Guerra de Coto

Guerra de Coto
Fecha 20 de febrero - 5 de marzo de 1921
Lugar Pueblo Nuevo de Coto y oeste de Bocas del Toro
Resultado Armisticio.
Cambios territoriales Panamá: Pérdida de Coto y margen oeste de la cuenca del río Sixaola.
Costa Rica: Devolución de Bocas del Toro a Panamá.
Beligerantes
Flag of Costa Rica (state).svg Costa Rica Bandera de Panamá Panamá
Comandantes
Julio Acosta García
Belisario Porras
Fuerzas en combate
~2000 -1700 (la mitad eran voluntarios)
Bajas
31 militares muertos[1]
48 militares heridos[1]
1 civil muerto[1]
5 militares muertos (fuera de combate)[1]
3 militares heridos[1]
2 civiles heridos[1]
[ editar datos en Wikidata]

La guerra de Coto fue un conflicto bélico surgido entre Panamá y Costa Rica que ocurrió entre el 20 de febrero de 1921 hasta inicios de marzo de ese año; cuando una fuerza expedicionaria dirigida por el coronel Héctor Zúñiga Mora, ocupó en nombre de Costa Rica la localidad de Pueblo Nuevo de Coto, un caserío en las márgenes del río del mismo nombre que pertenecía al distrito de Alanje, en la provincia panameña de Chiriquí; la invasión se justificó por el hecho de que no se tenía una frontera definida entre Costa Rica y Panamá.

Esta invasión encendió el nacionalismo tanto en Costa Rica como en Panamá. En la capital San José y en el resto de Costa Rica se organizaron voluntarios y fuerzas regulares para defenderse de los panameños. En Panamá, en especial la provincia de Chiriquí, se organizó de la misma manera para defender el acto de invasión.

A pesar que Panamá ganó la guerra en el aspecto bélico, tuvo que ceder ese territorio por presión de los Estados Unidos, bajo el Fallo White, quienes en defensa de los intereses de sus empresas bananeras tomaron medidas drásticas para cortar el conflicto.

Antecedentes

Presidentes durante la guerra de Coto
Julio Acosta García,
Presidente de Costa Rica.
Belisario Porras,
Presidente de Panamá.

La frontera entre Panamá y Costa Rica no estuvo bien delimitada desde la época colonial. En 1573, Felipe II de España suscribió un contrato con el capitán Diego de Artiesa y Chirinos. En este contrato estableció que el límite con Costa Rica al sur se extendía, "todo lo que corre la tierra al ducado de Veraguas (oeste de Panamá)", sin embargo los límites del ducado de Veraguas nunca fueron definidos con claridad en esa época y con el paso del tiempo dicho territorio cambiaba de extensión. En ocasiones se refería al cabo Gracias a Dios entre Honduras y Nicaragua como límite entre Norteamérica y Sudamérica; en otras el límite se ubicaba sobre la actual provincia de Veraguas.

El 28 de noviembre de 1821 se proclama la Independencia de Panamá y decide unirse de manera voluntaria a la Gran Colombia. En 1836 hubo una ocupación por parte de fuerzas colombianas en la zona de Bocas del Toro, luego de que Costa Rica se posesionara del territorio, aduciendo que era suyo. Tras el suceso, Costa Rica denunció el hecho como la "Usurpación Colombiana", aunque nunca volvió a retomar el territorio.

En 1840, con la breve independencia del istmo panameño por Tomás Herrera con el nombre de Estado del Istmo, volvió al tapete el asunto fronterizo. La nueva república buscaba reconocimiento internacional, y se fijó en su vecino inmediato Costa Rica. Herrera designó al agente Pedro de Obarrio para entrevistarse con el Jefe Supremo del Estado de Costa Rica, Braulio Carrillo, el 21 de septiembre de 1841. En dicha reunión Carillo condicionó el reconocimiento de Costa Rica y las relaciones con el istmo, a cambio de la cesión de la zona de Bocas del Toro. El estado panameño no puso objeciones al tratado de amistad, fue aprobado por el congreso panameño el 9 de diciembre de 1841 y Tomás Herrera lo sancionó al día siguiente. No obstante, Costa Rica demoró en aprobar y sancionar el tratado, ya que el Estado del Istmo se reintegró a la Nueva Granada el 31 de diciembre de 1841, y no fue hasta el 28 de enero de 1842 cuando Carrillo lo sancionó, quedando nulo el tratado por ser extemporáneo.[2]

En 1856, 1865 y 1873 se realizaron tratados limítrofes, pero no fueron ratificados por ambos gobiernos. No obstante, la disputa fronteriza cambiaba de escenario hacia la zona sur, sobre el Golfo Dulce y la Península de Burica. Colombia, a través de la asamblea del Estado Soberano de Panamá, dispuso el arriendo de los cocales o cocoteros entre Punta Burica y el Río Esquinas, abarcando los pueblos de Coto, Pavón, Banco y Golfito. En 1870 y 1875 Costa Rica reclamó que esa zona estaba en su soberanía y constantemente se quejó que autoridades colombianas estaban recaudando contribuciones en los caseríos; pero Colombia argumentó que esa zona pertenecía al distrito de Alanje.[3]

Mapa del istmo de Panamá según el atlas de Rand McNally de 1898.
La frontera entre Colombia y Costa Rica estaba delimitada de facto señalando la zona de Bocas del Toro bajo soberanía costarricense. No obstante, se resaltan las reclamaciones de Colombia (hasta el río Golfito y el Sixaola) y de Costa Rica (una línea recta entre Punta Burica y la Isla Escudo de Veraguas).
La disputa de Costa Rica y Colombia (luego Panamá) se resumió en las zonas de Bocas del Toro, oeste de Chiriquí, Talamanca y el sur de Puntarenas.

La situación escaló en 1879 cuando Costa Rica ocupó los cocales de Burica, instalando un jefe político lo que provocó la protesta del presidente del Estado Soberano de Panamá, Jerardo Ortega, y se debió enviar una fuerza armada para proteger los cocales. Al no haber retroceso en las intenciones de Costa Rica, el presidente de Colombia, Rafael Núñez, viajó a Panamá junto con los secretarios de Guerra y Relaciones Exteriores. También en la escaramuza tuvo la presencia del buque estadounidense USS Adams, que llegó al Golfo Dulce el 29 de febrero de 1880 con la intención de establecer una estación carbonera con el beneplácito del jefe político de Burica. Colombia, alarmada por la situación, expresó a través del Senado una resolución emitida el 14 de abril de 1880 el respeto de Costa Rica por la línea de status quo entre ambas naciones y pidió que de manera amistosa se resolviera la disputa. A finales de año, Costa Rica recibió al Ministro Plenipotenciario de Colombia y se firmó la primera convención de arbitraje entre ambos países, aunque para Costa Rica lo asumió como una cesión por temor a una amenaza de guerra por parte de Colombia. El 25 de diciembre de 1880, los representantes de Costa Rica y de Colombia, decidieron someter el arbitraje de esta demarcación limítrofe al Rey Alfonso XII de España.[4]

En 1896, en Bogotá, se firmó una nueva convención, la cual sería arbitrada por el entonces presidente de Francia, Émile Loubet. El 11 de septiembre de 1900 se emitió el Fallo Loubet, pero no fue aceptado por Costa Rica, ya que perjudicaba a este país y otorgaba a Colombia más territorio disputado, en especial la cuenca del río Sixaola.

En 1905, luego de separarse Panamá del territorio colombiano, se intentó firmar un tratado con el nuevo gobierno panameño, denominado Tratado Guardia-Pacheco de 6 de marzo de 1905, ratificado por Panamá pero no por Costa Rica, que lo consideró caduco[5] . Costa Rica, aprovechando la nueva coyuntura, donde Panamá era visto como un país más débil que Colombia, hizo intentos de ocupación en la zona designada a Panamá según el fallo Loubet en julio de 1904, en la localidad de Gandoca con una fuerza de 15 a 20 hombres del ejército costarricense. Nuevamente, el 28 de mayo de 1909 un destacamento armado de Costa Rica tomó posesión de la zona oeste del río Sixaola, provocando la protesta de Panamá.

Años más tarde, en 1910, Panamá y Costa Rica aceptaron de común acuerdo la mediación del gobierno de los Estados Unidos, que constituyó la convención de arbitraje Anderson-Porras y designó a Edward Douglass White como árbitro en su calidad presidente de la Corte Suprema de Justicia para determinar el límite entre Panamá y Costa Rica.[5] Así el statu quo se mantuvo por muchos años hasta el inicio de la guerra.

Other Languages
português: Guerra de Coto
русский: Война за Кото