Guerra de la Independencia en Valladolid

Palacio Real de Valladolid. Fue habitado por Napoleón Bonaparte durante la Guerra de Independencia en enero de 1809.
El escudo de José I, con el águila de la Casa de Bonaparte, sobre la puerta de la iglesia del monasterio de San Benito el Real, es testimonio de la ocupación francesa en la ciudad. Napoleón residió en el Palacio Real de Valladolid en enero de 1809 en donde preparó y desde donde partió a sus guerras centroeuropeas.

Las primeras tropas francesas llegaron a Valladolid en otoño de 1807 debido al Tratado de Fontainebleau. Entonces Francia y España eran aliados y forjaron una alianza para invadir y repartirse Portugal. En realidad, Napoleón también estaba realizando una invasión encubierta de España. La situación finalmente estalló el 2 de mayo de 1808 en Madrid y se propagó por toda la península. Valladolid fue liberada en verano de 1808. En el invierno de ese año Napoleón vino con más tropas e incluso llegó a hospedarse en Valladolid 11 días en enero de 1809. La ocupación duró hasta mediados de 1812, cuando fue liberada en una ofensiva de la aliados españoles, ingleses y portugueses. Pero a finales de ese año una nueva ofensiva francesa vuelve a ocupar la ciudad hasta mediados de 1813, cuando empieza la retirada francesa definitiva. Durante toda la ocupación hubo una constante guerra de guerrillas entre la que destacó el Empecinado.

Contexto europeo: el expansionismo francés

El tratado de San Ildefonso de 1796, firmado por Manuel Godoy en nombre de Carlos IV y la Convención Francesa, así como el Convenio de Aranjuez de 1801 con el consulado de Napoleón Bonaparte, restablecieron la alianza tradicional que durante el siglo XVIII había regido las relaciones entre la corona de España y Francia.

En mayo de 1801, el consulado pudo contar con el apoyo militar español para forzar la neutralidad de Portugal, que se negó a romper su alianza con la corona británica, mediante la Guerra de las Naranjas[1] y desde 1803 con el económico y la disposición de la Armada española para la guerra naval contra Inglaterra que culminaría en octubre de 1805 en la Batalla de Trafalgar.

Aunque la derrota de la armada hispanofrancesa en Trafalgar obligaría a Napoleón, proclamado en 1804 empereur des Français, a renunciar entonces a la invasión inmediata por vía marítima de Gran Bretaña, los triunfos militares en Austerlitz,[3]

La política del Bloqueo orientó el interés de Napoleón hacia la península ibérica y el Mediterráneo occidental,[5]

El 18 de octubre de 1807, Junot atraviesa la frontera y pocos días después, el 27 de octubre, el representante de Godoy firma el tratado de Fontainebleau en el que se estipula la invasión militar conjunta, la cesión a la corona de los nuevos reinos de Lusitania y Algarves, así como el reparto de las colonias.[6] Así pues, las tropas al mando de Murat ocuparon el norte de España.

Other Languages