Gregorio Álvarez

Gregorio Conrado Álvarez Armelino

Coat of arms of Uruguay.svg
Dictador de Uruguay
de facto
1 de septiembre de 1981- 12 de febrero de 1985
Predecesor Aparicio Méndez (de facto)
Sucesor Rafael Addiego Bruno (interino)

Coat of arms of Uruguay.svg
Comandante en Jefe
1978- 1979
Predecesor Julio César Vadora
Sucesor Luis Vicente Queirolo

Información personal
Nacimiento 26 de noviembre de 1925 (91 años)
Flag of Uruguay.svg Uruguay, Lavalleja
Nacionalidad Uruguaya y española Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Gregorio Álvarez Lezama
Cónyuge María del Rosario Flores
Información profesional
Ocupación Militar
Distinciones
[ editar datos en Wikidata]

Gregorio Conrado Álvarez Armelino ( Lavalleja, 26 de noviembre de 1925) es un ex militar y dictador de Uruguay entre 1981 y 1985. Actualmente se encuentra condenado y en prisión por el delito de coautoría en reiterados casos de homicidio muy especialmente agravado ocurridos 1978.

Biografía

Hijo y nieto de generales militares. Su padre fue el general Gregorio Álvarez Lezama, hijo de otro general, quien se desempeñó como edecán del presidente Gabriel Terra. Ingresó en la Academia Militar Nacional en 1940, en la que se graduó como oficial del Regimiento de Caballería (1946-1959). Desarrolló buena parte de su carrera en el Regimiento de Caballería Nº 7, asentado en Santa Clara de Olimar, departamento de Treinta y Tres. De 1960 a 1962 fue jefe de Operaciones de Caballería en la Escuela de Instrucción Militar y, entre 1962 y 1969, de la Guardia Republicana de Montevideo.

En diciembre de 1970 ganó el primer puesto en el concurso realizado para ascender a general y el Senado de la República le otorgó la venia para que, desde el 1 de febrero de 1971 luciera dicho grado. El 16 de diciembre de 1971 se crearon «a título experimental» la Junta de Comandantes en Jefe (JCJ) y el Estado Mayor Conjunto (Esmaco) de las Fuerzas Armadas. Álvarez fue designado Jefe del Esmaco, organismo que dependía directamente de la Junta de Comandantes en Jefe y realizaba el estudio, asesoramiento, coordinación y planificación de las acciones anti guerrilleras.

El Esmaco tenía tres funciones: la de «coordinador» («tareas de información, asesoramiento y planificación de operaciones del conjunto de las Fuerzas Armadas»), de «especialista» («enseñanza, movilización, defensa civil, estadísticas, historia, acción cívica») y de «personal» (administrativa). Las actividades del Esmaco eran realizadas en conjunto con el Servicio de Información y Defensa (SID), dirigido entonces por el coronel Ramón Trabal, compañero del arma de Caballería de Álvarez. Si bien la ejecución de las operaciones estaba a cargo del Organismo Coordinador de Operaciones Antisubversivas (OCOA), se estima que Álvarez poseía conocimiento de todo lo que se hacía en materia de lucha antisubversiva.

El 23 de febrero de 1973, luego del llamado « Acuerdo de Boiso Lanza», se creó el Consejo de Seguridad Nacional (Cosena), órgano asesor del Poder Ejecutivo. Álvarez fue designado secretario permanente de dicho Consejo, cargo que ocupó hasta que fue designado comandante de la 4ª. División del Ejército en 1974 con asiento en Minas, departamento de Lavalleja. En 1975 presidió la Comisión de Asuntos Políticos de las Fuerzas Armadas (Comaspo). En 1978 fue designado Comandante en Jefe del Ejército, cargo que ocupó hasta su pase a retiro, el 1 de febrero de 1979.

Su ascenso a la Comandancia del Ejército generó divisiones internas en el arma. El 3 de marzo de 1978 dictó la Orden de Servicio Nº 7738 por la cual se subordinaba a su mando la actuación del Servicio de Información y Defensa (SID). La negativa del director del SID, General Amaury Prantl, a tal subordinación derivó en el dictado de una nueva Orden, la Nº 7777, el 3 de julio de 1978, por la que se responsabilizaba de «haber dado la primera orden» como jefe del Esmaco, si hubo «alguna actividad reñida con los derechos humanos». El General Amaury Prantl y su lugarteniente, José Nino Gavazzo, pagaron su enfrentamiento con el nuevo Comandante en Jefe con 60 días de arresto a rigor. El 24 de agosto de 1978, por resolución Nº 53/495, fueron pasados a retiro.[1]

Tras el plebiscito de 1980, donde queda clara la voluntad de la ciudadanía uruguaya de retornar a la vida democrática, el Teniente General Álvarez se mostró renuente a aceptar este veredicto, por lo que forzó al denominado Consejo de la Nación, que el 1 de septiembre de 1981 le entregó la presidencia de la República, postergando de esta forma el retorno a la democracia. Álvarez continuó con la represión hasta que finalmente, forzado por el avance de los sectores políticos opositores en las elecciones internas de 1982 y, tras haber perdido gran parte del apoyo de las Fuerzas Armadas para continuar con el régimen dictatorial, accedió a negociar un cronograma electoral que finalizó con las elecciones legislativas y presidenciales de noviembre de 1984.

Por ese entonces su adversario en la interna del Ejército era el general Hugo Medina, más proclive a la transferencia del poder a los civiles. Ganadas las elecciones por Julio María Sanguinetti, el candidato del Partido Colorado, Álvarez dimitió el 12 de febrero de 1985, cediendo el poder al entonces presidente de la Suprema Corte de Justicia, Rafael Addiego Bruno.

Durante el gobierno de Álvarez la represión se centró en activistas políticos en el país y en Argentina, cometiéndose delitos de lesa humanidad en cuarteles y bases clandestinas. Actualmente se está investigando el paradero de los desaparecidos, habiéndose encontrado los restos de por lo menos uno, luego de largos trabajos arqueológicos en terrenos de dependencias militares.

Other Languages