Gran terremoto del Norte Grande de Chile

Vista del pueblo de San Lorenzo de Tarapacá tras un terremoto, en 2005.

El Gran terremoto del Norte Grande es el nombre que recibe un posible terremoto que afectaría al Norte Grande chileno, abarcando las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta.

Geología

Ubicación de las placas Sudamericana y de Nazca, sobre la costa chilena.

Chile se ubica a lo largo del cinturón de fuego del Pacífico, una zona de alta sismicidad debida al choque tectónico entre la placa Sudamericana y la placa de Nazca y la subducción de esta última bajo la placa continental. El movimiento y la fricción entre estas dos placas tectónicas convierte a Chile en una zona con frecuentes terremotos y alto volcanismo. La zona del Norte Grande no es ajena a ello: la zona andina tiene muchos volcanes activos.

Si bien los movimientos telúricos no pueden ser predichos, sí existen patrones relativamente constantes. De acuerdo a los registros de diferentes sismos, el período entre dos terremotos de grandes proporciones es de aproximadamente un siglo. Sin embargo, la zona altamente sísmica del Norte Grande no registra un terremoto de importancia como el devastador terremoto de Arica de 1868, cuya magnitud aproximada fue de 9,0  MW o el terremoto y maremoto de Iquique de 1877 que alcanzó una magnitud de 8,8 MW.[1]

El reciente terremoto de Iquique de 2014 tampoco llegó a liberar toda la energía sísmica acumulada, produciendo deslizamientos en una zona de ruptura que representa solamente un tercio de la longitud total del borde convergente que ha permanecido en quiescencia sísmica por 136 años.

Las características de este posible gran terremoto son preocupantes: su magnitud superaría fácilmente los 8 grados en la escala sismológica de magnitud de momento y podría incluso acercarse a la del terremoto de Valdivia de 1960, que con una magnitud de 9,5 MW es el más fuerte registrado en la historia. El sismo además se produciría en la zona costera, lo que generaría un tsunami que devastaría las principales ciudades del área costera, afectando a las más de 600 000 personas que viven en Arica, Iquique, Tocopilla, Mejillones, Antofagasta y Taltal. Las aguas del océano Pacífico entrarían en las zonas urbanas, arrasando con gran parte del casco histórico de cada ciudad.

La peligrosidad de este posible terremoto ha motivado diversas campañas de la ONEMI para prevenir desgracias, habilitando vías de escape hacia zonas de altura para sobrevivir al maremoto y realizando simulacros.

Other Languages