Gregorio López-Bravo

Gregorio López-Bravo
Gregorio López-Bravo (1972).jpg
Fotografiado en 1972

Ministro de Industria
1962-1969

Ministro de Asuntos Exteriores
octubre de 1969-junio de 1973

Procurador en las Cortes franquistas
1958-1977

Diputado en el Congreso
por Madrid
1977-1979

Información personal
Nacimiento 29 de diciembre de 1923
Madrid
Fallecimiento 19 de febrero de 1985
Bilbao
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación político
Miembro de
Firma Firma de Gregorio López Bravo.svg
[ editar datos en Wikidata]

Gregorio López-Bravo de Castro ( Madrid, 29 de diciembre de 1923- Bilbao, 19 de febrero de 1985) fue un político español, ministro de Industria y de Asuntos Exteriores durante la dictadura franquista. Más tarde miembro de Alianza Popular, en 1978 se retiró de la política activa como protesta por la entrada en vigor de la Constitución Española.

Biografía

Fue hijo de Consuelo de Castro y de López-Bravo Atienza. Estudió en el Instituto Ramiro de Maeztu de Madrid, convirtiéndose más tarde en ingeniero naval. Estaba casado con María Ángeles Velasco y era miembro supernumerario del Opus Dei.

Carrera política

Procurador en las Cortes franquistas entre 1958 y 1977,[1]​ en 1959 se convirtió en director general en el Ministerio de Comercio. Tal y como había dispuesto el general Franco en la década de 1950 para favorecer la apertura del régimen al exterior, se opuso a la política económica propugnado desde los sectores falangistas del régimen franquista de mantener la autarquía,[ cita requerida] formando parte del equipo de los llamados tecnócratas.

En 1962 fue nombrado ministro de Industria, llevando a cabo, inspirado por las premisas del Plan de Estabilización de 1959, una reorientación de la política industrial que se mantuvo a grandes rasgos hasta el período final de la dictadura franquista.[3]

En su labor al frente del ministerio trató de aproximar las relaciones entre España y los países del este de Europa, en especial la Unión Soviética, con la que no existían relaciones diplomáticas, consiguiendo la apertura de oficinas comerciales permanentes de ambos países en Moscú y Madrid respectivamente; no se produjeron sin embargo cambios sustanciales en las relaciones con Israel.[6]

Tras la muerte del dictador, resultó elegido diputado[7]​ por Madrid en el Congreso de los Diputados por Alianza Popular desde el 15 de junio de 1977 al 29 de diciembre de 1978, fecha en la que renunció al escaño como protesta por la entrada en vigor de la Constitución Española ese mismo día. Cabe destacar que, después de dimitir Carlos Arias Navarro el 1 de julio de 1976, el rey debía nombrar al sucesor de entre una terna de aspirantes, en la cual estaban el propio Gregorio López-Bravo, Federico Silva y Adolfo Suárez, quien, finalmente, sería elegido.

Fallecimiento

Murió el 19 de febrero de 1985 en el accidente aéreo del vuelo 610 de Iberia, que se estrelló cerca de Bilbao. El avión en el que viajaba cayó a tierra después de chocar contra una antena de televisión en el monte Oiz, cuando efectuaba la maniobra de aterrizaje. No se pudo identificar su cadáver. El desplazamiento a Bilbao era para visitar la empresa Inquitex, S.A. situada en Andoain (Guipúzcoa) del grupo Sniace ya que era el presidente del grupo.