Gripe

Gripe
Influenza virus particle color.jpg
Partícula viral o «virión» del virus de la gripe.
Clasificación y recursos externos
Especialidad Medicina familiar, neumología y enfermedad infecciosa
CIE-10 J10, J11
CIE-9 487
CIAP-2 R80
DiseasesDB 6791
MedlinePlus 000080
eMedicine med/1170
MeSH D007251
Sinónimos
  • Gripa
  • Influenza
Wikipedia no es un consultorio médico  Aviso médico 
[ editar datos en Wikidata]

La gripe, gripa o influenza es una enfermedad infecciosa de mamíferos causada por un tipo de virus de ARN de la familia Orthomyxoviridae. Las palabras gripe y gripa proceden de la palabra francesa grippe (procedente del suizo-alemán grupi) (acurrucarse), mientras que influenza procede del italiano.

En los seres humanos afecta a las vías respiratorias, inicialmente puede ser similar a un resfriado y con frecuencia se acompaña de síntomas generales como dolor de garganta, debilidad, dolores musculares ( mialgias), dolor estomacal, articulares ( artralgias) y de cabeza ( cefalea), con tos (que generalmente es seca y sin mucosidad), malestar general y algunos signos como pueda ser la fiebre.[3]

La gripe se transmite desde individuos infectados a través de gotas en aerosol cargadas de virus (procedentes de secreción nasal, bronquial o saliva que contenga alguna de ellas[1] y por las superficies u objetos contaminados con el virus, que se denominan fómites.

Los virus de la gripe resisten más en ambiente seco y frío. Pueden conservar su capacidad infectiva durante una semana a la temperatura del cuerpo humano, durante 30 días a 0 °C y durante mucho más tiempo a menores temperaturas.[9]

La gripe se distribuye en epidemias estacionales que provocan cientos de miles de defunciones, que pasan a ser millones en los años de pandemia (epidemia global). Durante el siglo XX se produjeron cinco pandemias de gripe debido a la aparición por mutación de diferentes cepas del virus. A menudo estas nuevas cepas han surgido a partir del trasvase de cepas típicas de animales al ser humano, en lo que se denomina salto de especie o heterocontagio. Una variante mortal del virus de la gripe aviar denominada H5N1 pasó por ser la principal candidata para la siguiente pandemia de gripe en humanos desde que traspasó la barrera de especie en los años 1990 y provocó decenas de defunciones en Asia, hasta la aparición de la neogripe A (H1N1) en 2009. Afortunadamente aquella variante aviar no mutó y no puede transmitirse de persona a persona, pues sólo afectó a humanos desde aves contagiadas y ese contagio no es fácil pues requiere unas condiciones muy especiales.[10]

En los países desarrollados se han establecido campañas de vacunación anual frente a la gripe para las personas con mayor riesgo de contraer la enfermedad o que son más vulnerables a sus complicaciones,[13] Una vacuna elaborada un año puede no ser eficaz al siguiente debido a las frecuentes y rápidas mutaciones (cambios en sus antígenos) que sufre el virus, y a la dominancia variable de las diferentes cepas.

El tratamiento es sólo sintomático y en los casos graves y hospitalarios es sólo de mantenimiento de constantes, pues los fármacos antivirales tienen una eficacia muy limitada (los más eficaces son los inhibidores de la neuraminidasa) y no carecen de toxicidad. Los antibióticos sólo son útiles si hay infección bacteriana asociada.

El pronóstico es bueno con recuperación parcial a la semana y total a los quince días, siendo, en las epidemias habituales, los exitus letalis consecuencia de la patología o del deficiente estado inmunitario, previos a la infección gripal.

En España la gripe es de declaración obligatoria, no nominal y no urgente. Todos los viernes ha de remitirse a las autoridades sanitarias el número de casos nuevos atendidos durante la semana. Antes de 2009 nunca se requería encuesta epidemiológica, dada su alta morbilidad (cantidad porcentual de afectados) pero esta sí debe realizarse actualmente en los casos de gripe A, incluso antes de la confirmación por el laboratorio.

Historia

Variante del virus causante de la gripe de Hong Kong (aumentado unas 100,000 veces).

Los síntomas de la gripe en humanos fueron descritos por Hipócrates hace 2400 años.[16]

La pandemia más letal y conocida fue la gran pandemia de gripe de 1918 ( virus A, subtipo H1N1), que duró de 1918 a 1919, así denominada porque España era el país que publicaba más datos sobre el desastre sanitario que ocasionaba, mientras que el resto de las naciones los censuraban con motivo de la primera guerra mundial en la cual estaban inmersos. Las estimaciones más antiguas hablaban de unos 40 o 50 millones de muertos,[19]

La pandemia de 1918 tuvo un origen geográfico aún dudoso y se extendió por todo el planeta, incluso al Ártico y a remotas islas del Océano Pacífico. La gravedad inesperada de la enfermedad produjo la muerte de entre el 2 y el 20 % de todos los infectados (frente a la tasa habitual de mortalidad de la gripe común, que está en torno al 0,1 %).[18]

Con la reciente disponibilidad de muestras de fallecidos por el virus de la gran pandemia de gripe de 1918, cultivos de virus de la gripe y las novedosas técnicas de biología molecular se ha conseguido clonar el genoma completo del agente causal de la pandemia de 1918. Para ello, se ha utilizado metodología basada en la genética reversa para generar un virus de influenza que contiene los ocho segmentos genéticos de este virus. Este logro permite estudiar las propiedades asociadas a su extraordinaria virulencia. En marcado contraste con la influenza humana contemporánea (el virus H1N1), en los ensayos realizados in vitro el virus de la pandemia de 1918 tuvo la capacidad de replicarse en ausencia de tripsina, lo que le permitió causar la muerte en ratones y embriones de pollo, mostrando un fenotipo de alta replicación en las células epiteliales bronquiales. Por otra parte, la expresión coordinada de los 1918 genes del virus sin duda otorga un fenotipo único de alta virulencia observada con este virus pandémico y que no se ha observado en nigún otro virus de la influenza analizado hasta este momento.[21]

Las pandemias posteriores de gripe (la gripe asiática (tipo A, subtipo H2N2) y la de 1968 o gripe de Hong Kong (tipo A, subtipo H3N2) no han sido tan devastadoras pero también provocaron millones de defunciones. En las últimas pandemias, la disponibilidad de antibióticos ha servido para controlar las infecciones oportunistas y esto ayudó a reducir la tasa de mortalidad con respecto a la de la gran pandemia de 1918.[19]

Pandemias de gripe más conocidas[22]
Nombre de la pandemia Fecha Muertes Subtipo involucrado Índice de gravedad de la Pandemia
Gripe rusa 1889-1890 1 millón posiblemente H2N2 ?
Gripe española 1918-1920 40 a 100 millones H1N1 5
Gripe asiática 1957–1958 1 a 1.5 millones H2N2 2
Gripe de Hong Kong 1968–1969 0.75 a 1 millones H3N2 2
A (H1N1) 2009-2010 730+ H1N1 6

La familia de virus Orthomyxoviridae es la causante ( etiología) de la gripe, y fue descrita por primera vez en cerdos por Richard Schope en 1931.[25] estableciera la verdadera naturaleza no celular de los virus.

El primer paso significativo hacia la prevención de la gripe fue el desarrollo de una vacuna de virus muertos por Thomas Francis, Jr en 1944. Posteriormente Frank Macfarlane Burnet demostró que los virus pierden virulencia al ser cultivados en proteína de huevo, posibilitándose así las vacunas de virus inactivados, mucho más eficaces.

La aplicación de esta observación permitió a un grupo de investigadores de la Universidad de Míchigan desarrollar la primera vacuna empleada en población,[18]

Aunque se desataron algunos temores con la gripe del cerdo de Nueva Jersey en 1976, en 1977 con un rebrote de la gripe rusa y en Hong Kong y otros países asiáticos en 1997 (con la variante H5N1 de la gripe aviar), no ha habido ninguna pandemia de importancia desde la gripe de Hong Kong de 1968. En mayo de 2009 México tuvo una alerta de A( H1N1) (gripe A) que mantuvo a la población de la Ciudad de México en cuarentena. La inmunidad adquirida con las pandemias previas y las campañas de vacunación parecen haber limitado la extensión del virus y pueden ayudar a prevenir futuras pandemias.[22]

Other Languages
Afrikaans: Griep
Alemannisch: Influenza
aragonés: Gripe
العربية: إنفلونزا
asturianu: Gripe
Aymar aru: Jurma usu
azərbaycanca: Qrip
башҡортса: Грипп
žemaitėška: Grips
беларуская: Грып
беларуская (тарашкевіца)‎: Грып
български: Грип
བོད་ཡིག: ཚད་རིམས།
brezhoneg: Grip
bosanski: Gripa
буряад: Хэжэг
català: Grip
کوردیی ناوەندی: ئەنفلۆنزا
čeština: Chřipka
kaszëbsczi: Gripa
Cymraeg: Y ffliw
dansk: Influenza
Deutsch: Influenza
ދިވެހިބަސް: އިންފުލުއެންޒާ
Ελληνικά: Γρίπη
English: Influenza
Esperanto: Gripo
eesti: Gripp
euskara: Gripe
فارسی: آنفلوآنزا
suomi: Influenssa
français: Grippe
Frysk: Gryp
Gaeilge: Fliú
galego: Gripe
Avañe'ẽ: Mba'asypararã
עברית: שפעת
हिन्दी: इनफ्लुएंजा
hrvatski: Gripa
magyar: Influenza
Հայերեն: Գրիպ
Bahasa Indonesia: Influenza
Ilokano: Trangkaso
íslenska: Inflúensa
italiano: Influenza
Patois: Influenza
Basa Jawa: Influenza
ქართული: გრიპი
Qaraqalpaqsha: Gripp
қазақша: Тұмау
한국어: 인플루엔자
Kurdî: Arsim
Latina: Influentia
lietuvių: Gripas
latviešu: Gripa
Malagasy: Gripa
македонски: Грип
മലയാളം: ഇൻഫ്ലുവെൻസ
Bahasa Melayu: Influenza
မြန်မာဘာသာ: တုပ်ကွေးရောဂါ
Plattdüütsch: Gripp
Nederlands: Griep
norsk nynorsk: Influensa
norsk bokmål: Influensa
Diné bizaad: Tahoniigááh
occitan: Gripa
ਪੰਜਾਬੀ: ਇਨਫਲੂਐਨਜ਼ਾ
polski: Grypa
پنجابی: نزلہ
português: Gripe
Runa Simi: Chhulli
Kirundi: Infuluwanza
română: Gripă
armãneashti: Aremi
русский: Грипп
русиньскый: Хрипка
саха тыла: Грипп
Scots: Haingles
srpskohrvatski / српскохрватски: Gripa
Simple English: Influenza
slovenčina: Chrípka
slovenščina: Gripa
shqip: Gripi
српски / srpski: Грип
svenska: Influensa
Kiswahili: Homa ya mafua
తెలుగు: ఫ్లూ
тоҷикӣ: Грипп
Tagalog: Trangkaso
Türkçe: Grip
татарча/tatarça: Грипп
тыва дыл: Грипп
українська: Грип
اردو: نزلہ
oʻzbekcha/ўзбекча: Gripp
Tiếng Việt: Cúm
West-Vlams: Griep
Winaray: Trangkaso
მარგალური: გრიპი
ייִדיש: גריפע
Yorùbá: Àrùn òtútù