Hórreo

Antiguo hórreo de madera en Toxibo, provincia de Lugo, España.
Hórreo asturiano en Deva.

Un hórreo es una construcción destinada a guardar y conservar los alimentos alejados de la humedad y de los animales para mantenerlos en un estado óptimo para su consumo.[1] Se caracteriza por mantenerse levantado sobre pilares para evitar la entrada de humedad y de animales (especialmente ratones y otros roedores) desde el suelo y por permitir la ventilación a través de ranuras en las paredes perimétricas.

En 1918 el antropólogo polaco Eugeniusz Frankowsky registra el uso de graneros aéreos en la península Ibérica, región de los Alpes, península Escandinava, área de los Balcanes, África subsahariana, Persia, Sureste Asiático, Japón, península de Kamchatka y áreas del estrecho de Bering, empleados para la conservación del cereal.[2] La especificidad del hórreo como tipología reside en su unión con el cultivo del maíz y a su maduración y secado en zonas de clima atlántico.

El uso del hórreo se extiende por buena parte del norte de la península Ibérica. Actualmente son especialmente abundantes en Asturias y Galicia, aunque también contamos con ejemplos en las provincias de León y Zamora, en Cantabria y en algunas zonas del País Vasco. En estas zonas el uso del hórreo se explica por la pronta llegada de un invierno largo, frío y húmedo que antaño obligaba a realizar cosechas tempranas.

Etimología

Hórreo viene del latín horreum (a su vez del griego ὡρεῖον ʻgraneroʼ), que designaba a un edificio en el que se guardaban frutos del campo, especialmente el grano.[3]

Reconstrucción de un horreum en Saalburg, Alemania.

Durante el Imperio el término horreum se empleaba para cualquier lugar destinado a conservar cosas de cualquier naturaleza, ya fuera vino (horrea vinearia), mercancías y provisiones (horreum penarium) o incluso dinero u obras de arte. Séneca dijo que su biblioteca era un horreum. El significado más extendido de la palabra es la de granero de frutos y cereales. Además de los horrea subterranea había otros dos tipos más capaces de mantener alejada la humedad, uno de ellos construido en superficie y el otro (el llamado horrea pensilia o sublimia) construido sobre pequeños pies de piedra verticales sobre el suelo.[3]

Los horrea publica formaban parte del sistema público de abasto de las ciudades de la Antigua Roma y de la administración fiscal del Imperio. Se empleaban tanto para la recaudación de impuestos como para la conservación de los bienes que no se consideraban a seguro en las casas, o horreaticus. Estaban bajo a supervisión de un funcionario responsable llamado horrearius.

Sin embargo otros autores consideran que el actual hórreo deriva de un órreo prerromano presente en la toponimia y en la hidronimia, y que ya tendría el significado de silo para el grano.[4]

Other Languages
asturianu: Horru
català: Hórreo
Deutsch: Hórreo
English: Hórreo
galego: Hórreo
italiano: Hórreo
norsk nynorsk: Stabbur
português: Espigueiro
русский: Оррео
svenska: Härbre
Türkçe: Serender