Guerra Civil Argelina

Guerra civil argelina
Algeria map-es.jpg
Mapa de Argelia
Fecha 1991- 2002
Lugar Argelia
Casus belli Cancelación de las elecciones de 1991 por parte del gobierno, previendo la victoria del Frente Islámico de Salvación.
Resultado Victoria del gobierno argelino.
Insurgencia del GSPC aún continua en el Magreb.
Beligerantes
Bandera de Argelia Argelia
GLD y OJAL
(paramilitares)
MIA
FIS- AIS
FIDA
LIDD
MIPD
MEI
GSPC
Takfir wal-Hijra
GIA
Comandantes
Bandera de Argelia A. Kafi
Bandera de Argelia L. Zéroual
Bandera de Argelia A. Bouteflika
A. Chebouti (MIA)
M. Mezrag (AIS)
M. Kartali (FIDA)
D. Zitouni (FIS)
A. Wadoud (GSPC)
A. Zouabri et al. (GIA)
Fuerzas en combate
Total FFAA:
139.000 (1993)[1]
121.700 (1994)[2]
150.000 (1995)[1]
170.000 (1997)[1]
300.000 (1999)[1]
202.000 (2002)[1]
Ejército:
140.000 ( 1994)[3]
122.000 ( 2002)[4]
Paramilitares:
80.000 (2002)[4]
300.000 ( 2004)[5]
FIS: 10.000-15.000 (1994)[1]
10.000 ( 1996)[6]
GSPC: 100 ( 2005)[7]
2.000-3.000 (1996)[1]
1.500 (2001)[8]
100 ( 2003)[1]
100 (2005)[9]
Bajas
~150.000-200.000 muertos[10]
[ editar datos en Wikidata]

La guerra civil argelina fue un conflicto armado librado entre el gobierno argelino y varios grupos rebeldes islamistas que empezó en 1991. El número de muertes se estima entre 150.000 y 200.000, entre las que se cuentan más de 70 periodistas, ya sea por las fuerzas del estado o por los rebeldes islamistas.[11] El conflicto terminó con la victoria del gobierno tras la rendición del Ejército Islámico de Salvación y la derrota de 2002 del Grupo Islámico Armado. No obstante, en la actualidad se siguen produciendo conflictos de baja intensidad en algunas zonas.

El conflicto empezó en diciembre de 1991 cuando el gobierno canceló las elecciones tras la primera ronda, en la que quedó de manifiesto que ganaría el Frente Islámico de Salvación (FIS), aduciendo que el FIS terminaría con la democracia. Tras la expulsión del FIS y el arresto de miles de sus miembros, sus partidarios empezaron una guerra de guerrillas contra el gobierno y sus partidarios. Los principales grupos rebeldes que lucharon contra el gobierno fueron el Movimiento Islámico Armado (MIA), fuerte en las montañas y el Grupo Islámico Armado (GIA), fuerte en los pueblos. Las guerrillas empezaron marcándose como objetivo el ejército y la policía de Argelia, pero al poco tiempo algunos grupos empezaron a atacar también a civiles. En 1994 cuando las negociaciones entre el gobierno y los líderes del FIS encarcelados alcanzaron su clímax, el GIA declaró la guerra al FIS y a sus partidarios, mientras que el MIA y varios grupos menores se reagruparon y declararon su lealtad al FIS, pasando a llamarse Ejército Islámico de Salvación (AIS). Esto dio paso a una guerra a tres bandas.

Poco después se interrumpieron las negociaciones y se celebraron elecciones en las que obtuvo la victoria el candidato del ejército, el general Liamine Zéroual. Se intensificó el conflicto entre el GIA y el AIS. Durante los años siguientes el GIA llevó a cabo una serie de masacres que tenían como objetivo vecindarios o pueblos enteros. Algunas evidencias sugieren también la participación de las fuerzas gubernamentales en estos hechos (o al menos la omisión de ayuda por su parte). Las masacres alcanzaron su punto álgido en 1997, en las fechas cercanas a las elecciones al parlamento, en las que obtuvo la victoria un nuevo partido favorable al ejército, la Unión Democrática Nacional (RND). El AIS, atacado desde ambos flancos, optó por declarar el alto el fuego unilateral al gobierno en 1997, mientras que el GIA se desmembró en varios grupos a causa de las objeciones internas a las masacres. En 1999, tras la elección del nuevo presidente, Abdelaziz Bouteflika, una nueva ley declaró la aministía a la mayoría de las guerrillas lo que resultó en el “arrepentimiento” (pues ese nombre tomó) de muchos combatientes y su retorno a su antigua vida. La violencia disminuyó sustancialmente, con la victoria del gobierno. Los restos del GIA fueron acosados y atrapados en el curso de los dos años siguientes, y en 2002 ya habían desaparecido prácticamente.

Sin embargo, un grupo escindido del GIA, el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) surgido de los bordes de Cabilia, se formó para disociarse de las masacres. Sin embargo, a pesar de su repudio inicial por los ataques a no combatientes[14] La GSPC rechazó la amnistía y continuó luchando, aunque muchos combatientes se rindieron. Aunque 2006 sus dispersas acciones bélicas—principalmente en las montañas del este—son el único resto que queda de la lucha en Argelia, no parece cercano el final de la violencia.

Liberalización: preludio a la guerra (1987-1992)

Elecciones a la Asamblea Nacional argelina de 1991      Mayoría del FIS     50% FIS     FIS menos de 50%     No decidido en la primera ronda     Sin datos disponibles El FIS consiguió la victoria en las zonas más habitadas del país.

A finales de 1987 el régimen socialista de partido único que gobernaba Argelia desde la década de 1960 parecía que no se sostendría durante mucho tiempo más. El gobierno dependía seriamente de que el petróleo se mantuviese en precios altos, así que cuando, en 1986, el precio del barril descendió de 30$ a 10$ la economía de planificación se vio comprometida y cundieron la escasez y el desempleo. En octubre de 1988 (“Octubre Negro”), hubo manifestaciones masivas contra el presidente Chadli Bendjedid en muchas ciudades argelinas. El ejército disparó a los manifestantes, matando a varios y e hiriendo a muchos otros. En estas condiciones, los movimientos islamistas fueron ganando adeptos.

La respuesta del presidente fue avanzar hacia la reforma. En 1989 introdujo una nueva constitución que desestabilizaba al partido gobernante, el Frente de Liberación Nacional (FLN), no mencionaba el socialismo y prometía “libertad de expresión, asociación y asamblea”. A final de año varios ya habían florecido varios partidos políticos y habían sido reconocidos por el gobierno, entre los que se encontraba el Frente Islámico de Salvación (FIS).

El FIS incorporaba a un amplio espectro de la opinión islamista, lo que quedaba de manifiesto en el distinto perfil de sus dos líderes. Su presidente Abbassi Madani, un profesor y ex luchador en la Guerra de la Independencia que representaba un conservadurismo religioso relativamente moderado y conectaba simbólicamente al partido con la lucha por la independencia, la fuente tradicional de prestigio del Frente de Liberación Nacional; expresó tibiamente su apoyo a la democracia y rechazó la idea de que fuese incompatible con la shari'a. [15] El vicepresidente del FIS Ali Belhadj, un predicador más joven y menos instruido que ya había desempeñado un papel significativo en las manifestaciones de octubre, pronunció discursos radicales agresivos que enardecieron a la juventud de clase baja y alarmó a los no islamistas a causa de su claro rechazo de la democracia y de lo que consideraban ideas represivas para con la mujer. Por ejemplo, en febrero de 1989 Belhadj dijo:

No hay democracia porque la única fuente de poder es Alá a través del Corán, y no el pueblo. Si el pueblo vota contra la ley de Dios, no es nada más que blasfemia. En este caso es necesario matar a los no-creyentes por la buena razón de que desean sustituir la autoridad de Dios por la suya propia[16]

El FIS rápidamente pasó a ser de largo el mayor partido islámico, con una amplia base de seguidores que provenían sobre todo de las grandes urbes. En 1990 arrasaron en las elecciones locales, en las que alcanzaron un 54% de los votos. La Guerra del Golfo, en la que se opusieron a la Operación Tormenta del Desierto más intensamente que el gobierno, le granjeó aún más partidarios.

En mayo de 1991 el FIS proclamó una huelga general para protestar contra la reasignación de los distritos electorales, que consideraron una forma de fraude electoral. La huelga fue un fracaso, pero la enorme manifestación que el FIS organizó en Argel fue muy efectiva; el FIS consiguió que le prometieran elecciones parlamentarias justas a cambio de la disolución de la huelga. Poco después, el gobierno, alarmado, arrestó a Madani y a Belhadj junto con varios miembros de bajo rango. El partido, sin embargo, seguía siendo legal, y el liderazgo recayó en Abdelkader Hachani.

El auge del partido continuó. Finalmente decidió participar en las siguientes elecciones tras expulsar a los que disentían, como Said Mekhloufi, que pidió acciones directas contra el gobierno. A finales de noviembre islamistas armados conectados con el extremista Takfir wal Hijra atacaron un puesto fronterizo en Guemmar en una acción que presagiaba el conflicto que estaba por llegar. Por lo demás prevaleció una calma tensa. El 26 de diciembre el FIS ganó fácilmente la primera ronda de las Elecciones a la Asamblea Nacional argelina de 1991 con un 48% de los votos emitidos. Consiguieron 188 de los 232 escaños en juego. El gobierno del FIS parecía inevitable.

Other Languages