Guillermo II de Baviera

Guillermo II de Baviera y VI de Holanda
Guillaume IV de Hainaut.png
Guillermo II de Baviera en un grabado del siglo XVI
Hainaut-Bavaria Arms.svg
Duque de Baviera

Conde de Holanda

Conde de Henao
14041417
PredecesorAlberto I de Baviera
SucesorJuan III de Baviera

Conde de Holanda
14041417
PredecesorAlberto I de Baviera
SucesorJacqueline de Baviera
Información personal
Reinado14041417
Nacimiento5 de abril de 1365
La Haya
Fallecimiento31 de mayo de 1417
Bouchain
EntierroValenciennes Iglesia de los Menores
Familia
Casa realCasa de Wittelsbach
PadreAlberto I de Baviera
MadreMargarita de Brieg
ConsorteMargarita de Borgoña Dampierre
[editar datos en Wikidata]

Guillermo II de Wittelsbach (La Haya, 5 de abril de 1365 - Bouchain, 31 de mayo de 1417) fue duque de Baviera-Straubing y conde de Henao, de Holanda y de Zelanda como Guillermo VI.

Era hijo de Alberto I de Wittelsbach, duque de Baviera-Straubing y conde de Henao, Holanda y Zelanda, de quien heredó sus estados a la muerte de éste en 1404.

Se distinguió en su juventud por su afición a los torneos y tomó parte, a favor de Carlos V, rey de Francia, en los combates contra los ingleses.

Participó en las cruzadas bálticas con los caballeros teutones. De regreso a Holanda, marchó a Inglaterra donde brilló en los torneos y fue recibido en la Orden de la Jarretera. En vida de su padre ostentaba el título de conde de Oostervant y participaba de todas las tareas de gobierno: dirigía el ejército, otorgaba gracias y privilegios, acordaba los tratados, etc. Su padre se había hecho impopular, a causa de su vida privada, y su amante Adelaida de Poelgeest fue asesinada. La sospecha de que Guillermo había tomado parte en esa conspiración le obligó a refugiarse en la corte francesa. Por tanto, en el momento de la muerte de su padre se encontraba en Francia con su suegro el duque de Borgoña y regresó a Dordrecht en enero de 1405, donde fue reconocido como conde de Holanda, de Zelanda y señor de Frisia.[1]

La revuelta de los Arkel

A su llegada al gobierno tuvo que enfrentarse a la sublevación del señor de Arkel, que violando las condiciones de paz pactadas anteriormente, se había apoderado de Woudrichem durante la primavera de 1405. La mala fe de Arkel obligó a Guillermo a tomar las armas y apoderarse de los castillos de Gasperne, Everstein y Hagestein. Esto forzó a Guillermo, hijo de Juan de Arkel, a concluir una tregua que no fue luego respetada.[3]

En 1406 consiguió restablecer la paz entre las facciones de los Kabelljauws y los Hoeks, tanto en Dordrecht como en el resto de las ciudades.[4]

Other Languages