Guevarismo

El guevarismo es un conjunto de conceptos y criterios políticos, de origen marxista, desarrollados a partir de las acciones y las ideas del revolucionario cubano, de origen argentino, Che Guevara que se caracterizan por un enfoque radicalizado del cambio social y la preferencia por la lucha armada. El guevarismo ha sido emparentado aunque sin identificarse con corrientes políticas muy diversas, principalmente con el comunismo,[1] el leninismo y el maoísmo.

Componentes

El Che Guevara desarrolló una serie de ideas y conceptos que se ha conocido como «guevarismo». Su pensamiento tomaba el antiimperialismo, el marxismo como elemento de base, pero con reflexiones sobre la forma de realizar una revolución y crear una sociedad socialista que le dieron identidad propia.

El Che Guevara otorgaba un papel fundamental a la lucha armada. A partir de su propia experiencia desarrolló toda una teoría sobre la guerrilla que ha sido definida como foquismo. Para él, cuando en un país existían «condiciones objetivas» para una revolución, un pequeño «foco» guerrillero podía crear las «condiciones subjetivas» y desencadenar un alzamiento general de la población.

Sostenía que existía un vínculo estrecho entre la guerrilla, los campesinos y la reforma agraria. Esta posición diferenció su pensamiento del socialismo europeo o soviético, más relacionado con la importancia de clase obrera industrial, y lo acercó a las ideas maoístas. Su libro Guerra de guerrillas es un manual donde se exponen las tácticas y estrategias usadas en la guerrilla cubana.

El eje fundamental en el que guiaba su acción político-teórico-militar, era el principio del humanismo marxista, es decir el Che sugiere que es indispensable distinguir entre el humanismo de Marx y el humanismo burgués, cristiano tradicional, filantrópico, etc. Contra todo humanismo abstracto que pretende estar «por encima de las clases» (y que es, en último análisis, burgués), el del Che, como el de Marx, está explícitamente comprometido en una perspectiva de clase proletaria. Oponiéndose, pues, radicalmente al «mal humanismo» declara que: la liberación del hombre y la realización de sus potencialidades no pueden realizarse más que por la revolución de los obreros, campesinos y demás clases explotadas que elimina la explotación del hombre por el hombre e instaura la dominación racional y colectiva de los hombres (proletarios) sobre su proceso de vida social. El humanismo marxista del Che es, pues, ante todo, un humanismo revolucionario que se expresa en su concepción del papel de los hombres en la revolución, en su ética comunista, y en su visión del hombre nuevo, el humanismo es la idea central del Che a la luz de la cual hay que comprender todo su pensamiento político.

Otorgaba un rol fundamental a la ética individual, tanto del guerrillero durante la revolución, como del ciudadano en la sociedad socialista. Este aspecto lo desarrolló bajo el concepto del «hombre nuevo socialista», al que veía como un individuo fuertemente movido por una ética personal que lo impulsa a la solidaridad y el bien común sin necesidad de incentivos materiales para ello. En este sentido, el Che Guevara otorgaba un valor central al «trabajo voluntario» al que veía como la actividad fundamental para formar al «hombre nuevo».

Por otro lado pregonaba por una unión en bloque de los países latinoamericanos. Esta idea esta fuertemente arraigada en las organizaciones guevaristas de hoy en día, como por ejemplo en las juventudes guevaristas de la Argentina. Además sus ideas de unión convergen con una iconoficación a nivel internacional del latinoamericano como el Che. En todas partes del mundo se observan camisas, jockeys, posters, billeteras, etc. con su cara, conviertiendo al político marxista de ayer en producto más del consumo cotidiano en un mundo globalizado.

Other Languages
العربية: غيفارية
български: Геваризъм
English: Guevarism
italiano: Guevarismo
한국어: 게바라주의
Nederlands: Guevarisme
português: Guevarismo
русский: Геваризм
Türkçe: Guevarizm