Guerra de la frontera de Sudáfrica

Guerra de la frontera de Sudáfrica
Guerra Fría, colonialismo y Guerra Civil Angoleña
South Africa Border War Map.png
Alcance de las operaciones en la Guerra de la frontera de Sudáfrica
Fecha 26 de agosto de 1966- 21 de marzo de 1990
Lugar Namibia, Angola, Zambia
Resultado Retirada de las fuerzas sudafricanas y cubanas de Angola, Independencia de Namibia, agravamiento de la guerra civil en Angola, elecciones libres en Sudáfrica.
Beligerantes
Flag of South Africa (1928-1994).svg Sudáfrica
Flag of UNITA.svg UNITA
Mercenarios
Flag of South-West Africa People's Organisation.svg SWAPO (PLAN)[nota 1]

Flag of Angola.svg Angola
Flag of Cuba.svg Cuba

African National Congress Flag.svg Umkhonto we Sizwe
Bajas
Flag of South Africa (1928-1994).svg 2.300
Flag of UNITA.svg Desconocidas
Flag of South-West Africa People's Organisation.svg Desconocidas

Flag of Angola.svg Desconocidas

Flag of Cuba.svg 2.100[1]
[ editar datos en Wikidata]

La Guerra de la Frontera de Sudáfrica o Guerra del Arbusto fue uno de los conflictos más largos de África y uno de los más grandes, tanto en número de soldados como el armamento utilizado, incluso se llegó a especular con el empleo de armas nucleares tácticas.

Pese a existir discrepancias, se libró entre 1966 y 1988 por tropas sudafricanas junto a la organización angoleña UNITA, contra los namibios miembros de la SWAPO, miembros del Congreso Nacional Africano sudafricano, soldados de Angola y asesores enviados por Cuba y la URSS. En ella participaron indirectamente junto a Sudáfrica o sus aliados Estados Unidos, Israel, Reino Unido, Francia, Alemania e Irán (antes de la Revolución islámica) y la URSS al lado de los cubanos y angoleños que luchaban junto a la SWAPO. Por otra parte, la guerra reclutó un número indeterminado de mercenarios occidentales.

La guerra concluyó con la independencia de Namibia y el retiro de las fuerzas sudafricanas y cubanas. Un periodo de paz surgió entre las naciones del sur de África, que fueron firmando la paz con los distintos grupos guerrilleros financiados por el régimen sudafricano. A más largo plazo, contribuyó a la reforma legal en Sudáfrica y el fin del Apartheid, con la salida de este país del aislamiento internacional al que se vio sometido.

Antecedentes

Una de las raíces del conflicto radicaba en el deseo de los afrikaneers de no aceptar a los otros sudafricanos dentro de su nación y sí desearlo con Namibia, colonizada en parte por ellos en el siglo XIX, pero también el deseo de desestabilizar países que podían ser hostiles al suyo,[3]

Situación interna de Sudáfrica

Asalto contra los boers, 1838. Pintura reflejo del sentimiento afrikaners, rodeados y en lucha por sus vidas.

Sudáfrica se diferenciaba de otros países limítrofes por poseer una población de origen europeo autóctona. Argelia, Rodesia del Sur o Angola también eran colonias de población, con millones o al menos cientos de miles de personas de origen europeo, pero con antepasados cercanos e incluso familiares en Europa. Esto es debido al momento de la colonización. Mientras que Angola, Rodesia o Argelia comenzaron a ocupadas por europeos en el siglo XIX, Sudáfrica lo fue desde 1651 por la Compañía Holandesa de la Indias Orientales (CHIO o VOC del neerlandés Vereenigde Oostindische Compagnie).[nota 2]

Pese a que Sudáfrica fue poblada bajo el esfuerzo de una empresa privada, la Compañía Holandesa de la Indias Orientales o CHIO, que solo buscaba un lugar para el avituallamiento de sus barcos camino de Asia. 36 años después de arribar los nuevos pobladores, la Compañía sí envió un refuerzo de unos 200 holandeses, franceses y alemanes huidos de sus países por motivos religiosos y con un interés en integrarse con los colonos hasta perder su idioma,[nota 4]

Por otra parte, la mayor parte de la población autóctona desapareció. En parte por el mestizaje,[9] Esta situación ha sido esgrimida por los afrikaners para reivindicar que ellos no poblaron el país, sino que lo crearon en el siglo XVII cuando los demás pobladores llegaron doscientos años después. Además, contribuyó a forjar el sentimiento de no aceptar a los descendientes de aquellos negros como compatriotas suyos y querer darlos la independencia, mientras pretendían anexionar el África del Suroeste, después Namibia, con una población afrikaneer considerable.

Además el arraigo africano, independientemente de si fue o no el primero, hacia que los blancos sudafricanos del siglo XX no les quedaran familiares ni contactos en Europa, como sí poseían los franceses argelinos, los portugueses angoleños o los descendientes de británica en Rodesia del Sur.[nota 5]

Situación internacional

El desencadenamiento de una guerra como la de la Frontera o Guerra del Arbusto, vino producida tras varios acontecimientos internacionales; pese a no existir acuerdo entre los autores si se debió al contexto mundial o si este sólo contribuyó a multiplicar sus esfuerzos.

  • La independencia de Ghana: en 1957 Ghana fue la primera nación del África Negra en lograr la independencia, lo que provocó cierta euforia en otras colonias africanas, pues, hasta ese momento, sólo habían adquirido su independencia países norteafricanos, con excepción de Liberia y Etiopía.[10] Al año siguiente la obtendría Guinea. En ambos casos los colonizadores tuvieron que marcharse.
  • El distanciamiento entre la URSS y China: con la llegada de Nikita Jrushchov a la secretaría general del PCUS en 1953 comenzó un lento, pero progresivo distanciamiento de China que terminaría en ruptura. Esto llevó a que cada nación tratara de adquirir su propia esfera de influencias en el mundo apoyando a unas facciones o a otras.[11]
  • Carrera nuclear: en 1960 Francia realiza su primera prueba nuclear en Argelia, uniéndose al Reino Unido y a la URSS. Por su parte China estaba trabajando en ella. El gobierno de Johannes Gerhardus Strijdom firmó un acuerdo en 1957 con el Reino Unido por el cual los británicos ayudarían a levantar el programa nuclear sudafricano con financiación y conocimientos.[12]
  • El comunismo parecía ir imponiéndose: en Indochina el Viet Ming, armado y apoyado por China, derrotó a Francia en varias batallas, especialmente la de Dien Bien Phu.[14]

Este último punto estaba en la mente de muchos sudafricanos, tanto blancos como negros, según los cuales su país podía ser el próximo en caer bajo el comunismo si no hacía algo, como lo expresó el coronel Breytenbach (2002).[nota 6]

La situación legal de Sudáfrica en Namibia

Bandera de África del Sudoeste Alemana. Este territorio se le fue concedido a la Unión Sudafricana sólo en régimen de administración.

El interés del Reino Unido primero y de la Unión Sudafricana después por el África del Sudoeste Alemana, más tarde Namibia, es algo discutido en la bibliografía.

Una postura se asienta en los beneficios aportados por dicha tierra. Tanto estratégicos, se una posible para los ingleses en su ruta hacia la India, como su riqueza material en forma de caladeros y recursos minerales como diamantes o uranio, que han sido uno de sus motores económicos tras la independencia.[15]

Frente a este punto de vista, está el mantenido por autores como Olusaga y Erichsen (2010) según los cuales las riquezas que podía reportar Namibia eran, en el mejor de los casos, discutibles. Tanto es así que los portugueses a las órdenes de Diego Cäo dejaron una cruz, como símbolo de su dominación nominal, en 1484 y no volvieron a esas aguas problemáticas para la navegación. Lo encontrado era un desierto sin metales preciosos aparentes, ni agua potable, ni pueblos numerosos con los que comerciar o a los que esclavizar. Tanto es así, que hasta 1883 no se retomó la posesión nominal de dichas tierras. Se habían instalado algunos colonos y misioneros, como Josph Fredericks en su colonia Betania, pero hasta la llegada de Heinrich Vogelsang en 1883 aquellas tierras no representaban nada para los europeos y los descendientes de los europeos.[16]

Ubicación de Namibia

Durante la Primera Guerra Mundial, las naciones europeas no respetaron los distintos pactos que tenían entre ellas de no llevar la contienda a territorios africanos, para no romper la imagen de los blancos unidos y todopoderosos frente a los negros,[18]

Tras la Segunda Guerra Mundial, la Sociedad de Naciones traspasó todas sus competencias a la ONU y el estatus de la futura Namibia pasó de Mandato a territorio administrado por Sudáfrica, siguiendo la ambigüedad de dicha organización sobre la libertad de los pueblos. Aprovechando esto, el gobierno de Jan Smuts tomó al territorio como una provincia más, la sexta, y con la elección de Daniel François Malan se aplicó también en ella el régimen del Apartheid.[20]

Llegó el 18 de julio de 1966 cuando la Corte Penal Internacional falló no pronunciarse sobre el tema.[nota 7] para que la Corte Penal Internacional declarase ilegal la presencia sudafricana en Namibia y ordenase su "inmediata" retirada. Pese a ello la Asamblea continuó aprobando declaraciones utilizando el nombre de Namibia, reconociendo a SWAPO como único representante de los namibios, solicitando elecciones libres; pero sin pronunciamiento del Consejo de Seguridad. Este órgano de la ONU, único órgano mundial con poder para imponer decisiones, sí se manifestó en contra de temas puntuales y en reconocer lo ilegal de la presencia sudafricana en Namibia; pero sus cinco miembros permanentes, especialmente los occidentales, ejercieron su derecho al veto cuando se trataba de aprobar algún tipo de resolución que requiriese medidas coercitivas, según Tsokodayi (2011, p. 11 y 12).

Other Languages