Guerra Cristera

Guerra Cristera
Guerra cristera.png
Mapa con las regiones donde hubo brotes cristeros.
     Brotes de alta importancia     Brotes de mediana importancia     Brotes esporádicos de poca importancia

Fecha 1926- 1929
Lugar México
Resultado Convenio de paz
Beligerantes
Bandera de México Gobierno de México
Bandera de México Ejército Mexicano
Mexico Flag (Cristeros).png Ejército Cristero
Comandantes
Plutarco Elías Calles
Emilio Portes Gil
Joaquín Amaro Domínguez
Saturnino Cedillo
Heliodoro Charis
Marcelino García Barragán
Jaime Carrillo
Genovevo Rivas Guillén
Enrique Gorostieta Velarde
José Reyes Vega
Alberto B. Gutiérrez
Aristeo Pedroza
Andrés Salazar
Carlos Bouquet Carranza
Dionisio Eduardo Ochoa
Dámaso Barraza
Domingo Anaya
Jesús Degollado Guízar
Luis Navarro Origel
Lauro Rocha
Lucas Cuevas
Matías Villa Michel
Miguel Anguiano Márquez
Manuel Michel
Victoriano Ramírez
Victorino Bárcenas
Fuerzas en combate
70.000 (1927)[1] 50.000 (1929)[2]
Bajas
60.000 muertos[3] 25.000-30.000 muertos[4]

Total: Unos 250.000 muertos[6] (en su mayoría no combatientes).
[ editar datos en Wikidata]

La Guerra Cristera, también llamada Guerra de los Cristeros o Cristiada, fue un conflicto armado de México que se prolongó desde 1926 a 1929 entre el gobierno y milicias de laicos, presbíteros y religiosos católicos que resistían la aplicación de legislación y políticas públicas orientadas a restringir la participación de la Iglesia católica sobre los bienes de la nación así como en procedimientos civiles.[7]

La Constitución mexicana de 1917 establecía una política que negaba la personalidad jurídica a las iglesias, prohibía la participación del clero en política, privaba a las iglesias del derecho a poseer bienes raíces e impedía el culto público fuera de los templos. Algunas estimaciones ubican el número de personas muertas en un máximo de 250 mil,[8]

Antecedentes de la Guerra Cristera

Con el ocaso de la "conciliación" porfirista en la primera década del siglo XX emergieron nuevamente tendencias anticlericales, que se expresaron durante la Revolución en actos de violencia y una legislación restrictiva, fijada en la Constitución de 1917.[10]

La Ley Calles

Boicot en contra de la Ley Calles

Hay que mencionar que la Ley Calles es una modificación al Código Penal[14]

"Escena de Viernes Santo en pleno siglo XX", del archivo del Presbítero mexicano Jesús María Rodríguez †.

La ley reglamentaria del 130 constitucional facultaba, siguiendo el dictado de la Constitución, a los gobernadores de los estados de la República a imponer cuotas y requisitos especiales a los "ministros del culto". Tal fue el caso de los gobernadores más radicales, como Tomás Garrido Canabal del estado de Tabasco quien decretó normas que iban incluso más lejos, pues obligaban a los "ministros del culto" a ser personas con estado civil de casados para poder oficiar, mientras que en estados como Chihuahua se pretendió forzar a la Iglesia católica a operar con un número mínimo de presbíteros, mientras que en Tamaulipas se prohibió oficiar a los sacerdotes extranjeros.

Confrontada con esta situación, la Iglesia intentó reunir dos millones de firmas para proponer una reforma constitucional. La petición de los católicos mexicanos fue rechazada. Los católicos llamaron y realizaron un boicot para no pagar impuestos, minimizar el consumo de productos comercializados por el gobierno, no comprar billetes de la Lotería Nacional, ni utilizar vehículos a fin de no comprar gasolina. Esto causó severos daños a la economía nacional, al tiempo que sirvió para que las posiciones de distintos grupos dentro de la propia Iglesia católica en México se radicalizaran.

Other Languages