Guerra austro-prusiana

Guerra austro-prusiana
Schlacht-bei-koeniggraetz-von-georg-bleibtreu.jpg
Batalla decisiva de Sadowa o Königgrätz, cuadro de Georg Bleibtreu.
Fecha 14 de junio - 23 de agosto de 1866
Lugar Actuales República Checa, Alemania, Italia y Mar Adriático
Resultado Decisiva victoria prusiana e italiana
Paz de Praga
Consecuencias
Beligerantes
Bandera de Alemania Confederación Germánica Flag of the Kingdom of Prussia (1803-1892).svg Reino de Prusia
Bandera de Italia Reino de Italia
Comandantes
Bandera de Imperio austríaco Francisco José I
Bandera de Imperio austríaco Alberto Federico de Austria-Teschen
Bandera de Imperio austríaco Ludwig von Benedek
Flag of the Kingdom of Prussia (1803-1892).svg Guillermo I
Flag of the Kingdom of Prussia (1803-1892).svg Helmuth von Moltke
Bandera de Italia Víctor Manuel II
Fuerzas en combate
600 000 entre austriacos y aliados alemanes Flag of the Kingdom of Prussia (1803-1892).svg 500 000 prusianos y aliados alemanes
Bandera de Italia 300 000 soldados
Bajas
71 000 muertos o heridos 37 000 muertos o heridos
[ editar datos en Wikidata]

La guerra de las Siete Semanas o guerra austro-prusiana fue un conflicto militar en el seno de la Confederación Germánica, ocurrido entre el 14 de junio y el 23 de agosto de 1866, entre el Imperio austríaco y Prusia por el que esta última, que resultó vencedora, se convirtió en el Estado hegemónico de Alemania.

Antecedentes

Conflictos y rivalidades

La contienda tuvo su base en la rivalidad entre las dos potencias que pugnaban por conseguir el liderazgo de la Confederación Germánica. En 1864, Austria y Prusia estuvieron aliadas en la guerra de los Ducados. De acuerdo con lo establecido en la Convención de Gastein que puso fin a ésta, el ducado de Holstein quedó bajo dominio de Austria, y los de Schleswig y Lauenburgo bajo el de Prusia, pero ninguno de los dos países quedó satisfecho con el acuerdo.

En octubre de 1865, el canciller prusiano Otto von Bismarck obtuvo de Napoleón III en Biarritz que Francia se mantuviera al margen de un previsible conflicto austro-prusiano, mientras que Prusia se comprometía a apoyar al Reino de Italia para conseguir la anexión del Véneto. Napoleón III pensó que el conflicto sería largo y le brindaría la oportunidad de actuar de mediador y tal vez conseguir ventajas territoriales, esperando en todo caso un fracaso militar de Prusia. El emperador francés se comprometió a mediar ante los italianos, lo que se logró con la alianza ofensivo-defensiva ítalo-prusiana contra Austria firmada en abril de 1866.

El canciller Bismarck entorpeció deliberadamente la gestión de la administración austriaca del Ducado de Holstein y envió tropas prusianas a ese ducado, después de asegurarse la neutralidad del Imperio Ruso —todavía resentido por la neutralidad de Austria durante la Guerra de Crimea— y contando con su alianza con el reino de Italia. Cuando Austria protestó ante la Dieta de Fráncfort (asamblea de la Confederación), Baviera, Hannover, Hesse-Kassel, Sajonia, Wurtemberg y otros Estados apoyaron a Austria.

Ventaja militar prusiana

Prusia tenía como ventaja una superior organización militar, donde las guarniciones estaban distribuidas en distritos que facilitaban la conscripción de los hombres en edad militar residentes allí, evitando los largos desplazamientos de reclutas; el entrenamiento de los reclutas prusianos duraba tres años, lo que permitía contar con tropas (especialmente de infantería) mejor preparadas, y disponibles en mayor número.

Por el contrario, Austria tenía la política de distribuir tropas en regiones extrañas a sus conscriptos, como medio de evitar revueltas; como resultado, sus reclutas no estaban adscritos a alguna guarnición de su localidad de residencia, y debían recorrer grandes distancias para enrolarse. El mando militar austriaco no retenía a sus reclutas de infantería por mucho tiempo, lo cual hacía que una movilización bélica requiriese entrenar nuevas tropas en poco tiempo.

Austria poseía mejores tropas de caballería pesada, pero ésta había perdido gran parte de su importancia desde las Guerras napoleónicas cuando el progreso de los cañones y fusiles redujo la importancia de la caballería pesada. La artillería del ejército austriaco era de la misma calidad que la del ejército prusiano, pero la lentitud de la concentración de tropas anulaba rápidamente toda ventaja austriaca. Además, la infantería prusiana era más numerosa, estaba mejor entrenada que la austriaca y disponía en su mayor parte de fusiles de aguja Dreyse de retrocarga (se cargaban por la parte trasera del cañón), que permitían un tiro más rápido para el soldado. Por el contrario, el ejército austriaco tan sólo disponía de fusiles de tipo Lorenz de avancarga (cargados por la boca del cañón) con una cadencia de tiro mucho menor.

Otro factor clave fue la organización eficiente de los ferrocarriles de Prusia, el sistema ferroviario más avanzado de Europa, con cinco grandes líneas férreas que entrecruzaban su territorio y permitían rapidez en el transporte de tropas, lo que le permitió organizar sus fuerzas para la campaña contra Austria en apenas veinticinco días, reuniendo oportunamente sus batallones para dirigirlos a la frontera austriaca. En contraste, Austria apenas tenía una gran línea de ferrocarril, que no llegaba siquiera a las regiones fronterizas con Prusia, dependiendo sus ejércitos del transporte a pie o por caballo, por lo cual para movilizar todo su poderío militar hubiera precisado de al menos un mes y medio tras la declaración de guerra.

Other Languages
Boarisch: Deitscha Kriag
brezhoneg: Brezel alaman
Bahasa Indonesia: Perang Austria-Prusia
日本語: 普墺戦争
Bahasa Melayu: Perang Austria-Prusia
Nederlands: Duitse Oorlog
srpskohrvatski / српскохрватски: Austro-pruski rat
oʻzbekcha/ўзбекча: Avstriya-prussiya urushi
Tiếng Việt: Chiến tranh Áo-Phổ
中文: 普奥战争