Hallaca

Amarre de la Hallaca.

La hallaca o hayaca[8]

También es popular en ciudades colombianas como Cúcuta y Barranquilla, donde puede encontrarse todo el año, así como también por todos los Llanos Orientales (Arauca, Casanare y Meta), en la isla de Curazao y sus vecinas Aruba y Bonaire, en las Islas Canarias,[10]

En Venezuela es uno de los platos nacionales, guardando cierta semejanza en forma y preparación con los tamales de otros países de la región.[12]

En la actualidad la hallaca se prepara con harina de maíz procesada de manera industrial, anteriormente se preparaba de masa casera, pilando el maíz, es decir, sin concha o cáscara, procesado en casa y molido en un pequeño molino de mesa.[6]

Origen

La hallaca constituye un ejemplo interesante de las consecuencias del mestizaje y sus manifestaciones de carácter universal:[13]

“…es como un compendio ejemplar del proceso de mestizaje. En ella están: la pasa y la aceituna de romanos y griegos, la alcaparra y la almendra de los árabes, la carne del ganado de los capitanes pobladores de Castilla, el maíz y la hoja del bananero de los indios”.

La hallaca continúa siendo fundamentalmente la misma desde mediados del siglo XVIII, al menos en su versión caraqueña.[7]

Etimología

En el libro Lexicón o Vocabulario de la lengua general española del Perú, escrito por Fray Domingo de Santo Tomás y publicado en Valladolid en 1560, se expone la palabra hallaca como de origen quechua y definido como un pollo tierno «de ave generalmente, antes que tenga pluma».[15]

Una historia cuenta que el nombre de la hallaca proviene de la combinación de dos palabras: Allá (refiriéndose a los componentes del guiso que provienen de otros países) y Acá (refiriéndose a la masa y las hojas de plátano) donde como resultado Allá y acá, combinando y mejorando la palabra este plato recibiría el nombre de Hallaca.[16]

Other Languages
English: Hallaca
Esperanto: Hallaca
français: Hallaca
polski: Hallaca
português: Hallaca