Hans Heinrich von Thyssen-Bornemisza

Heinrich von Thyssen-Bornemisza
Barón Thyssen-Bornemisza
" Baron Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza Statue @ The Thyssen-Bornemisza Museum in Madrid Spain " (6837335189).jpg
Estatua del barón Thyssen en el jardín de su museo de Madrid.
Información personal
Nombre secular Hans Heinrich Àgost Gábor Tasso Freiherr von Thyssen-Bornemisza de Kászon et Impérfalva
Otros títulos Gran Cruz de la Orden de Carlos III
Nacimiento 13 de abril de 1921
Scheveningen, La Haya,
Flag of the Netherlands.svg Países Bajos
Fallecimiento 26 de abril de 2002
(81 años)
San Feliu de Guíxols,
Flag of Spain.svg  España
Entierro Castillo de Landsberg, Essen, Flag of Germany.svg  Alemania
Familia
Dinastía Thyssen-Bornemisza
Padre Heinrich Thyssen,
I Barón Thyssen-Bornemisza
Madre Baronesa Margit Bornemisza de Kászon et Impérfalva
Consorte
Descendencia
  • Georg Heinrich Thyssen-Bornemisza
  • Francesca Thyssen-Bornemisza
  • Lorne Thyssen-Bornemisza
  • Alexander Thyssen-Bornemisza
  • Borja Thyssen-Bornemisza (hijo no natural)
[ editar datos en Wikidata]

Hans Heinrich von Thyssen-Bornemisza, cuyo nombre completo era Hans Heinrich Àgost Gábor Tasso Freiherr von Thyssen-Bornemisza de Kászon et Impérfalva ( Scheveningen, La Haya, Holanda, 13 de abril de 1921 - San Feliu de Guíxols, España, 26 de abril de 2002), fue un reconocido empresario y coleccionista de arte. Miembro destacado de la saga alemana Thyssen, una de las más poderosas de la industria europea, el barón lideró un emporio multinacional con más de 200 empresas, pero es mayormente recordado ahora como mecenas. Impulsó la fundación del Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, inaugurado en 1992 para exhibir el núcleo más valioso de su fabulosa colección privada de pintura antigua, moderna y contemporánea, considerada la más importante del siglo XX y que habían reunido él y su padre a lo largo de siete décadas. Nacido en Holanda, el barón Thyssen-Bornemisza tuvo ciudadanía suiza, título nobiliario húngaro, residencia legal en Mónaco (por cuestiones de impuestos) y otras casas en Reino Unido, París y Jamaica, si bien durante su vejez vivió principalmente en España. Su quinta y última esposa, Carmen "Tita" Cervera, contribuyó con él decisivamente en las negociaciones para la apertura del museo de Madrid y ha prolongado los afanes coleccionistas de la familia conformando su propio repertorio.

Antecedentes: la familia

Hans Heinrich nació en Scheveningen, un barrio costero de La Haya, hijo de Heinrich Thyssen (1875-1947), I barón Thyssen-Bornemisza, y de la primera de sus tres esposas, la baronesa húngara Margit Bornemisza de Kászon e Impérfalva (1887-1971).

La familia Thyssen fue una de las más poderosas de la industria europea en el siglo XX. Su fortuna había sido cimentada a finales del XIX por el abuelo de Hans Heinrich, August (1842-1926): se especializó en la producción de acero, mayormente para la industria armamentística; un sector que floreció en los años previos a la Primera Guerra Mundial. August Thyssen levantó una red de empresas que cubrían todo el proceso productivo: desde la extracción de carbón para las fundiciones, hasta trenes y buques para la distribución del acero; e incluso se dotó de una firma bancaria propia. Aunque era un hombre de costumbres austeras, adquirió un castillo con amplios terrenos (Landsberg) cerca de Essen. Allí están enterrados él y sus sucesores.

Rodin, germen de la colección

Fue el patriarca August el primer miembro de la saga Thyssen que se adentró en el mundo del arte: aunque la pintura no le interesaba y apenas reunió copias de cuadros famosos, en 1900 tuvo la ocasión de conocer al escultor Auguste Rodin cuando visitó la Exposición Universal de París, y años después (hacia 1906-11) le encargó siete estatuas de mármol, de las que cuatro pertenecen ahora a Carmen Cervera y se exponen en el museo de Madrid.

Ya en su vejez August Thyssen vio cómo su familia se separaba en dos ramas: su primogénito Fritz permaneció en Alemania y continuó trabajando en la industria pesada; mientras que su hijo menor Heinrich, luego I barón Thyssen-Bornemisza, se instaló en Hungría (y sucesivamente en Holanda y Suiza), optó por invertir en sectores más variados, y en su madurez se consagró a coleccionar pintura antigua. Heinrich tuvo cuatro hijos: Stephan, Margit, Gabrielle (Gaby) y Hans Heinrich, quien sería su sucesor tanto en los negocios como en el coleccionismo.

Un matrimonio de «hermanos»

El esposo de Carmen Cervera ostentó el apellido compuesto Thyssen-Bornemisza y el título de barón gracias a la peculiar boda de sus padres. Su padre Heinrich había cursado estudios en Londres y se estableció en Hungría en 1905. En Budapest se casó con Margit Bornemisza, la hija del barón Gábor (Gabriel) Bornemisza (1859-1915), quien era Ayudante de Cámara del rey húngaro (entonces, el emperador Francisco José). Gábor Bornemisza, al no tener ningún hijo varón a quien transmitir su título, se lo legó a su yerno Heinrich Thyssen en 1907 tras recibir la aprobación del rey. Esto se formalizó mediante un singular trámite: el suegro acogió al yerno como hijo adoptivo; por lo cual jurídicamente la nueva pareja Thyssen-Bornemisza eran hermanos.

Este enlace aseguró la continuidad de la baronía húngara (si bien unida al apellido Thyssen) y también proporcionó a la baronesa Margit una cómoda posición económica, que le resultaría providencial en su exilio por la revolución comunista. Es de suponer que fue un matrimonio concertado, tal como se estilaba en la alta sociedad: una alianza entre la aristocracia ya en declive y la alta burguesía enriquecida por la actividad industrial.

Los Bornemisza tenían lazos familiares con Estados Unidos: la madre de Margit era Louise Price, una norteamericana que afirmaba descender de los colonos del Mayflower. Los Price tuvieron cierto parentesco con los antepasados del político John Kerry.

En Hungría

La nueva pareja Thyssen-Bornemisza adquirió como residencia un palacio que había pertenecido a los Batthyány ubicado en Rohoncz, en el extremo oeste de Hungría. Esta mansión de tamaño principesco (tenía 365 ventanas) dio nombre a la colección familiar en los primeros catálogos publicados (Sammlung Schloss Rohoncz) si bien nunca albergó los cuadros; en realidad el I barón empezó a coleccionar arte en Holanda varios años después. Actualmente la localidad de Rohoncz se llama Rechnitz debido a que fue rebautizada tras pasar a ser territorio de Austria por el Tratado de Trianón suscrito en 1920.

Fotografía antigua de la playa de Scheveningen, localidad natal del barón.

En Holanda y Suiza

En 1919, ante la revolución comunista encabezada por Béla Kun en Hungría, la familia Thyssen-Bornemisza optó por salir del país y se estableció en Holanda, donde estaban radicadas varias de sus empresas. En La Haya el I barón empezó a conformar su colección y allí nació su último hijo Hans Heinrich en 1921. Los barones se separaron pocos años después, y tras obtener el divorcio Heinrich contrajo segundas nupcias en 1932 con una joven belleza berlinesa, Maud Feller, quien ejerció una decisiva influencia en la colección: con el asesoramiento del experto Rudolph Heinemann persuadió al barón para que sumase pinturas de nivel superior, y también fue idea suya adquirir y redecorar Villa Favorita, una suntuosa mansión en Castagnola ( Suiza), a orillas del Lago de Lugano. Se la compraron a Leopoldo de Prusia con el dinero obtenido en la venta de un cuadro de Watteau.

La nueva pareja construyó en el jardín de Villa Favorita un pabellón con 18 salas para exhibir su colección, que crecía rápidamente. Ya en 1930 se había expuesto en la Neue Pinakothek de Múnich un conjunto de 400 piezas, y en apenas una década el barón Heinrich sumó muchas de las mejores, mayormente de los siglos XV y XVI: Jan van Eyck (Díptico de la Anunciación), Durero (Jesús entre los doctores), Holbein (Retrato de Enrique VIII), Cranach (La ninfa de la fuente), Baldung Grien (Retrato de dama, Adán y Eva), Vittore Carpaccio (Joven caballero en un paisaje), Fra Angelico (La Madonna de la humildad), Ghirlandaio (Retrato de Giovanna Tornabuoni), Sebastiano del Piombo (Ferry Carondelet y sus secretarios), Caravaggio (Santa Catalina), Frans Hals (Grupo familiar con siervo negro)... Este museo particular abrió sus puertas en 1937, si bien brevemente pues tuvo que cerrarse por la Segunda Guerra Mundial. Sería reabierto por el II barón en la siguiente década.

Otra rama de los Thyssen, encabezada por Fritz, hermano mayor del I barón, permaneció en Alemania y respaldó a Adolf Hitler en su despegue político, lo que provocaría controversia años después: de manera simplista se asoció el apellido Thyssen al nazismo, obviándose que existían dos familias Thyssen diferentes, distanciadas tanto en los negocios como en la relación personal. Mientras, los Bornemisza de Hungría huyeron a Costa Rica, tras ser perseguidos por Adolf Hitler durante la década de los 40.