Hans Blumenberg

Hans Blumenberg
Información personal
Nacimiento 13 de julio de 1920 Ver y modificar los datos en Wikidata
Lubeca, Alemania Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 28 de marzo de 1996 Ver y modificar los datos en Wikidata (75 años)
Altenberge, Alemania Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Alemana Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Filósofo y profesor universitario Ver y modificar los datos en Wikidata
Empleador
[ editar datos en Wikidata]

Hans Blumenberg fue un filósofo alemán del siglo XX, de raigambre kantiana.

Nacido en Lübeck el 13 de julio de 1920 y fallecido en Altenberge ( Münster) el 28 de marzo de 1996.

Biografía intelectual

Estudió Filosofía en Paderborn y en Fráncfort del Main entre 1939 y 1941. Después de la guerra terminó sus estudios de filosofía, germanística y filología clásica en la universidad de Hamburgo. En 1950 obtuvo la habilitación a cátedra en Filosofía en la universidad de Kiel. Fue profesor en las universidades de Giessen (desde 1960), Bochum (desde 1965) y Münster (desde 1970), donde en 1985 pasó a ser profesor emérito.

Pensador de lo inconcebible, de la metaforología y de la dificultad del concepto desde una perspectiva fenomenológica y hermenéutica hasta ahora no transitadas, su obra, nacida de un íntimo cruce de filosofía y filología e intensamente penetrada por la cultura occidental, constituye con probabilidad la más importante discusión de ésta durante el último tercio del siglo XX.

«Tomada en consideración la vida en su conjunto, es una peculiaridad patológica plantear preguntas cuya respuesta -de ser posible- sería tan perjudicial para la vida como no responderlas. Sin embargo, quien se niega a responderlas, alegando que sólo se admiten aquellas preguntas para las que puede presentarse el método con que eliminarlas, no debe perder de vista que está dejando libre a otros el lugar que él rehúsa ocupar. Esto pueden permitírselo las teologías, y son capaces de hacerlo sólo porque integran en su sistema las respuestas denegadas, bajo la forma de reconocimiento del ocultamiento de Dios y de su reserva frente a la curiosidad humana; pero, en otros contextos, deja el remolino de un lugar vacante. Sin embargo, ¿se puede lograr, a pesar de que no se rehúsen las respuestas, que las perplejidades sean excepción?.» (H. B., "Introducción", La posibilidad de comprenderse, ed. esp., p. 25).

En 1980 le fue conferido el Sigmund-Freud-Preis für wissenschaftliche Prosa.

Other Languages