Gran Oriente de Francia

El Gran Oriente de Francia (en francés, Grand Orient de France), organización nacida con ese nombre en 1773 a partir de la reestructuración de la primera Gran Logia de Francia de 1728. Es la más antigua de todas las Obediencias masónicas que existen en la actualidad en la Europa continental. Se trata de una federación formada, según los datos publicados en su web oficial, por unos 53.000 miembros en el mundo agrupados en casi 1.200 logias. Tiene su sede central en París, calle Cadet n° 16. Además de Francia, tiene logias en los Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, Polonia, Italia, Canadá y España, entre otros países. Es, en definitiva, una organización masónica con un marcado carácter francés y una dimensión claramente internacional.

Gran Oriente de Francia
Liberté-Égalité-Fraternité
Marianne maçonnique.jpg
Francmasonería Francesa
Acrónimo GODF
Tipo Organización Filantrópica
Género Francmasonería Square-compass - square above.png
Fundación 1773
Fundador(es) Anne Charles Sigismond de Montmorency-Luxembourg
Sede central

Calle Cadet N° 16.

París Grandes armes de la ville de Paris.svg Francia Flag of France.svg
Servicios Desarrollo Intelectual, Racionalismo y Liberalismo
53.000 Miembros agrupados en casi 1.200 Logias
Sitio web http://www.godf.org
[ editar datos en Wikidata]

Características

El Gran Oriente de Francia suele ser considerado como el principal referente mundial de la corriente masónica denominada liberal o adogmática, para distinguirla de aquella que rechaza la presencia de mujeres en las logias, aunque el Gran Oriente de Francia no las aceptó hasta el XXI, así como la que solo acepta deístas.

El Gran Oriente de Francia es una organización que reconoce la plena regularidad de la iniciación femenina admitiendo en sus filas a toda persona sin distinción, y afiliando y recibiendo en total igualdad de derechos a las hermanas y hermanos visitantes de las obediencias mixtas y femeninas con las que mantiene relaciones fraternales y de reconocimiento mutuo. Precisamente en la Convención de Logias del Gran Oriente de Francia celebrada en septiembre de 2010 en Vichy, éstas votaron mayoritariamente por no definir a la Obediencia como estrictamente masculina. Concretamente el 2 de septiembre de 2010, los delegados que representaban a las 1200 logias del GODF repartidas por todo el mundo, ratificaron la interpretación de su propio reglamento interno conforme a la cual queda excluida la aplicación de cualquier circunstancia que pueda implicar discriminación, incluyéndose en este sentido el género. Esto significa que todas la logias del GODF podrán, si así lo desean, iniciar a las personas, mujeres u hombres, que cumplan los requisitos necesarios para ser admitidas a la iniciación masónica.

La acción del Gran Oriente de Francia está impulsada por dos grandes principios aparentemente contrapuestos: el respeto de una Tradición heredada de los fundadores de la francmasonería y la búsqueda de progreso para el mejoramiento del Hombre y de la Sociedad con el desarrollo Intelectual, Racionalismo y Liberalismo.

El respeto de la tradición es lo que hace de la francmasonería, y del Gran Oriente de Francia en particular, una sociedad iniciática. En las logias masónicas se utilizan rituales y símbolos tanto durante el desarrollo de las reuniones como en el progreso personal de los francmasones en el seno de la asociación. El significado filosófico y moral de los símbolos masónicos no puede, según los masones, ser revelado sin alterar su profundidad; éste es el sentido del secreto masónico.

El Gran Oriente de Francia ocupa una posición referencial en la francmasonería mundial desde que en 1877 suprimiera de su constitución la frase La francmasonería tiene por principio la existencia de Dios y la inmortalidad del alma, siguiendo los pasos marcados ya en 1872 por el GOB ( Gran Oriente de Bélgica)que había sido introducida pocos años antes en su Constitución, en un momento de gran influencia clerical, manifestando así su defensa estricta del principio de libertad absoluta de conciencia y distanciándose de la deriva deísta que había afectado a la masonería durante la primera mitad del siglo. Así todo, la inensa mayoría de las organizaciones masóncas, de corte tradicional o regular, continúa con la tradición iniciática de aceptar la idea de Dios, al que denomina Gran Arquitecto del Universo, así como la inmortalidad del alma.

El Gran Oriente de Francia, asumiendo la soberanía y la regularidad[ cita requerida] que le confiere su origen y reconocimiento internacional, hace una interpretación particular sobre los principios fundamentales de la Masonería caracterizada por:

  • El principio de libertad absoluta de conciencia; sus miembros pueden ser creyentes, agnósticos o ateos.
  • La defensa de las instituciones y los ideales laicos; como medio para garantizar la libertad de todos.
  • Sus valores republicanos y sociales; la transformación social se considera un objetivo masónico.
Other Languages