Hánuman

Estatua de Hánuman. Dinastía chola (hacia el siglo XI).

En la mitología hinduista, Jánuman es el dios mono venerado por los hindúes, quienes lo consideran un aspecto del dios Shivá. Es el fiel compañero del rey-dios Rama (uno de los diez avatares de Visnú) y una de las deidades más importantes del panteón hindú, en el Ramaiana, donde le ayuda en su expedición en contra del ejército liderado por el malvado demonio Rávana. Posee un poder y una fuerza casi ilimitada, hasta el punto de que al nacer saltó hasta el sol al confundirlo con una fruta.

Su nombre significa ‘el que tiene mandíbula [grande]’ (siendo janu: ‘mandíbula’, mat: ‘posee’).

Origen

Dos ídolos hindúes: a la izquierda Hánuman y a la derecha la diosa Lakshmí (esposa del dios Vishnú).

Existen varias leyendas que explican por qué la deidad tiene forma de mono. Una de ella narra que Brijaspati, el gurú de los dioses, tenía una sirvienta llamada Punyikastala. Debido a una querella, ella recibió la maldición de quedar convertida en mona, y sólo recobraría su forma si daba a luz a una encarnación de Shivá. Al renacer como Añyana, ella llevó una vida de gran austeridad y sacrificio en honor a Shivá, quien finalmente se compadeció de ella y aceptó ayudarla a deshacerse de su maleficio.

En una ocasión, mientras Agní, el dios del fuego, le daba un plato de dulces sagrados a Dasarath, rey de Ayodhya, para que los repartiera entre sus esposas con el fin de que tuvieran niños divinos, se acercó un águila y robó uno de los pasteles y lo soltó en las manos de Añyana mientras ella meditaba. Ella comió el postre divino y dio a luz a Jánuman. Así, Shivá encarnó en Añyana, adoptando la forma de un mono y contando con la bendición de Pavana, el dios del viento, quien se convirtió en el abuelo de Jánuman. Su nacimiento liberó a su madre del embrujo y decidió retornar al paraíso. Antes de su partida, le reveló al pequeño Jánuman que sería inmortal y que su alimento serían frutas maduras y brillantes como el sol. Siendo niño, fue aceptado como discípulo por Suria (el dios Sol), quien le enseñó los sutras. El extraordinario poder de concentración de Jánuman hizo que pudiera memorizarlos en tan sólo 60 horas.

A Jánuman se le distingue particularmente por su gran fuerza física y su carácter virtuoso. También se le considera un erudito que domina las seis escuelas de gramática, los cuatro Vedas y los seis shastras. El Dios Mono no se jacta de lo mucho que sabe; es la expresión misma de la humildad.

Other Languages
Alemannisch: Hanuman
العربية: هانومان
भोजपुरी: हनुमान
བོད་ཡིག: ཧ་ནུ་མན།
català: Hanuman
čeština: Hanumán
dansk: Hanuman
Deutsch: Hanuman
English: Hanuman
Esperanto: Hanumano
فارسی: هانومان
suomi: Hanuman
français: Hanoumân
ગુજરાતી: હનુમાન
עברית: הנומאן
हिन्दी: हनुमान
hrvatski: Hanuman
Bahasa Indonesia: Hanoman
italiano: Hanumat
日本語: ハヌマーン
Basa Jawa: Anoman
ქართული: ჰანუმანი
ಕನ್ನಡ: ಹನುಮಂತ
한국어: 하누만
lietuvių: Hanumanas
मैथिली: हनुमान
Basa Banyumasan: Anoman
മലയാളം: ഹനുമാൻ
मराठी: हनुमान
Bahasa Melayu: Dewa Hanuman
नेपाली: हनुमान
नेपाल भाषा: हनुमान
Nederlands: Hanoeman
norsk nynorsk: Hanuman
norsk bokmål: Hanuman
occitan: Hanoman
ଓଡ଼ିଆ: ହନୁମାନ
ਪੰਜਾਬੀ: ਹਨੂੰਮਾਨ
polski: Hanuman
پنجابی: ہنومان
português: Hanuman
română: Hanuman
русский: Хануман
संस्कृतम्: हनुमान्
Scots: Hanuman
Simple English: Hanuman
slovenčina: Hanumán
slovenščina: Hanuman
svenska: Hanuman
தமிழ்: அனுமன்
తెలుగు: హనుమంతుడు
Tagalog: Hanuman
Türkçe: Hanuman
українська: Хануман
اردو: ہنومان
Tiếng Việt: Hanuman
მარგალური: ჰანუმანი
中文: 哈奴曼