Harry Potter y el prisionero de Azkaban (película)

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (título original en inglés, Harry Potter and the Prisoner of Azkaban) es la tercera película de la serie Harry Potter y fue dirigida por el realizador mexicano Alfonso Cuarón. La película se basó en la novela homónima de la escritora J. K. Rowling y se estrenó el 4 de junio de 2004,[2] un año y medio después de haberse estrenado la película anterior, Harry Potter y la cámara secreta.

El guion —a cargo de Steve Kloves— presenta una adaptación de la novela que se tomó más libertades que en el caso de las dos primeras películas de la serie.[9]

La duración de la cinta —141 minutos— la convirtió en su momento en la más breve de la serie,[2] aun cuando la novela en que se basaba tenía una extensión mayor a la de sus predecesoras. La película conservó este puesto hasta que fue estrenado el quinto largometraje de la serie.

Con uno ingresos de $795.634.069, se convirtió en uno de los éxitos comerciales del año 2004, aunque las cifras de su recaudación la convirtieron en la película menos exitosa de la franquicia. En cuanto a los reconocimientos obtenidos, El prisionero de Azkaban recibió dos nominaciones a los premios Óscar de 2005 en las categorías de mejor banda sonora y mejores efectos especiales.[10]

Argumento

Tras un altercado en la casa de sus tíos los Dursley, Harry huye sabiendo que podría ser expulsado de Hogwarts por haber usado magia fuera del colegio.[nota 1] A bordo del Autobús Noctámbulo llega a la taberna El Caldero Chorreante en Londres, donde se entera de que un peligroso homicida llamado Sirius Black se fugó de la cárcel de Azkaban misteriosamente. Sin embargo, Harry deduce que Black lo está buscando por algún motivo y en efecto, como le advierte Arthur Weasley, Black está detrás de él porque había sido uno de los seguidores más fervientes de Lord Voldemort y desea matar a Harry en venganza por la desaparición de su amo.

Tras reencontrarse en la taberna con Hermione y Ron, los tres adolescentes parten rumbo al colegio Hogwarts en el tren escolar. En el trayecto, el vehículo se detiene por un aparente desperfecto mecánico y es abordado por unas criaturas de inmenso tamaño, ante cuya presencia Harry se desmaya. Remus Lupin –el nuevo docente del internado– salva a los chicos y les explica que dichas criaturas son dementores, los carceleros de Azkaban. El director Albus Dumbledore anuncia en su discurso de bienvenida que por orden del Ministerio de Magia los dementores custodiarían los accesos al campus y advierte a los alumnos que no se les acerquen.

Cuando los alumnos vuelven de una excursión a la villa de Hogsmeade se encuentran con que el retrato mediante el cual se accede a la sala común de Gryffindor había sido tajeado. La Dama Gorda –habitante del cuadro– confiesa que había sido atacada por Sirius Black y que el asesino puede encontrarse en el castillo todavía. Dumbledore inicia una búsqueda por toda la escuela pero Black no aparece. En la siguiente excursión a Hogsmeade, Harry llega al pueblito utilizando el Mapa del Merodeador,[nota 2] un artefacto que le habían dado los gemelos Weasley. Allí escucha a la profesora Minerva McGonagall cuando cuenta que Black había sido amigo de los Potter y los había traicionado vendiéndolos a Voldemort, además de matar a Peter Pettigrew que había intentado advertir al matrimonio. Se descubre también que Black es el padrino de Harry y este último jura matarlo cuando lo encuentre.

Por pedido del Ministerio de Magia y hasta nuevo aviso, Hogwarts albergará a los dementores de Azkaban, hasta el momento en que Sirius Black sea aprehendido. Habrá dementores apostados en todos los accesos al colegio; ahora bien, aunque se me ha asegurado que su presencia no perturbará el desarrollo de nuestras actividades, les haré una advertencia: los dementores son criaturas despiadadas. Ellos no distinguirán entre su presa y aquellos que les estorben; por lo tanto les advierto a todos y cada uno que no busquen motivos para que los lastimen. Un dementor, por instinto, no tendrá misericordia.
—Albus Dumbledore[11]

El profesor Lupin decide darle clases particulares a Harry luego de que el chico fuera atacado por los dementores en medio de un partido de quidditch. Lupin le enseña el encantamiento Patronus mediante el cual podría defenderse de los monstruosos seres. Una noche, el muchacho descubre en el mapa que Peter Pettigrew está merodeando los corredores del castillo pero no logra encontrar al mago supuestamente muerto y Lupin desestima la posibilidad.

Al final del verano, Harry, Hermione y Ron van a visitar al guardabosques y ahora profesor de Criaturas Mágicas Rubeus Hagrid, cuyo hipogrifo, Buckbeak, va a ser ejecutado por haber atacado a Malfoy clase. Cuando la sentencia va a hacerse efectiva, la rata de Ron – Scabbers– escapa y los tres la persiguen hasta el Sauce Boxeador. En ese momento aparece un enorme perro negro que secuestra a Ron con su mascota llevándolo hasta la Casa de los Gritos. Allí, el can se revela como el prófugo Sirius Black. Lupin aparece en medio del forcejeo y revela que Black no había sido el culpable de vender a los padres de Harry sino Peter Pettigrew, quien al igual que Black es un animago con la capacidad de adoptar forma animal. La rata Scabbers resulta ser el mago desaparecido y traidor.

El grupo parte con Pettigrew apresado, pero la luna llena aparece en el cielo y Lupin –de quien se había revelado que es un hombre lobo– se transforma y ataca al grupo. Pettigrew huye mientras Black convertido en perro intenta alejar a la bestia y resulta herido en la batalla; Harry auxilia a su padrino pero los dementores los rodean. Antes de desmayarse, el muchacho ve que al otro lado del lago alguien conjura un Patronus capaz de ahuyentar la legión de monstruos que habían estado a punto de matarlos.

Black es sentenciado a recibir el «beso del dementor», condena con la cual se le extirparía su alma. Cuando los estudiantes despiertan en la enfermería le advierten a Dumbledore que el Ministerio de Magia había capturado al mago equivocado. Éste encuentra como única solución utilizar el giratiempo, un artefacto que Hermione había utilizado secretamente para asistir a varias clases a lo largo del año retrocediendo el tiempo. Juntos, Harry y Hermione hacen diferentes arreglos en el devenir de los acontecimientos y liberan también a Buckbeak antes de que sea ejecutado; también descubren que en la paradoja temporal Harry convocó el Patronus que ahuyentó a los dementores. Luego, montado en el lomo del hipogrifo, Sirius huye al extranjero tras prometerle a su ahijado que volverían a verse.

Other Languages
srpskohrvatski / српскохрватски: Harry Potter and the Prisoner of Azkaban (2004)