Gregüescos

Don Juan de Austria, hijo bastardo de Carlos I de España, con pantalón a la griega, hacia 1580. En un retrato atribuido a Juan Pantoja de la Cruz y depositado en el Monasterio del Escorial.

Los gregüescos o greguescos son un tipo de calzas o calzón masculino, corto y abombachado.[3]

Aparecen descritos –en su variada tipología– o ridiculizados por algunos de los mejores autores del Siglo de Oro Español, como Cervantes, Lope, Tirso o Quevedo;[4] y fueron pintados por Diego Velázquez, Bartolomé González o Alonso Sánchez Coello y otros artistas de las principales cortes europeas, como Tiziano.

Origen y definición

Señalar unos gregüescos (de seda, detres vara y tercia), que tengan tres cuartas de largo, sin piezas en los costados ni abajo, y tnegan siete ochavas donde el golpe de la faldriguera hasta la punta de la cavadura y tengan doce palmos de ruedo, y braguillas y bragueta como calzas

Ordenanzas (1588)

Así aparecen mencionados por primera vez los gregüescos, en las nuevas Ordenanzas del gremio de calceteros de Toledo, dictadas en 1588, aunque Herrero García calcula que veinte años habrían comenzado a usarse estas prendas, es decir, al inicio del reinado de Felipe II.[6]

En cuanto al origen del la palabra gregüescos, y dejando a un lado una poco probable cercanía al término italiano, grechesco –a la griega–, Lope de Vega propuso su procedencia del latín «grex-gregis» asociándolo a la lana procedente de Grecia. Tres siglos después, con pareja fantasía, Francisco Rodríguez Marín, comentando a Góngora explica que el poeta utiliza "los vocablos 'griego' y 'gregüesco', dando a entender el parentesco que tienen entre sí estas dos voces, y que 'gregüesco' como grecisco, es solo un derivado de griego". Por su parte, Herrero García lo relaciona con grebas (pieza de la armadura que cubría la pierna), suponiéndolo una evolución lingüística de grebescos, comparándolo con el paso de 'abuelo' a agüelo.[7]

Other Languages
Deutsch: Heerpauke