Grupos de Acción Carlista

Grupos de Acción Carlista
Operacional1965/1968-1971
Regiones activasPaís Vasco, Navarra, Cataluña, Comunidad Valenciana, Aragón y Andalucía (España)
IdeologíaCarlismo de izquierda, socialismo, federalismo

Los Grupos de Acción Carlista[3]

Historia

Tras la expulsión de España de la familia Borbón-Parma, un sector de la juventud carlista de ideas progresistas, opuesto al régimen franquista y partidario del cambio ideológico del carlismo hacia el socialismo autogestionario, se radicalizó.[4]​ Así a mediados de 1968 decidió iniciar atentados terroristas, ya que consideraba que la acción política de la dirección de la Comunión Tradicionalista encabezada por Carlos Hugo de Borbón Parma (que poco después adoptaría el nombre de Partido Carlista) era insuficiente.[cita requerida]

Su aparición tuvo lugar en el marco de los profundos cambios operados durante la década de 1960 en una parte del carlismo,[8]​ La revista Montejurra en su nº 51 (1 de marzo de 1970) informaba sobre la ideología de los GAC:

«Propugnan un socialismo democrático, una regionalización real y un Estado de derecho que salvaguarde las libertades del individuo y su participación en las tareas públicas. Está enmarcada dentro de la línea carlista y sus componentes son en su mayoría jóvenes obreros y universitarios»[9]

Sus principales impulsores fueron Jon Querejeta, Josep Massana, Esteban Escobar y Fermín Elizari. Mantuvieron relaciones con ETA y sus acciones contribuyeron a aumentar la tensión interna en el seno del movimiento carlista. Se organizaron de forma federal, desarrollándose especialmente en País Vasco, Navarra, Cataluña, Valencia, Aragón y Andalucía. Editaron dos boletines informativos: el andaluz Pacto (del cual salieron 12 números entre abril de 1971 y noviembre de 1972), y el castellano Secutor. En ocasiones firmaron su propaganda de manera conjunta con unos llamados "Comités Obreros Carlistas".[10]

Aunque sus orígenes se remontan a 1965, únicamente empezaron a funcionar como una organización política a partir de una asamblea de jóvenes carlistas celebrada a mediados de 1968 en Bidania (Guipúzcoa).[12]

Los GAC llevaron a cabo diversas acciones terroristas: el intento de sabotaje del reemisor de Televisión Española (TVE) en Barberana (Provincia de Burgos) en la noche de fin de año de 1970 (por el cual cinco de sus miembros fueron juzgados en un Consejo de Guerra) con el fin de interrumpir la emisión del mensaje de fin de año de Francisco Franco,[16]

Según Francisco Javier Caspistegui, algunas acciones atribuidas a este grupo son más que dudosas, ya que otras organizaciones trataban de aprovecharse del historial libre de sangre de los GAC para obtener condenas más suaves en caso de ser detenidos.[22]

Uno de sus integrantes, Juan Querejeta, hijo de Elías Querejeta (capitán en la guerra del Tercio "Oriamendi" de requetés e histórico dirigente del carlismo guipuzcoano), explicó así la influencia de ETA en los GAC vascos:[2]

Aunque los GAC nacieron del carlismo, fue ETA la que nos dio el tirón, la que nos ofreció el modelo a seguir. Tuvimos relación con ella desde el primer momento. Teo Uriarte, que era uno de nuestros contactos, solía decirme que lo nuestro no pasaba de ser un juego, que éramos los hijos pródigos del franquismo y que el régimen nunca nos tomaría en serio. Cuando caí, en el asalto al repetidor de Berberana, una de las primeras cosas que pasaron por mi cabeza fue: bueno, ahora Teo no podrá decir que nos tratan con benevolencia.