Grito de Asencio

El Grito de Asencio o la Admirable Alarma[2]​ adhiriendo a la Junta de Buenos Aires.

La Mañana de Asencio, óleo de Carlos María Herrera.

Antecedentes

Luego de producirse la Revolución de Mayo en Buenos Aires en 1810, la parte de la Banda Oriental dependiente de la Gobernación de Montevideo permaneció fiel al gobierno español, mientras que el resto del territorio adhirió a la Primera Junta. A principios de 1811 solo la villa de Belén permanecía en obediencia de Buenos Aires, pues el resto del territorio oriental fue obligado a obedecer a las autoridades realistas que trasladaron su base regional a Montevideo.

Other Languages
aragonés: Grito de Asencio
português: Grito de Ascencio