Gustavo Alfaro

Gustavo Alfaro
Datos personales
Nombre completoGustavo Julio Alfaro
Apodo(s)Lechuga
NacimientoRafaela, provincia de Santa Fe14 de agosto de 1962 (56 años)
PaísArgentina
Carrera como entrenador
DeporteFútbol
EquipoClub Atlético Boca Juniors
Debut como entrenador1992
(Atlético de Rafaela)
Carrera como jugador
PosiciónMediocampista
Debut como jugador1989
(Atlético de Rafaela)
Retirada deportiva1992
(Atlético de Rafaela)

Gustavo Julio Alfaro (Rafaela, provincia de Santa Fe, Argentina, 14 de agosto de 1962) es un ex futbolista, entrenador y comentarista de fútbol, actualmente dirige al Club Atlético Huracán.

Trayectoria

Futbolista

Desarrolló su corta carrera futbolística en su ciudad natal, siendo jugador de Atlético de Rafaela donde se desempeñó como mediocampista entre los años 1988 y 1992. Allí llegó a disputar una promoción de ascenso a la Primera División de Argentina en 1989. Jugo un Torneo Regional con el Club Atlético Villa Alvear, equipo de Resistencia, Chaco.

Entrenador

Luego de su retiro como jugador en Atlético de Rafaela, pasó a dirigirlo en 1992. También dirigió a Belgrano, Olimpo, Quilmes, y hasta la mitad del año 2008 a Arsenal, de Sarandí. A partir del 10 de octubre de 2008, se hizo cargo, hasta junio de 2009, de la conducción técnica de Rosario Central. Volvió luego, en 2010, a Arsenal, tras un paso por los Emiratos Árabes Unidos.

Entre sus logros se destacan el ascenso en 2002 a la Primera División de Argentina de Olimpo, con el que salió campeón de la Primera B Nacional en el 2001. También logró el ascenso en el 2003 con Quilmes, equipo con el que en la temporada siguiente realizó la mejor campaña de un equipo recién ascendido en la historia de los torneos cortos, fue tal la campaña que lo clasificó a la Copa Sudamericana y a la Copa Libertadores.

A mediados de 2005 llegó su oportunidad de comandar a uno de los cinco grandes del fútbol argentino, el Club Atlético San Lorenzo de Almagro, logrando ganar los últimos dos partidos del Torneo Clausura. Como preparación para el Apertura de ese año, y tras amenazar con renunciar -a los pocos días de asumir- de no llegar al menos dos incorporaciones de peso, los dirigentes le traerían ocho jugadores, y entre ellos los refuerzos más resonantes de aquel mercado de pases: José Saturnino Cardozo y Paolo Montero. También se destacó el esfuerzo económico realizado para asegurar la continuidad de Ezequiel Lavezzi, adquiriendo su pase. Así las cosas, se crearon grandes expectativas, pero luego de un comienzo muy prometedor la campaña terminaría siendo mediocre, alcanzando apenas 28 puntos y sufriendo goleadas históricas ante River (1-5), Banfield (0-5) y Colón (1-4). Esta última caída sería especialmente significativa, ya que fue la primera victoria de Colón en el Estadio Pedro Bidegain y su primer triunfo ante San Lorenzo fuera de casa en 27 años. Durante ese certamen, además, el elenco de Alfaro rompió el récord del club en derrotas como visitante y de goles en contra en torneos cortos, sufriendo 39 (por lejos el conjunto más goleado). Es de destacar que en el campeonato siguiente, en el que Alfaro sólo dirigiría las primeras tres fechas (recibiendo en ellas casi un tercio del total final de goles), San Lorenzo acabaría con la valla menos vencida (14 goles, al igual que el campeón Boca Juniors). A pesar de los cada vez más efusivos pedidos de los simpatizantes azulgranas para que se lo despida, sería sostenido únicamente por el apoyo del presidente de entonces, Rafael Savino, para continuar hasta el año siguiente. De todas formas no duraría mucho más, ya que, producto de un arranque muy pobre en el Torneo Clausura 2006, Savino se vería prácticamente obligado a despedirlo por los hinchas y el resto de la comisión directiva. Y si bien durante el torneo anterior el entrenador había manifestado que su renuncia estaba a disposición, en una actitud muy poco usual en el fútbol argentino, se negó a cualquier arreglo intermedio y exigió al club el cobro íntegro de su contrato.

Poco tiempo después de ser echado del club porteño, llegó a acordar de palabra su llegada a Rosario Central, pero a último momento desistió de hacerse cargo de la dirección técnica, aduciendo "compromisos ineludibles" de índole personal.

En el 2006 fue contratado por Arsenal de Sarandí con quien realizó la mejor campaña en la historia del club en primera, clasificándolo a la Copa Sudamericana y por primera vez en la historia de Arsenal de Sarandí a la Copa Libertadores. En esa participación de la Copa Sudamericana 2007 salió campeón. Fue la primera copa internacional del club de Sarandí. Al final de la temporada no renovó contrato con el club, y se alejó por unos años de él.

El jueves 9 de octubre, tras el despido de "Vitamina" Sánchez de Rosario Central; y luego de no ir a dirigir la selección nacional de Colombia, Gustavo llegó a un acuerdo con el presidente del club de Arroyito, Horacio Usandizaga, y tomó el puesto de director técnico de Central. Si bien fue presentado como "el técnico que será campeón con Central",[1]​ luego de 14 partidos, con 10 derrotas, 2 empates y 2 triunfos, presentó la renuncia el 28 de febrero de 2009, en lo que resultó ser un fracaso rotundo.

El miércoles 16 de junio de 2010 regresa como director técnico a Arsenal de Sarandí iniciando así una nueva etapa en el club celeste y rojo. En el primer campeonato de su segunda etapa logra dejar a Arsenal de Sarandí 3.º en el Torneo Apertura 2010 (Argentina), y el 24 de junio de 2012 logra salir campeón del Torneo Clausura la Primera División, con este mismo club, ganándole por 1 a 0 a Belgrano de Córdoba. Pero los logros de Alfaro en el club de Sarandí no iban a terminar ahí, poco tiempo después, y producto de haber ganado el Torneo Clausura 2012, los dirigidos por Alfaro disputaron ese mismo año la final de la Supercopa Argentina contra el ganador de la edición de ese año de la Copa Argentina, el Club Atlético Boca Juniors, en dicho partido el conjunto de Sarandí se coronó campeón tras vencer al conjunto de la ribera en la tanda de penales por un marcador de 5 a 4. Al año siguiente, Arsenal se iba a encontrar una vez más jugando una final, esta vez de la Copa Argentina 2013 contra el Club Atlético San Lorenzo de Almagro, donde el equipo rojiceleste ganaría por un abultado marcador de 3 a 0, consiguiendo así el quinto título de su historia, todos al mando de Alfaro.

A mitad del semestre siguiente, en abril de 2014, y tras pésimos resultados en el certamen local (que dejaban a Arsenal en el último puesto) Alfaro anunció que abandonaría la institución de Sarandí al finalizar su contrato, en el mes de junio. Sin embargo, días más tarde -con su equipo clasificado a Octavos de final en la Copa Libertadores pero habiendo cosechado sólo 10 unidades en 13 fechas del Torneo Final- la dirigencia de Arsenal decidió echarlo y, en menos de 12 horas, acordó la llegada de su sucesor, Martín Palermo.[2]

En septiembre de 2014 se acuerda su llegada al Club Atlético Tigre, que dirige hasta 2016.

En 2016 es contratado como entrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata.

En el año 2017 llega nuevamente a uno de los 6 grandes del fútbol argentino, siendo contratado como entrenador del Club Atlético Huracán, donde en su primer año clasifica al equipo en el 4to. puesto de la Superliga Argentina de Fútbol, asegurándose así su participación en la zona de grupos de la Copa Libertadores de América 2019.

Ha sonado en varias oportunidades para ser técnico de Atlético Nacional de Medellín pero nunca se ha logrado llegar a buen puerto las negociaciones. En el 2018 y debido a la salida de José Néstor Pékerman, Alfaro se encuentra como candidato a dirigir la selección nacional masculina de fútbol de Colombia.

Other Languages