Guillermo Suárez Mason

Guillermo Suárez Mason
General de División.PNG General de División
Apodo El carnicero de El Olimpo

Acusaciones Crímenes de lesa humanidad
Nombre real Carlos Guillermo Suárez Mason
Nacimiento 24 de enero de 1924[1]
Buenos Aires,
Argentina Bandera de Argentina
Fallecimiento 21 de junio de 2005 (81 años)
Buenos Aires Bandera de Argentina
Firma Firma de Guillermo Suárez Mason

Ejercito Argentino Escudo.png

Ejército Argentino
[ editar datos en Wikidata]

Carlos Guillermo Suárez Mason ( Buenos Aires, 24 de enero de 192421 de junio de 2005) fue un militar argentino, destituido por resultar culpable de crímenes de lesa humanidad, uno de los principales represores durante la dictadura entre 1976 y 1983.[2]

Fue jefe del I Cuerpo de Ejército entre 1976 y 1980; se lo conoció como el carnicero del Olimpo, en referencia a uno de los más grandes centros clandestinos de detención, del cual fue su principal responsable.

Carrera

Suárez Mason egresó como Subteniente del Colegio Militar de la Nación con la camada de 1944, la misma que Jorge Rafael Videla y Roberto Viola. Formó parte del infructuoso golpe dirigido por Benjamín Menéndez en 1951 contra Juan Domingo Perón, y se exilió en el Uruguay durante los años siguientes, hasta que la llamada Revolución Libertadora derrocó a éste en 1955.

Fue agregado militar de la embajada argentina en Ecuador durante el gobierno de Juan Carlos Onganía. En 1972 fue ascendido a general, y encargado de tareas de inteligencia militar; desempeñó un papel destacado en el Operativo Independencia comenzado durante el gobierno de María Estela Martínez de Perón contra la disidencia política de izquierda; en declaraciones de 1996 a la revista Noticias afirmaría que "en la guerra no existen los excesos; la guerra es un juego en el que el más duro gana, y teníamos que ganar". Comandó el I Cuerpo del Ejército Argentino durante la dictadura; bajo su jurisdicción operaron los centros de tortura de Automotores Orletti, el Pozo de Banfield, La Cacha y El Olimpo, y era el mando directo de Ramón Camps, el jefe de la Policía Bonaerense. Bajo el control de Suárez Mason operaba también el Batallón 601 de Inteligencia del Ejército, destinado a operaciones de secuestro extorsivo; el Batallón contaba con un Grupo de Tareas Extraterritoriales, que colaboró en el golpe de estado de 1981 en Bolivia, y proporcióno entrenamiento a los contras nicaragüenses en una base de la CIA en Florida.

En 1980 fue trasladado al Estado Mayor del Ejército, desde donde promovió la guerra contra Chile por la disputa del canal del Beagle. Tras la derrota en la guerra de Malvinas, Suárez Mason fue nombrado presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales; las finanzas de la pujante compañía estatal sufrieron un duro revés bajo su mando, incrementando vertiginosamente su pasivo. Investigaciones posteriores lo acusarían de adulterar el combustible entregado a través de la empresa Sol Petróleo S.A. para financiar operativos de inteligencia y apoyar a los contras en Centroamérica, en el marco de la Operación Cóndor. Operó también para la logia masónica Propaganda Due, de Licio Gelli; su nombre se encontró en los documentos de éste.

A la caída del régimen militar huyó de la Argentina, y se estableció en San Francisco (California) en 1984. El pedido de extradición del gobierno argentino no fue satisfecho hasta 1988, y fue condenado a indemnizaciones millonarias, pero antes del fin del juicio penal en su contra el indulto concedido por el entonces presidente Carlos Menem le garantizó la libertad.

En 1998, la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina, dictó que, a pesar del indultos que fuese firmado por el entonces presidente Carlos Menem, se debía investigar el accionar de Guillermo Suárez Mason durante la dictadura militar, con el fin de esclarecer la "información acerca del destino final sufrido por las personas «detenidas desaparecidas»".[3]

Acusado de robar hijos de los desaparecidos nacidos en cautiverio, fue nuevamente extraditado desde California a mediados de los años 1990, por cargos de delitos contra la humanidad, solicitado por el entonces fiscal Luis Moreno Ocampo. Volvió a ser arrestado, y en atención a su edad se le concedió el arresto domiciliario. Violó los términos de éste celebrando su octogésimo cumpleaños en el estadio de Argentinos Juniors, en cuyas divisiones inferiores había jugado como arquero, por lo que fue encarcelado en el penal de Villa Devoto. Murió el 21 de junio de 2005 a los 81 años.

Other Languages