Guerra de la pulga

En Vietnam los guerrilleros atacaban en cualquier lugar y se retiraban rápidamente. Lo importante era causar daño.

Se conoce como guerra de la pulga al conjunto de tácticas puestas en práctica para desarrollar una estrategia guerrillera de acoso constante y ataques mortíferos.

Se diferencia de otras tácticas, como los ataques terrorista realizados por el FLN en Argelia, por ser unidades enteras las atacadas por otras unidades aún más numerosas y bien organizadas. La forma de vencerlas es la contrainsurgencia.

La guerra de la pulga y el símil del tigre

En muchas ocasiones se ha puesto el símil entre el tigre y el elefante:

Será una pelea entre un elefante y un tigre. Si el tigre se queda quieto el elefante lo aplastará sin remedio; pero el tigre nunca se quedará quieto. Saltará sobre el lomo del elefante arrancándole grandes trozos de carne para esconderse después en la jungla. Así el elefante morirá desangrado.[1]

Para hacer ver las posibilidades que tiene una fuerza inferior en volumen, pero muy fiera y rápida ferocidad para vencer a otra superior. La guerra de la pulga viene al ser algo parecido aunque expresado con otras palabras. La diferencia estriba en que la primera puede formarse por una serie de personas, o incluso una sola, que atacan a toda una columna enemiga y se retiran (como sucedía durante la Invasión de Irak por los francotiradores iraquies); por el contrario la guerra de la pulga persigue realizar ataques esporádicos, pero en ellos el objetivo no es matar a una o dos personas, sino aplastar por completo la unidad o posición elegida. De esta forma no sólo consigue desmoralizar al enemigo, siempre tratando de encontrar a un adversario más pequeño y sobre todo más rápido, sino arrebatarle el material y las armas que pueda llevar.

Other Languages