Guerras párticas

Guerras párticas
ParthianHorseman.jpg
Guerrero parto
Fecha 53 a. C.- 217 (intermitente)
Lugar Mesopotamia, Reino de Armenia, Siria
Casus belli Influencia sobre el Reino de Armenia
Resultado
  • Roma mantiene el control de sus provincias
  • Armenia queda bajo la órbita romana
  • Debilidad parta que sucumbe a los sasánidas.
Beligerantes
República romana
(hasta el 27 a. C.)
Imperio romano
(desde el 27 a. C.)
Reino de Armenia
Imperio parto
Reino de Armenia
[ editar datos en Wikidata]

Las guerras párticas son una serie de campañas que llevaron a cabo los imperios de Partia y de Roma entre sí por el control de Oriente Próximo. Entre estas guerras hubo extensos periodos de paz y treguas. Aunque las guerras fueron varias, seguían usualmente el mismo plan táctico: una gran ofensiva persa llegaba a ocupar las provincias romanas de Siria y Armenia; luego venía el contraataque romano con fuerzas de refuerzo que recuperaban las provincias y ocupaban la Mesopotamia. Por último, habitualmente seguía una ofensiva persa que obligaba a los romanos a evacuar los territorios conquistados, lo que dejaba la situación igual que al momento de iniciarse la guerra.

Las principales campañas sucedieron con Marco Antonio, Nerón, Trajano, Marco Aurelio y Septimio Severo. Se desarrollaron entre los años 53 a. C. y 218, terminando con la caída de la dinastía arsácida ante los sasánidas.

Desde Carras los romanos y partos se enfrentaron por la posesión de Armenia, Siria y Mesopotamia.[2]

El objetivo primordial que movilizó al Imperio romano fue la necesidad de mantener libre la denominada ruta de la India, de donde obtenía gran provisión de especias, perfumes, objetos de valor y animales exóticos.

La campaña de Craso (53 a. C.)

En 53 a. C., Craso emprendió la invasión de Mesopotamia, con resultado catastrófico; en la batalla de Carras, Craso y su hijo Publio fueron derrotados y muertos por un ejército parto mandado por el general Surena. El grueso de sus fuerzas fue muerto o capturado; de los cuarenta y dos mil hombres, la mitad murió, una cuarta parte volvió a Siria, y el resto permaneció como prisioneros de guerra.[3] Roma fue humillada por esta derrota, y para empeorar la situación, los partos capturaron varias águilas legionarias. La batalla de Carras fue una de las mayores batallas entre romanos y partos.

Other Languages