Hasday ibn Shaprut

Hasday ibn Shaprut
Jaén - Monumento a Hasday ibn Shaprut K01.jpg
Monumento a Hasday ibn Shaprut en Jaén

Nasi de al-Ándalus
Monarca Abderramán III
Alhakén II

Información personal
Apodo Al-Yayaní / Al-Jianí
Nacimiento c. 915
Jaén
Fallecimiento c. 975
Córdoba
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Judaísmo Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Isaac ben Ezra
Información profesional
Ocupación médico
[ editar datos en Wikidata]

Hasday ibn Shaprut ( Jaén, c. 915Córdoba, c. 975),[1] cuyo nombre completo era Hasday Abu Yusuf ben Yitzhak ben Ezra ibn Shaprut (en hebreo: חסדאי בן יצחק בן עזרא אבן שפרוט, Hasdai ben Yitzhak ben Ezra ibn Shaprut; en árabe: حسداي بن شبروط, Abu Yussuf ibn Shaprut), fue un médico y diplomático judío de al-Ándalus. En ocasiones aparece en las fuentes clásicas nombrado a través del gentilicio Al-Yayaní o Al-Jianí, es decir, natural de Yayyan, nombre árabe de Jaén.

Es la primera personalidad hispanojudía cuya vida y obra se conoce con cierto detalle. Según Heinrich Graetz fue el principal impulsor de la conocida como Edad de oro de la cultura judía en España.

Biografía

Su padre, Ishaq ben Ezrá ibn Shaprut, también natural de Jaén, fue un hombre rico y piadoso, que incluso ejerció el mecenazgo con artistas judíos de su comunidad local y fundó una sinagoga en la aljama hebrea giennense. Aunque sus estudios primarios Hasday los cursó en Jaén, todavía siendo joven marchó a Córdoba, seguramente con motivo de las actividades económicas de su padre, Ishaq (o Isaac).

En su juventud, Hasday aprendió hebreo, árabe y latín, lengua esta última que por entonces sólo era conocida en España por la alta jerarquía eclesiástica cristiana y que la aprendió en Córdoba. También dominaba el romance, incipiente castellano. Estudió también medicina, y fue fama que había descubierto un remedio universal o panacea, llamada "Al-Faruk", una especie de antídoto contra el veneno, según algunos autores. Fue médico del califa Abderramán III (912-961) y gracias a sus cualidades llegó a ser uno de sus principales consejeros, cargos que continuó con su hijo, el califa Alhakén II. Aunque nunca llegó a recibir el título oficial de visir, ejerció funciones similares a las de un ministro de asuntos exteriores actual y supervisaba las aduanas en el puerto de Córdoba. De hecho ostentó el cargo de nasi, una especie de "principado" como máximo responsable de las comunidades judías de al-Ándalus. Estableció alianzas entre el califato de Córdoba y otras potencias, y se encargó de recibir embajadas como la de que en 949 envió a Córdoba el emperador bizantino Constantino VII, que trajo como presente al califa un magnífico códice de la obra botánica de Dioscórides, muy valorado por los médicos y naturalistas árabes. Con la ayuda de un culto monje bizantino llamado Nicolás, Hasday tradujo la obra al árabe.

Other Languages