Gregorio Morales Villena

Gregorio Morales Villena
GREGORIO-MORALES-VILLENA MAYO 2015.png
Gregorio Morales Villena en mayo de 2015
Información personal
Nacimiento 7 de julio de 1952
Granada, España
Fallecimiento 22 de junio de 2015 (62 años)
Granada, España
Nacionalidad Española
Familia
Pareja Paula Cuevas
Educación
Alma máter Universidad de Granada
Información profesional
Ocupación Escritor, Académico, Periodista
Lengua de producción literaria castellano
Género Novela, Poesía, Ensayo Teatro
Movimientos Estética cuántica
Obras notables La cuarta locura,
El pecado del adivino,
Canto cuántico
El cadáver de Balzac,
Puntos de vista,
Marilyn no es Monroe
Web
Sitio web
[ editar datos en Wikidata]

Gregorio Morales Villena ( Granada, 7 de julio de 1952- ibídem, 22 de junio de 2015) fue un novelista y poeta además de un personaje español representante de la corriente denominada estética cuántica, que intenta enfocar la literatura desde la perspectiva de ciencias como la física de partículas, la astronomía o la psicología de Jung.[2]

Biografía

Su infancia estuvo marcada por el asesinato de su abuelo, alcalde de una pequeña localidad granadina, en la Guerra Civil española, a manos de las fuerzas franquistas.[3] Escribió sus primeros relatos cuando aún no había cumplido los 10 años. Estudió Filología Románica en la Universidad de Granada. En 1982, se traslada a vivir a Madrid, en cuyo Círculo de Bellas Artes funda la Tertulia de Creadores,

Gregorio Morales en el cartel/carpeta con que el Círculo de Bellas Artes anunció el acto "Narrativa en la posmodernidad" celebrado el 13 de marzo de 1984.

por la que pasarían los más destacados miembros de la movida madrileña o posmodernidad española. En este misma fecha, publicó su primera novela Y Hesperia fue hecha. En 1989 publicó La cuarta locura, de la que Antonio Muñoz Molina ha dicho que "no puede ser leída impunemente".[5]

El Grupo de Estética Cuántica el día de la firma de su manifiesto en febrero de 1999. De izda. a dcha., arriba: Agustín Ruiz de Almodóvar, Luc Schokkelé, Xaverio, Angelina Torné, Andrés Monteagudo, Marita Caro, Miguel Ángel Contreras. Abajo: José Palacios, Francisco Plata, Joan Nicolau, Gregorio Morales, Susanna Majorck.

Iniciado el siglo XXI, Morales publicó algunas de sus más emblemáticas novelas, como La individuación, Puerta del Sol o Nómadas del tiempo. A la par, creció en numerosas partes la polémica en torno a la estética cuántica.[8]

La estética cuántica no tiene relación con la denominada ciencia-ficción, ya que ésta pone el énfasis en la técnica o en las realidades diferentes, mientras el objetivo de autores como Gregorio Morales es el conocimiento del ser humano. Esto no significa que no muestre mundos virtuales, como el caso de Ptawardya, en la citada novela Nómadas del tiempo.

Gregorio Morales se ha servido también del ensayo para abogar por la estética cuántica, siendo su obra fundamental en este sentido la ya citada El cadáver de Balzac (1998), donde, aun respetando al gran novelista francés, censura su depauperada imitación y propugna un nuevo paradigma que abra el misterio al lector y lo haga convivir con él. Este libro estuvo en la base de la fundación de la estética cuántica, que se extendió internacionalmente, hasta aparecer en Estados Unidos The World of Quantum Culture (2002), cuyo primer capítulo, “Overcoming the Limit Síndrome”, pertenece a Gregorio Morales. El libro ha sido traducido en España como El mundo de la cultura cuántica[9] (2003).

En Principio de incertidumbre (2003) y La isla del loco (2005), el autor profundiza y extiende las ideas contenidas en El cadáver de Balzac.

En la obra teatral Marilyn no es Monroe (2011) el autor ha plasmado lo que denomina una "biografía cuántica" de la mítica actriz.

Gregorio Morales ha cultivado también el relato breve, con libros como El devorador de sombras (2000).

En definitiva, Gregorio Morales intentó cultivar aquellos géneros que transgreden los límites de la vida cotidiana. Por ello, junto a la ciencia y al terror, el erotismo constituye otra de sus constantes. Morales es autor de El juego del viento y la luna (1998), la única antología erótica universal existente en castellano, el libro de relatos Erótica Sagrada (1989) y el ensayo Por amor al deseo. Historia del erotismo (2006).

Gregorio Morales era miembro de número de la Academia de Buenas Letras de Granada y columnista en el diario IDEAL de Granada. Militaba en Izquierda Republicana hasta el momento de su muerte el 22 de junio de 2015 en su ciudad natal, Granada, a causa de un infarto.

Other Languages