Guillermo Cifré

Guillermo Cifré
Información personal
Nombre de nacimiento Guillermo (o Guillem) Cifré Figuerola
Nacimiento 22 de noviembre de 1922
Bandera de España Barcelona, España
Fallecimiento 4 de noviembre de 1962 (39 años)
Bandera de España Barcelona, España
Nacionalidad Española
Familia
Hijos Guillem
Información profesional
Ocupación Historietista, humorístico, ilustrador, dibujate
Obras notables
[ editar datos en Wikidata]

Guillermo (o Guillem) Cifré Figuerola, conocido por su primer apellido, Cifré ( Barcelona, 22 de noviembre de 1922- 4 de noviembre de 1962),[4]

Debido a ello, se le considera uno de los "cinco grandes" de la editorial en los años 50, junto a Conti, Escobar, Giner (éste, dibujante realista) y Peñarroya.[5] Es el padre del también historietista Guillem Cifré.

Biografía y obra

Infancia y juventud

Ya en el colegio, creaba una revista de 4 páginas que vendía a sus propios compañeros.[6]

Inicios en Bruguera

Su carrera profesional comenzó, junto a otros futuros dibujantes de Bruguera, en los estudios de Dibujos Animados Chamartín, donde participó en la producción de series como Civilón (1942-1944) y Garabatos (1943-1945).[2] En 1947 empezó a trabajar para la editorial Bruguera, creando las series El repórter Tribulete, que en todas partes se mete (1947), Las tremebundas fazañas de Don Furcio Buscabollos (1947), Cucufato Pi (1949) y Amapolo Nevera (1952) para las revistas " Pulgarcito" y " El DDT".

En esta época, trabajaba con sus amigos Escobar y Peñarroya en un estudio alquilado. Gustaban de la recogida de rovellones en los meses de otoño y de gastarse bromas mutuamente, incluso en sus obras. Cifré era también un gran aficionado al fútbol y a la pintura (óleo, acuarelas o carboncillo).[6] Tuvo entonces (1952) a su hijo Guillem.

La aventura independiente: Tío Vivo

En 1957, junto con éstos y otros compañeros de la editorial, Carlos Conti y Eugenio Giner, crea una empresa independiente que comienza a publicar una nueva revista, Tío Vivo, manteniendo los esquemas típicos de las revistas Bruguera. Para esta revista, Cifré dibuja nuevos personajes, como Golondrino Pérez, Rosalía y El sabio Megatón, todos ellos de 1957.

Vuelta a Bruguera

Tras el fracaso económico de Tío Vivo, vuelve a Bruguera, para la que continúa creando personajes, entre los que destaca Pepe Despiste (1959), Cepillo Chivátez (1960) y Don Tele (1960). Colabora además en otras publicaciones ajenas a la editorial, como el diario deportivo Dicen, para el que crea la tira cómica de Don Césped. A principios de los años sesenta realizó también algunos chistes para revistas de historietas alemanas y británicas a través de agencias.[6]

Other Languages