Grigori Kózintsev

Grigori Kózintsev en 1958

Grigori Mijáilovich Kózintsev (en ruso: Григорий Михайлович Козинцев; Kiev, 22 de marzo de 1905 - Leningrado, ahora San Petersburgo, 11 de mayo de 1973) fue un director de cine soviético, de origen judío ucraniano.

Trayectoria

Era hijo de un médico judío ucraniano, Moses Isaakovich Kózintsev (1859-1930) y su mujer Anna Grigorievna Lurie, miembro de una saga familiar de rabinos de Kiev.

Grigori Kózintsev, desde los catorce años, fue aprendiz decorador. Pronto participó en espectáculos teatrales de “agitación y propaganda”, donde conoció a Serguéi Yutkévich.

En 1919 el escritor judío-ruso Iliá Erenburg, se casó con su prima Lyubov Kózintseva, hermana de Grigori Kózintsev. Por tanto, Erenburg y Kózintsev eran cuñados y primos.

Desde la capital ucraniana, marchó en 1920 a Petrogrado, donde estudió en la Academia Imperial de las Artes, concretamente hizo cursos de pintura. Allí conocerá a Leonid Trauberg con quien colaborará estrechamente. Ambos se verán influidos, de un lado, por las teorías teatrales del gran Meyerhold y del otro, por la acción poética de Vladímir Mayakovski.

En 1921, Kózintsev creó con Serguéi Yutkévich, Leonid Trauberg y Gueorgui Kryzhitski la FEKS ("Fábrica del actor excéntrico"), en la que participó Guerásimov, como actor, y también en parte Serguéi Eisenstein. Pusieron en marcha ideas dadaístas y futuristas, y se unían a experiencias teatrales de vanguardia, que usaban recursos del circo y del music-hall.[1]

Comenzó a hacer películas en 1921; muchas de ellas fueron codirigidas con Leonid Trauberg, y tienen cierto eco de Charles Chaplin. Así Las aventuras de Oktyabrina, de 1924, que es reflejo del nuevo impulso de la FEKS.

Sus películas mudas incluyen además Shinel (El capote),[3]​ (1929); tienen el tono del expresionismo.

En los inicios del cine sonoro (en Sola (Odná) 1931 con música de Dmitri Shostakóvich) se preocupó mucho por las técnicas experimentales de montaje de sonido. Hizo una famosa trilogía, con Leonid Trauberg, entre 1935 y 1939: La juventud de Maksim (con música de Dmitri Shostakóvich), La vuelta de Maksim y El barrio Výborgskaya (Výborgskaya storoná), con las experiencias del héroe positivo Maksim a lo largo de la historia reciente. Finaliza con el ataque alemán de 1939.

Desde 1945, prosiguió su obra, con Trauberg hasta 1951, y fue autor de versiones muy cuidadas de obras literarias. Kózinstev rodó en el áspero paisaje de Crimea a Miguel de Cervantes, logrando un film clásico Don Quijote de la Mancha, 1957; la hizo en sovcolor con Nikolái Cherkásov de protagonista, y el resultado es a la vez esquemático y excelente.[4]​Estuvo ayudado en la dirección artística por el pintor Alberto Sánchez. El orden de las aventuras de Quijano está completamente alterado en el relato con respecto al original.

Kózintsev obtuvo su mayor reconocimiento al final de su carrera por las adaptaciones que realizó de William Shakespeare ( Hamlet, la más resaltada, y El Rey Lear (1971). Fueron codirigidas por su fiel amigo Iósif Shapiro (1907-1989), también de origen judío como Kózintsev, y por el profesor de ambos, Mijaíl Romm, que a su vez fue discípulo de otro gran cineasta y maestro ruso-judío, Serguéi Eisenstein. La música era, de nuevo, de Dmitri Shostakóvich en ambos casos.

Other Languages