Grandmont

Grandmont fue una orden religiosa católica eremítica, fundada en Lemosín por Esteban de Muret en 1076 y disuelta en 1772. Fue notable por su regla monástica y la difusión de su modelo arquitectónico de acuerdo con la reforma gregoriana.

Fundación

Luego de un peregrinaje por Italia, donde le impresionó la vida de los eremitas, Etienne (Esteban, en castellano), originario de Thiers en Auvergne, se instala en los montes de Ambazac, a veinte kilómetros de Limoges, en el ducado de Aquitania. Funda la ermita de Muret, hacia 1076, coincidiendo con un tiempo en que el normal el regreso a una vida religiosa estricta: en 1084, Bruno fundó la Chartreuse y, en 1098, Roberto de Molesmes fundó la Abadía de Cîteaux.

La Vita, escrita para el dossier de canonización de Etienne, lo presenta como fundador de una orden. Sin embargo continua siendo diácono: no vistió los hábitos de los monjes ni los de fundador de canónigos. Etienne y sus primeros compañeros se distinguieron por la elección de una vida de en la más absoluta austeridad y pobreza. El mismo prohíbe toda posesión de tierras más allá de los límites del dominio, los únicos animales que se podían permitir eran las abejas. Practican trabajos manuales, el cultivo justo para la subsistencia, sin regla dada, en sus claustros, lejos del mundo. Su fiel discípulo Hugues Lacerta trasmite su ideal de vida y su doctrina fundada en el evangelio: esta es la base de la Regla de la Orden.

Other Languages