el número 27 de Hellblazer (1990).[32]
  • Dick Foreman (guion) y Steve Pugh (dibujos) realizaron la historia "Perro viejo", publicada en el número 32 de Hellblazer (1990).[37]
  • John Smith, aclamado guionista británico gracias a sus comics para 2000 AD y Judge Dredd Magazine, escribió el número 51 de Hellblazer, compuesto por la historia "Contar hasta diez", con dibujos de su colaborador habitual Sean Phillips (1992).[50]
  • Eddie Campbell escribió el arco argumental "Nociones perversas" (números 85 a 88 de Hellblazer, 1995), también con dibujos de Phillips.[72]
  • John Ney Rieber escribió en 1999 la miniserie La brigada de la gabardina, con dibujos del primer dibujante de Hellblazer, John Ridgway.[194]​ En la historia, Constantine compartía protagonismo con los restantes miembros del grupo de hechiceros que llevaron a Tim Hunter a través de su viaje iniciático en Los libros de la magia: el Doctor Occult, Mister E y el Fantasma Errante.
  • Dave Gibbons publicó en 2000 el relato en prosa "Otras putas Navidades" para el número 3 de Vértigo: Al filo del invierno.[164]
  • Darko Macan escribió, también en 2000, el arco argumental "Cenizas y miel", publicado en los números 144 y 145 de Hellblazer, con dibujos de Gary Erskine.[106]
  • Mat Johnson publicó en 2005 la miniserie Papa Midnite (con dibujos de Tony Akins),[198]
  • Jason Aaron, uno de los guionistas más famosos del medio, realizó la historia en dos partes "Newcastle calling" en 2008, con dibujos de Sean Murphy, para los números 245 y 246 de Hellblazer.[162]
  • Simon Oliver escribió entre 2008 y 2009 la miniserie Hellblazer presenta Chas: El conocimiento,[199]​ protagonizada por el más antiguo (y casi único) amigo de Constantine, Francis "Chas" Chandler, cuyas inopinadas habilidades como taxista resultan fundamentales para derrotar a un ser demoniaco que pretende destruir Londres. Dibujos de Goran Sudzuka.
  • China Miéville, galardonado escritor inglés de novela fantástica, escribió en 2009, con dibujos de Giuseppe Camuncoli, "La nieve caía", una de las cinco historias de Navidad publicadas en el número 250 de Hellblazer.[165]
  • Ian Rankin, famoso escritor escocés de novela negra, publicó también en 2009 la novela gráfica en blanco y negro Umbrales oscuros: una novela de John Constantine, perteneciente a la recientemente creada línea Vertigo Crime, con dibujos de Werther Dell'Edera.[200]
  • Si Spencer, con dibujos de Sean Murphy, publicó entre 2010 y 2011 la miniserie Hellblazer: Ciudad de demonios,[202]
Other Languages
čeština: Hellblazer
Deutsch: Hellblazer
English: Hellblazer
suomi: Hellblazer
français: Hellblazer
magyar: Hellblazer
Bahasa Indonesia: Hellblazer
italiano: Hellblazer
Nederlands: Hellblazer
polski: Hellblazer
русский: Hellblazer
svenska: Hellblazer