Héctor Llaitul

Héctor Javier Llaitul Carrillanca (1969 o 1970-) es un dirigente chileno de etnia mapuche, líder de la Coordinadora Arauco-Malleco, organización que según sus partidarios recupera tierras mapuches y según sus detractores es una organización ilícita paramilitar. Llaitul fue acusado de planificar y realizar atentados incendiarios en las regiones en la VIII y IX región. Fue procesado y formalizado por la fiscalía de Nueva Imperial sobre la base del testimonio de Roberto Painemil, que habría sido obtenido bajo tortura,[2] Estuvo bajo arresto desde el 21 de febrero de 2007.

En la cúpula de la Coordinadora Arauco-Malleco, lo secundarían Ramón Llanquileo (arrestado en enero de 2007 y sentenciado a 5 años por un ataque incendiario en Ercilla) y José Huenchunao (capturado en marzo de 2007). Se le conoce en la organización como "Comandante Héctor" o "El Negro".

Héctor LLaitul cursó la carrera de asistente social en la Universidad de Concepción. Actualmente está casado con Pamela Pezoa Matus[3] y tiene cuatro hijos.

En marzo de 2010, el Tribunal Oral en lo Penal de Cañete lo condenó a 25 años de cárcel, por los delitos de robo con intimidación y homicidio frustrado contra fiscal. Posteriormente, la Corte Suprema acogió parcialmente un recurso de nulidad interpuesto por la defensa, rebajando su condena a 14 años de cárcel.[4]

Rol en el conflicto mapuche

Informes de inteligencia policial lo sindican como el encargado de planificar, coordinar y ejecutar atentados incendiarios en la VIII y IX regiones.[5]

Sería uno de los fundadores de la Coordinadora de Comunidades en Conflicto Arauco-Malleco, más conocida por la sigla CAM, cuya gestación oficial se realizó en Tranaquepe en 1998. En ella participaron además José Huenchunao, Aliwén Antileo, Adolfo Millabur (actual alcalde de Tirúa y que posteriormente apareció distanciándose públicamente de la CAM) y Víctor Ancalaf.

Su primera participación conocida en el conflicto habría sido en 1999, en un enfrentamiento en Traiguén con personal de Fuerzas Especiales de Carabineros. Según se le acusa, en aquella ocasión, cubierto con un pasamontañas, dirigió mediante un silbato a una quincena de activistas indígenas. Un periodista de La Tercera, Fredy Palomera, sostuvo haberlo fotografiado mientras daba instrucciones a los demás encapuchados y dice haber escuchado que lo llamaban "Comandante Héctor". Al día siguiente, y tras publicar dicha noticia, Palomera habría sido agredido en el mismo sector por Llaitul, quien lo atacó con golpes de karate, siendo finalmente auxiliado por los propios compañeros de Llaitul, quienes tuvieron que impedir que lo siguiera golpeando. El apodo de "comandante" deriva de su pasado como militante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez en la Región del Bío-Bío.

En enero de 2001, según la investigación llevada a cabo por el Ministerio Público, habría participado en un ataque a la hacienda Lleu Lleu, quemando casas de veraneo, siendo detenido posteriormente por efectivos del GOPE de Carabineros, quienes le dispararon con balines antimotines, causándole varias heridas leves en el rostro. Debido a dicho ataque, el ministro en visita designado por la Corte de Apelaciones de Concepción, Eliseo Araya, lo condenó a 541 días de cárcel, por infracción a la Ley de Seguridad Interior del Estado. Junto a él fueron condenados varios integrantes de la comunidad Pascual Coña.

Posteriormente se le sindicó como el autor del homicidio frustrado cometido en contra del conductor forestal Antonio Boisier, quien perdió un ojo al recibir en 2002 un disparo de escopeta en la cara, percutido a dos metros de distancia, por el líder de un grupo de seis encapuchados que emboscó a dos camiones contratistas en el sector de Tranaquepe.[6]

El 26 de diciembre de 2006 habría dirigido un grupo armado de ocho encapuchados que entraron al fundo "Las Praderas" de la Forestal Mininco, en la zona de Cholchol, para incendiar maquinarias. Tres días más tarde, al ser reconocido y perseguido por la policía, habría escapado en una camioneta por un camino entre Temuco y Boroa.

Arrestos y procesamientos

2001

Luego del ataque a la hacienda Lleu Lleu, se le sentenció por infracción a la Ley de Seguridad Interior del Estado a 541 días de cárcel.

2003

Luego de ser arrestado el 19 de mayo en la zona de Traiguén, se le acusó de asociación ilícita terrorista: específicamente, de integrar un grupo terrorista que actuaría al alero de la Coordinadora Arauco-Malleco. También se le acusaba de incendiar instalaciones del aeródromo de Tirúa en noviembre de 2002. Al ser dejado en libertad con medidas cautelares, volvió a entrar en la clandestinidad.

En 2005 se realizó el respectivo juicio oral. Llaitul no se presentó, al igual que otros 5 de un total de 18 acusados.

2007

Fue detenido el 21 de febrero de 2007 por efectivos de la Policía de Investigaciones en Concepción, en los alrededores de la Plaza Acevedo en el sector de Collao. Portaba una pistola Taurus (9 mm.) con su cargador con 10 tiros y 53 balas.

Al día siguiente fue puesto en prisión preventiva por tres meses por ser considerado un peligro para la sociedad. Fue formalizado por incendio, receptación y porte ilegal de armas (la Taurus de Llaitul está inscrita a su nombre desde 1995, pero no dispone de permiso para portarla), arriesgando una pena de entre 3 y 10 años de prisión.[7]

2008

Llaitul fue defendido desde junio de 2008 por el ex juez Juan Guzmán Tapia.[8]


Cargos en su contra

  • La Corte de Apelaciones de Concepción lo requiere por incumplimiento de pena por infracción a la Ley de Seguridad Interior del Estado a raíz del ataque de enero de 2001 al fundo Lleu Lleu.
  • La Fiscalía Militar de Lebu tiene tres órdenes de detención en su contra por maltrato de obra a Carabineros y porte ilegal de arma de fuego.
  • El Juzgado de Letras de Cañete tiene una orden pendiente en su contra por infracción a la Ley de Conductas Terroristas.

Resultado del Juicio

Después de siete días de juicio oral y más de un año en prisión, Héctor Llaitul fue absuelto de los cargos de incendio, porte ilegal de armas y receptación por los tres jueces del Tribunal Oral de Temuco, decretándose además su libertad inmediata. A su vez, el otro acusado, Roberto Painemil Parra, fue declarado culpable del delito de porte ilegal de armas e inocente de los delitos de incendio y tenencia ilegal de municiones.[11]

Other Languages