Guerra de los Dos Pedros

Guerra de los Dos Pedros
Primera Guerra Civil Castellana
Guerra de los Cien Años
Fecha 1356 - 1369
Lugar Principalmente en la Corona de Aragón (reinos de Aragón y Valencia); también Murcia, el Ebro castellano y el mar Mediterráneo
Casus belli Apresamiento de dos buques genoveses atracados en Sanlúcar de Barrameda por parte de naves aragonesas.
Resultado Indeciso
Cambios territoriales Ninguno
Beligerantes
Siñal d'Aragón.svg Corona de Aragón
Banner of arms crown of Castille Habsbourg style.svg Enriquistas
Bandera de Francia Reino de Francia
Banner of arms crown of Castille Habsbourg style.svg Corona de Castilla
Flag of Genoa.svg Rep. de Génova
PortugueseFlag1248.svg Reino de Portugal
Standard of Grenade after Cresques Atlas s XIV.svg Reino de Granada
Comandantes
Pedro IV de Aragón
Enrique de Trastámara
Bertrand du Guesclin
Pedro I de Castilla
Fernando de Aragón y Castilla
[ editar datos en Wikidata]

La guerra castellano-aragonesa de 1356-1369, llamada guerra de los Dos Pedros fue una serie de enfrentamientos que mantuvieron Pedro I de Castilla y Pedro IV de Aragón entre 1356 y la muerte del primero en 1369. No constituyeron un conflicto continuo sino que, como era habitual en la Edad Media, estuvieron separados por varias treguas y negociaciones de paz que fracasaron.

El conflicto entre ambos monarcas se encuadra dentro de otros mayores contemporáneos como la Primera Guerra Civil Castellana ( 1351-1369) y la guerra de los Cien Años ( 1337- 1453).

Antecedentes y causas de la guerra

La cuestión de Murcia

Las disputas entre Aragón y Castilla sobre las fronteras y posesión del estratégico Reino de Murcia[1] se remontaban a comienzos de siglo y hundían sus raíces en el anterior. Protectorado castellano desde 1243, el emirato se rebeló en 1264 como respuesta a la política de Alfonso X el Sabio, mucho más estricta con los musulmanes que la de su predecesor Fernando III el Santo. Esto aconteció al mismo tiempo que ocurría una peligrosa revuelta masiva de mudéjares en el Valle del Guadalquivir apoyados por el Reino de Granada. Considerando prioritaria ésta, Alfonso X concentró a sus tropas en Andalucía y solicitó a su suegro, Jaime I el Conquistador, que se ocupase él de Murcia. El monarca aragonés accedió y envió un ejército que aplastó la revuelta en 1266. Tras esto Murcia fue anexionada definitivamente a Castilla y se intensificó su repoblación por campesinos cristianos, que llegaron tanto de la Corona de Castilla como de la Corona de Aragón. El Aragón del siglo siguiente vería a su vez Murcia con ojos apetitosos, receloso de que Castilla pudiese usarla como base para competir con sus ambiciones políticas y comerciales en el Mediterráneo, pero se veía impedido a arrebatársela a los castellanos por el Tratado de Cazola y posterior Tratado de Almizra.

Expansión de la Corona de Aragón en el tiempo. Nótese la adquisición de Alicante por Jaime II, originalmente parte de Murcia y por tanto de Castilla.

La muerte de Alfonso X en 1284 trajo un problema sucesorio, pues las leyes tradicionales de Castilla declaraban que el nuevo rey era su hijo mayor superviviente, Sancho IV el Bravo (al que además apoyaba la nobleza), pero las Siete Partidas que El Sabio escribiera designaban como sucesor al Barón Alfonso de la Cerda, hijo del primogénito de Alfonso X que le había precedido en la muerte en 1275, y que se encontraba viviendo en Aragón. Para rematar Sancho IV murió repentinamente en 1295, dejando a un niño de 9 años, Fernando IV, como sucesor. Jaime II de Aragón aprovechó entonces para intervenir en el conflicto en favor del de la Cerda y tras asegurarse de éste la cesión de Murcia, las tropas aragonesas la invadieron en 1296.

La resistencia fue desigual: máxima en algunas plazas, generalmente aquellas con importantes guarniciones (Lorca, Alhama de Murcia, Mula) y escasa o nula allí donde Jaime supo ganarse a los notables locales ( Elche, Guardamar del Segura, Orihuela, Murcia, Cartagena). La conquista del reino quedó completada con la caída de Lorca en 1300. Sin embargo Alfonso de la Cerda no consiguió apoyos en Castilla y acabó por renunciar a la Corona en el Tratado de Torrellas ( 1304), el cual también reconocía la cesión de lo que ahora es el sur de la provincia de Alicante a Aragón a cambio de la devolución del resto del territorio a Castilla. Aun así Jaime II se resistió a abandonar Cartagena hasta la firma de un segundo tratado en Elche en 1305, que confirmaba el anterior.[3]

Disputas domésticas y familiares

En Castilla, los reinados de Sancho IV, Fernando IV y la primera parte del de Alfonso XI ( 1312- 1350) se caracterizaron por la inestabilidad interna y el progresivo aumento del poder y las ambiciones de los nobles en detrimento de la Corona, labor que se vio favorecida en estos dos últimos casos por la corta edad en que los monarcas accedieron al trono (9 años el primero y 1 el segundo).[4] Esta tendencia se rompió al llegar Alfonso XI a la mayoría de edad, momento en el que se reveló como un rey con carácter que impuso su voluntad con mano dura y, como hicieran Fernando III y Alfonso X, utilizando la guerra contra los musulmanes como elemento unificador. Pero Alfonso XI murió de peste negra ante los muros de Gibraltar en 1350, a los 38 años, y dejó como heredero a Pedro I, que entonces apenas contaba con 16 años. Los nobles asumieron que los últimos años del reinado de Alfonso XI habían sido una anomalía y que volvían los tiempos de corona débil ceñida por un rey niño, una afirmación que pareció confirmarse al levantar Pedro inmediatamente el asedio a Gibraltar y hacer paces con el rey de Granada (al que de hecho le uniría una gran amistad durante todo su reinado).

Mas los nobles se equivocaban. Si bien Pedro I abandonó el ideal de Reconquista de su predecesor, también impulsó desde el primer momento leyes destinadas a recortar el poder de la nobleza en favor de la burguesía y la propia Corona, además de otras medidas impopulares como su protección de la minoría judía. Cuando los nobles se rebelaron en defensa de sus privilegios (en una serie de levantamientos inconexos que ahora se consideran la primera parte de la Guerra Civil Castellana), el rey respondió con una crudeza inusitada y hubo varias ejecuciones. Hasta entonces lo máximo a lo que los nobles rebeldes derrotados se exponían era una multa o la pérdida de parte de sus posesiones; el hecho de que Pedro I pasase a ejecutarlos le valió su sobrenombre de "El Cruel"[5]

Other Languages