Guillermo I de Normandía

Guillermo I de Normandía
William longsword statue in falaise.JPG
Información personal
Nacimiento905 Ver y modificar los datos en Wikidata
Bayeux, Francia Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento17 de diciembre de 942jul. Ver y modificar los datos en Wikidata
Picquigny, Francia Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepulturaCatedral de Ruan Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Familia nobiliariaCasa de Normandía Ver y modificar los datos en Wikidata
PadresHrolf Ganger Ver y modificar los datos en Wikidata
Poppa de Bayeux Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge
Hijos
Información profesional
OcupaciónMilitar Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados

Guillermo I de Normandía (av.910-942), llamado Guillermo Larga-Espada,[1]​ era hijo natural de Hrolf Ganger y de Poppa de Bayeux. Se le consideraba el segundo duque de Normandía aunque dicho título no existiría como tal hasta el siglo XI. Él era, ante todo, el Jarl de los normandos del Sena.

El sucesor de Hrolf

Un poema escrito poco después de que muriera Guillermo I pone de manifiesto que éste nació en ultramar,[2]​de una madre cristiana y de un padre que era, todavía, pagano. Este último Hrolf no era en aquel momento el jarl de la futura Normandía. Era todavía un jefe vikingo que recorría los mares a la búsqueda de algunas tierras susceptibles de ser saqueadas.

Una vez instalado por Carlos el Simple en Normandía (911), Guillermo pasó a ser el de este territorio. Dudon de Saint-Quentin explica que, hacia el 927 Hrolf no estaba capacitado para gobernar.[3]​ Una asamblea de normandos y bretones eligió a Guillermo como jefe. Apenas elegido, se encomendó a Carlos el Simple.

Es harto difícil bosquejar un retrato del nuevo jarl de los normandos del Sena. El poema de Dudon de Saint-Quentin tiende a ser, más bien, una hagiografía. Sin embargo no cabe la menor duda de que Guillermo fue, al contrario que su padre, un verdadero cristiano. En 935 se casó, cristianamente, con Luitgarda, hija de Herbert II conde de Vermandois. El jarl hizo diferentes donaciones a los canónigos del monte Saint-Michel e hizo restaurar la abadía de Jumièges, a la que pensaba retirarse.

El principado de Guillermo corresponde a una consolidación de la joven Normandía. Dudon presenta al jarl como un restaurador de la paz y del orden. Lucien Musset, le describe, más recientemente, como: «el principal artesano de la resurrección normanda. A él se le debe atribuir el éxito definitivo del injerto escandinavo en el tronco romano-franco que permitió al Estado fundado en 911 atravesar victoriosamente la crisis general que vivió en los años 940 el mundo escandinavo de Occidente».[4]

Other Languages