Guerra polaco-soviética en 1919

La guerra polaco-soviética fue un conflicto armado entre la Rusia Soviética y la Segunda República Polaca. Iniciada en febrero de 1919 y culminada en marzo de 1921.

Caos en Europa Oriental

Afiche de propaganda soviética. El texto traducido dice: "Así es como acaban las ideas de los terratenientes.".
Afiche de propaganda polaca mostrando la caballería polaca y un soldado bolchevique con una gorra con la estrella roja. El texto dice: "Combatid a los bolcheviques".

En 1918, el Ejército alemán en el este, bajo el mando de Max Hoffmann, comenzó a retirarse hacia el oeste. Las zonas abandonadas por las Potencias Centrales se convirtieron en lugar de conflicto entre los gobiernos locales creados por Alemania, otros gobiernos locales que surgieron tras la retirada alemana, y los bolcheviques, que esperaban incorporar esas zonas a la Rusia Soviética.[3]

El 18 de noviembre de 1918, el Comando Supremo Soviético envió órdenes al Ejército del Oeste del Ejército Rojo para comenzar a avanzar hacia el oeste siguiendo la retirada de las tropas alemanas del Oberkommando Ostfront ( Ober-Ost). La premisa básica de la operación era asegurar todo el territorio posible con los pocos recursos disponibles en ese frente; sin embargo como la operación fue denominada ' Objetivo Vistula' esto causó mucha preocupación entre los polacos[6] ). Una serie de escaramuzas a nivel local estallaron entre estas y grupos pro-bolcheviques operantes en la zona. El recién organizado Ejército Polaco comenzó a enviar las primeras de sus unidades al este para asistir a las fuerzas de autodefensa, mientras los rusos enviaban sus propias unidades al oeste.

En la primavera de 1919, el reclutamiento soviético llevó al Ejército Rojo a 2.300.000 hombres.[10]

Al mismo tiempo las fuerzas polacas habían avanzado hacia el este. Para el 14 de febrero, los polacos habían asegurado posiciones a lo largo de la línea de Kobryn, Pruzhany, ríos Zalewianka y Niemen. Alrededor del 14 de febrero, en Mosty, las primeras unidades organizadas polacas establecieron contacto con las unidades avanzadas del Ejército Rojo; las unidades bolcheviques se retiraron sin disparar un sólo tiro.[11] Una línea fronteriza comenzó a formarse lentamente desde Lituania a través de Bielorrusia hasta Ucrania.

Comienza una avalancha: Primeros conflictos polaco-soviéticos

El primer enfrentamiento armado serio de la guerra tuvo lugar entre el 14 y el 16 de febrero,[11] A finales de febrero el avance soviético se había detenido. Ambos bandos estaban también combatiendo contra los ucranianos, y las revueltas estaban creciendo en los territorios de los países bálticos ( Guerra de Liberación estonia, Guerra de Liberación letona, Guerras de liberación de Lituania).

Europa central y oriental en diciembre de 1919.

A principios de marzo de 1919, unidades polacas comenzaron una ofensiva, cruzando el río Niemen, tomando Pinsk y alcanzando las afueras de Lida. Los avances de ambos contendientes comenzaron al mismo tiempo en abril (fuerzas polacas iniciaron una gran ofensiva el 16 de abril[11] ), desmbocando en un aumento del número de tropas en la zona. Ese mes los bolcheviques capturaron Grodno, pero fueron inmediatamente rechazados por una contraofensive polaca. El recientemente formado Ejército Polaco había demostrado ser un contrincante más complicado de lo que los rusos habían asumido. Incapaces de alcanzar sus objetivos y encarando poderosas ofensivas de las fuerzas Blancas, el Ejército Rojo se retiró de sus posiciones y fue reorganizado. Pronto la Guerra Polaco-soviética comenzaría realmente.

Fuerzas polacas tomaron Lida el 17 de abril,[11]

Hasta comienzos de 1920, la ofensiva polaca fue bastante exitosa.[11] Se daban combates esporádicos entre fuerzas polacas y el Ejército Rojo, pero este último estaba más ocupado con la guerra civil rusa contra las fuerzas contrarrevolucionarias blancas rusas y fueron lenta pero continuadamente retirándose de la línea fronteriza occidental, desde Letonia en el norte hasta Ucrania en el sur.

Al mismo tiempo, la guerra civil rusa se endurecía. A principios del verano de 1919, el movimiento blanco tomó la iniciativa, y sus fuerzas bajo el mando de Antón Denikin avanzaban hacia Moscú. Piłsudski vio a los bolcheviques menos peligrosos para Polonia que a sus contrincantes,[14]

Frente diplomático, Parte 1: Las Alianzas

En 1919, varias tentativas de negociaciones de paz fueron hechas por varias facciones polaco-rusas, pero todas inútiles.[15]

El principal éxito diplomático polaco fue el acuerdo con el exiliado líder nacionalista ucraniano Symon Petlura, un tratado de Varsovia fue firmado el 21 de abril de 1920. Petlura, quien formalmente representaba al gobierno de la República Popular Ucraniana, que para entonces ya había sido derrotada de facto por los bolcheviques, junto con algunas fuerzas ucranianas huyó a Polonia, donde encontró asilo. Su control se extendía tan solo a una franja de territorio cerca de la frontera polaca.[20]

Para Piłsudski, esta alianza fue un importante paso en su campaña para la legitimación de la federación Międzymorze como un esfuerzo conjunto internacional, asegurando parte de la frontera este polaca y allanando el camino para un estado títere ucraniano dominado por Polonia entre Rusia y Polonia.[26] La alianza con Petliura resultó en quince mil tropas aliadas ucranianas al comienzo de la campaña, que a través del reclutamiento y la deserción del lado soviético aumentaron a treinta y cinco mil soldados ucranianos aliados.

  • referencias

Referencias

  1. a b c d THE REBIRTH OF POLAND. University of Kansas, notas de una conferencia de Anna M. Cienciala, 2004.
  2. Thomas Grant Fraser, Seamus Dunn, Otto von Habsburg, Europe and Ethnicity: the First World War and contemporary ethnic conflict, Routledge, 1996, ISBN 0-415-11995-2, Google Print, p.2
  3. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas AHP
  4. Davies, Norman, White Eagle, Red Star: the Polish-Soviet War, 1919–20, Pimlico, 2003, ISBN 0-7126-0694-7. (Primera edición: New York, St. Martin's Press, inc., 1972.) Páginas 26-27
  5. a b Davies, Norman, White Eagle, Red Star: the Polish-Soviet War, 1919–20, Pimlico, 2003, ISBN 0-7126-0694-7. (Primera Edición: New York, St. Martin's Press, inc., 1972.) Página 22
  6. Łukowski, Grzegorz y Rafał E. Stolarski, Walka o Wilno. Z dziejów Samoobrony Litwy i Białorusi, 1918-1919 (La lucha por Wilno. Desde la historia de la Autodefensa Lituana y Bielorrusa, 1918-1919), Adiutor, 1994, ISBN 83-900085-0-5
  7. (en inglés) «The Red Army and Mass Mobilization during the Russian Civil War 1918-1920». Past and Present (129): 168-211. 
  8. Davies, Norman, White Eagle, Red Star: the Polish-Soviet War, 1919–20, Pimlico, 2003, ISBN 0-7126-0694-7. (First edition: New York, St. Martin's Press, inc., 1972.) Page 39
  9. Davies, Norman, White Eagle, Red Star: the Polish-Soviet War, 1919–20, Pimlico, 2003, ISBN 0-7126-0694-7. (Primera edición: New York, St. Martin's Press, inc., 1972.) Página 41
  10. (en polaco) Andrzej Bartnik (1998). Marek Tarczyński, ed. Bitwa niemeńska 29 VIII - 18 X 1920: dokumenty operacyjne. Varsovia: RYTM. ISBN 83867893056.  |coautores= requiere |autor= ( ayuda)
  11. a b c d e f g h i j Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas PWN:wojna
  12. Norman Davies, God's Playground. Vol. 2: 1795 to the Present. Columbia University Press, 2005 [1982]. ISBN 0-231-12819-3. Google Print, p.292
  13. Peter Kenez, A History of the Soviet Union from the Beginning to the End, Cambridge University Press, 1999, ISBN 0-521-31198-5, Google Print, p. 37
  14. a b (en ruso)(en ucraniano) Oleksa Pidlutskyi, Postati XX stolittia, (Figuras del Siglo XX), Kiev, 2004, ISBN 966-8290-01-1. Capítulo "Józef Piłsudski: The Chief who Created Himself a State" reimpreso en Zerkalo Nedeli (the Mirror Weekly), Kiev, 3–9 de febrero de en Ucraniano.
  15. Łotewski sojusznik. Last accessed on 25 October 2006.
  16. a b Watt, Richard (1979). Bitter Glory: Poland and its Fate 1918-1939. Nueva York: Simon and Schuster. ISBN 0-671-22625-8.  Página 119 Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre "Watt" está definido varias veces con contenidos diferentes
  17. a b c d Although the [UNR] was unable to contribute real strength to the Polish offensive, it could offer a certain camouflage for the naked aggression involved. Warsaw had no difficulty in convincing the powerless Petlura to sign a treaty of alliance. In it he abandoned his claim of all territories [...] demanded by Pilsudki. In exchange the Poles recognized the sovereignty of the UNR on all territories which it claimed, including those within the Polish frontiers of 1772 - in other words, much of the area Poland demanded from Soviet Russia. Petlura also pledged not to conclude any international agreements against Poland and guaranteed full cultural rights to the Polish residents in Ukraine. Supplementary military and economic agreements subordinated the Ukrainian army and economy to the control of Warsaw.
    Richard K Debo, Survival and Consolidation: The Foreign Policy of Soviet Russia, 1918-1921, pp. 210-211, McGill-Queen's Press, 1992, ISBN 0-7735-0828-7.
  18. a b Suny, Ronald Grigor. The Soviet Experiment: Russia, the USSR, and the Successor States. Oxford University Press. ISBN 0-19-508105-6.  Puede encontrarse en la red en Google Print, p.106
  19. "The newly found Polish state cared much more about the expansion of its borders to the east and south-east ("between the seas") that about helping the agonizing [Ukrainian] state of which Petlura was a de-facto dictator. ("A Belated Idealist." en ucraniano.)
    Piłsudski is quoted to have said: "After the Polish independence we will see about Poland's size". (ibid)
  20. a b Ukraine: a concise encyclopedia, pp. 766-767, edited by Volodymyr Kubiyovych, Ukrainian National Association, University of Toronto Press, 1963-1971, 2 v.
  21. a b "In September 1919 the armies of the Ukrainian Directory in Podolia found themselves in the "death triangle". They were squeezed between the Red Russians of Lenin and Trotsky in the north-east, White Russians of Denikin in south-east and the Poles in the West. Death were looking into their eyes. And not only to the people but to the nascent Ukrainian state. Therefore, the chief ataman Petlura had no choice but to accept the union offered by Piłsudski, or, as an alternative, to capitulate to the Bolsheviks, as Volodymyr Vinnychenko or Mykhailo Hrushevsky did at the time or in a year or two. The decision was very hurtful. The Polish Szlachta was a historic enemy of the Ukrainian people. A fresh wound was bleeding, the West Ukrainian People's Republic, as the Pilsudchiks were suppressing the East Galicians at that very moment. However, Petlura agreed to peace and the union, accepting the Ukrainian-Polish border, the future Soviet-Polish one. It's also noteworthy that Piłsudski also obtained less territories than offered to him by Lenin, and, in addition, the war with immense Russia. The Dnieper Ukrainians then were abandoning their brothers, the Galicia Ukrainians, to their fate. However, Petlura wanted to use his last chance to preserve the statehood - in the union with the Poles. Attempted, however, without luck."
    Oleksa Pidlutskyi, ibid
  22. Prof. Ruslan Pyrig, "Mykhailo Hrushevsky and the Bolsheviks: the price of political compromise", en ucraniano.
  23. Timothy Snyder, The Reconstruction of Nations: Poland, Ukraine, Lithuania, Belarus, 1569-1999, Yale University Press, ISBN 0-300-10586-XGoogle Books, p.139
  24. Червона Українська Галицька Армія (Ejército Rojo Galiciano Ucraniano), en Енциклопедія українознавства (Enciclopedia del conocimiento sobre Ucrania), 2 volúmenes, editado por Volodymyr Kubiyovych, Lviv, Distribuido por East View Publications, 1993, ISBN 5-7707-4048-5
  25. Ukrainian Soviet Socialist Republic, 1917-21", Osprey, 2004, ISBN 1-84176-668-2
  26. Ukraine: a concise encyclopedia, pp. 765-766, editado por Volodymyr Kubiyovych, Ukrainian National Association, University of Toronto Press, 1963-1971, 2 v.
Other Languages