HALO/HAHO

Ejemplo de HALO/HAHO.

HALO y HAHO son dos términos usados por las fuerzas armadas de varios países para describir un método de transportar personal, equipo y suministros desde un transporte aéreo a gran altitud mediante un salto en caída libre en paracaídas.

HALO es un acrónimo para el inglés High Altitude-Low Opening (Gran altitud-Baja apertura), mientras que HAHO signfica High Altitude-High Opening (Gran altitud-Alta apertura).

De un tiempo a esta parte, la técnica HALO también es practicada por civiles.

La principal diferencia entre ambas técnicas es que en HALO el paracaidista abre el paracaídas a baja altitud, tras un tiempo de caída libre, mientras que en HAHO el paracaidista abre el paracaídas a alta altitud, unos segundos después de saltar del avión.

La técnica HAHO se usa para transportar equipamiento, suministros, y personal, mientras que la técnica HALO generalmente es usada sólo para personal. En condiciones normales, el avión vuela a una altitud de aproximadamente 8000 metros.

HALO

Los orígenes de la técnica HALO se remontan a 1960, cuando la Fuerza Aérea de los Estados Unidos estaba dirigiendo experimentos para mejorar las condiciones de los pilotos que necesitaban eyectarse a gran altitud. Como parte de los experimentos, el Coronel Joe Kittinger realizó el primer salto de altura desde una altitud de 19 millas. Sin embargo, la técnica fue usada en combate por primera vez en un altercado militar en Laos, donde soldados estadounidenses realizaron los primeros saltos de combate a gran altitud. El equipo 6 de los SEAL mejoró la técnica e incluyó el transporte de botes y otros objetos grandes en conjunto con personas.

Actualmente, la técnica se usa para descargar suministros, equipamientos o personal a alta altitud cuando el avión puede volar sobre el enemigo sin suponer un peligro para la carga.

Para descarga de objetos, la carga es expulsada del avión con un paracaídas estabilizador. La carga cae hasta una baja altitud, y entonces un segundo paracaídas se abre, para permitir un aterrizaje a baja velocidad. El personal militar se moverá entonces al punto donde haya caído la carga para asegurarla, desempaquetarla, o lo que corresponda.

En un ejercicio HALO común, el paracaidista saltará de la nave, caerá durante un largo período, y abrirá su paracaídas a baja altitud.


La técnica HAHO es empleada para desplegar personal a alta altitud cuando la nave puede volar sobre el cielo enemigo sin que signifique una amenaza para los saltadores.

En un ejercicio HAHO común, el paracaidista salta de la nave y acciona su paracaídas a alta altitud, aproximadamente 10 o 15 segundos tras saltar (lo que supone estar a unos 8000 metros de altura). El saltador usa una brújula para guiarse mientras vuela una larga distancia. Se debe fijar en el terreno y sus puntos de referencia para navegar a la zona de aterrizaje deseada, y por el camino, corregir su rumbo debido a cambios en la dirección y velocidad del viento; se convierte en un complicado problema.

La técnica HAHO es también usada para desplegar equipos militares. El equipo salta de la nave y forma mientras descienden con sus paracaídas. Generalmente, el saltador en la posición más baja actúa de guía y dirige a sus compañeros.