Gran Ducado de Lituania

Великое князство Литовъское
Velikoe knyazstvo Litovskoe
Gran Ducado de Lituania

Ducado

Yarthewise.png

1230-1569

Herb Rzeczypospolitej Obojga Narodow.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Ubicación de Gran Ducado de Lituania
Mapa en el siglo XV
Capital Vilna
Idioma principal Ruteno, polaco, latín
Gobierno Monarquía
Historia
 • Establecido 1230
 •  Particiones de Polonia 1569

El Gran Ducado de Lituania ( ruteno: Великое князство Литовъское, polaco: Wielkie Księstwo Litewskie) fue un estado de la Europa Central y del Este, que existió entre los siglos XII/ XIII y XVIII. Fundado por los lituanos, una de las tribus bálticas paganas, cuyas tierras iniciales cubrieron la parte este de Lituania, Aukštaitija.[4]

El título de Gran Ducado de Lituania se comenzó a aplicar regularmente desde el siglo XIV, pero el estado multiétnico y multirreligioso surgió sólo en los últimos años del reinado de Gediminas.

Historia

Los primeros escritos en los que se hace referencia a Lituania son los Anales de Quedlinburg, que datan de 1009. Este documento menciona poco sobre este estado o su estructura social, exceptuando que Lituania confinaba con el Rus de Kiev y que la gente que vivía en la región eran paganos.

Establecimiento del Estado

Bálticos en el siglo xii.

Otras referencias a Lituania aparecen en crónicas eslavas, en las que aparece como una de las tierras que atacó la Rus de Kiev; aparentemente su primera incursión fue fallida, pero los príncipes de Kiev continuaron corriendo el territorio lituano.

La consolidación de sus tierras comenzó en el siglo XII, con numerosas incursiones lituanas a ciudades prósperas como Nóvgorod y Pskov. Los lituanos saquearon también grandes territorios de otras tribus bálticas. En el año 1131, Lituania sufrió un ataque a gran escala por parte de Mstislav I de Kiev. De todas maneras, cuando el ejército de Mstislav volvía a su país, cargado de botín, los lituanos vencieron a los regimientos de la retaguardia del ejército principal de Mstislav, que marchaba rezagada. Aunque no fue una gran victoria, fue un indicio del fortalecimiento lituano.

En algún momento entre 1180 y 1183, los lituanos empezaron a organizar incursiones regulares en las provincias eslavas; talaron el Ducado de Pólatsk y también Pskov, y hasta amenazaron Nóvgorod. Luego de la victoriosa incursión a Livonia en 1185, los habitantes de la región construyeron gran cantidad de castillos para protegerse. Desde el siglo xii en adelante, los lituanos representaron una amenaza tanto para los reinos occidentales vecinos como para los eslavos. Las correrías reflejaban la consolidación del Estado lituano alrededor del siglo xii en el norte de Lituania; posiblemente a términos del siglo, el Gran Ducado de Lituania ya se había formado en estos territorios.

Siglo XIII

En el siglo xiii se libraron nuevas guerras con los Caballeros Teutones, la Hermanos Livonios de la Espada y aconteció el alzamiento de Mindaugas, que fue coronado rey de Lituania en 1253. El año 1202 marcó hito en la formación del Estado lituano: ese año se creó una orden militar cristiana, la Orden Livónica, que representó un gran riesgo para el paganismo en la región. Esta amenaza creció con la formación de otras órdenes como la Teutónica, fundada en 1226. El signo más importante de unión fue el tratado del año 1219, que es el documento más antiguo que menciona la cooperación entre los duques lituanos. Este tratado menciona veintiún duques lituanos con sus señoríos, incluyendo el de Mindaugas. Aunque hubiesen peleado en el pasado, lituanos y samogitios hablaban dialectos similares y se enfrentaban entonces a un enemigo común. El reconocimiento por escrito de intereses comunes y el establecimiento de una jerarquía entre los signatarios del tratado eran indicios del proceso de surgimiento de un nuevo Estado.

Reinado de Mindaugas

El rey Mindaugas.

No se sabe exactamente cómo Mindaugas, un duque del sur, consiguió hacerse con el poder en Lituania. Ciertas crónicas eslavas mencionan que acostumbraba matar o exiliar varios duques, incluyendo sus propios parientes. Luego de asegurar su poder en el Reino de Lituania, Mindaugas dirigió su mirada a provincias y regiones eslavas, anexando a sus dominios Goradnia y otros lugares, que eran parte del Rus de Kiev. Estas regiones entraron en su poder durante los años 1239 y 1248. Luego de conquistar numerosas provincias de Rutenia, Mindaugas le encargó a su hijo Vaišvilkas la gobernación de tales provincias, quien aparentemente suprimió grandemente a la población local. Un evento importante tomó lugar en 1236, que repercutió sobre toda la región: un ejército dirigido por el soberano zemaiciai Vykintas ganó la batalla del Sol, infringiéndole un catastrófico resultado para la Orden Livona, quienes perdieron su poder y fueron forzador a ser una de las ramas de la Orden Teutónica. Eso significó que Zemaitija se tornara el objetivo primario de ambas Órdenes, ya que sólo esa región las separaba físicamente. Otra consecuencia del resultado de la batalla fue una pequeña interrupción en las guerras entre los Caballeros Teutones, y Lituania aprovechó esta situación, organizando ataques en las regiones rutenias.

El bautizo de Mindaugas.

Así alrededor de 1248 Mindaugas envió a sus sobrinos para conquistar Smolensk, pero no tuvieron éxito. Los duques de Galitzia y Volinia se encargaron de obtener el control so Rutenia Negra, tierras controladas por Vaišvilkas. Tautvilas, buscando apoyo de los Caballeros Teutones, fue a Riga, donde el Arzobispo lo bautizó y recibió soporte militar. Poco después la Orden Teutónica ordenó dos grandes incursiones: una hacia Nalga y otra hacia los dominios de Mindaugas y partes de Zemaitija que todavía lo apoyaban. Mindaugas, enfrentándose a una situación extremadamente dificultosa, se las arregló para beneficiarse con los conflictos entre la Orden Livona y el Arzobispo de Riga: sobornó al maestro de la Orden , quien todavía estaba enojado por la derrota de Vykintas en 1236. Andreas von Stierland acordó en ayudar a Mindaugas y le prometió su auxilio, pero le impuso como requisito que dejara su condición de pagano y se convirtiera a la fe católica. Mindaugas accedió a ser bautizado y hasta le otorgó a la Orden algunas tierras en la parte oeste de Lituania. Junto con su esposa e hijos fue bautizado en el rito católico en 1251. El 17 de julio de 1251 el Papa Inocencio IV expidió un bula papal proclamando a Lituania reino y el Estado fue puesto bajo la jurisdicción del obispo de Roma.

En 1252 Tautvilas y los aliados que quedaban atacaron a Mindaugas en Voruta. El ataque falló y los aliados tuvieron que refugiarse en el Castillo de Tver. Luego de la muerte de Vykintas, Tautvilas se vio forzado a volver con Daniel de Galitzia. Estos acontecimientos significaron el colapso de la coalición, y Daniel y Tautvilas se reconciliaron poco después. Cuando estas peleas terminaron, no había obstáculos para que Mindaugas ejerciese el poder y en 1235 fue coronado rey de Lituania en Vilna, donde instaló la corte y construyó una nueva catedral.

El papa Inocencio IV apoyó a Mindaugas, porque creía que podría detener las incursiones de los mongoles- tártaros. Para fortalecer la presencia del cristianismo en Lituania, se designó un obispo de Lituania; el primero en ocupar el cargo fue el sacerdote dominico Vito y en 1254 le sucedió Cristian. Sin embargo, como los acontecimientos posteriores mostraron, los lituanos no estaban preparados para aceptar la cristiandad.

Durante los años siguientes, Mindaugas trató de expandir su influencia en Pólatsk, un gran centro de comercio en el valle del río Daugava y Pinsk. También estableció la paz con Galitzia-Volinia, y arregló un matrimonio entre su hija y Shvarn, hijo de Daniel de Volinia y futuro gobernador de Lituania. En 1255, Mindaugas obtuvo permiso del Papa Alejandro IV para coronar uno de sus hijos como rey de Lituania.

La Orden Teutónica usó este período para fortalecer su posición en partes de Zemaitija y Livonia, pero en 1259 y 1260 sufrió sendas derrotas lo que le dio coraje a los Prusianos, conquistados por la Orden Teuónica, a rebelarse contra estos. Animado por su sobrino, Mindaugas rompió la paz con la Orden Teutónica, puso a los zemaiciai de nuevo en su jurisdicción y trató de usar la situación entre tribus bálticas rebeldes a su favor. Las Crónicas mencionan también que él recayó en sus antiguas creencias.

Mindaugas hizo un trato con Alejandro Nevski de Nóvgorod y marchó contra la Orden Teutónica. Trenzota dirigió el ejército contra Masovia esperando de animar a las tribus bálticas conquistadas para reberlarse contra la Orden. No obstante la campaña no consiguió alcanzar sus objetivos y sirvió para empeorar las relaciones entre Mindaugas y Trenzota, quien finalmente con Daumantas asesinó a Mindaugas y sus dos hijos, Ruklys y Rupeikis en 1263.

El Gran Ducado de Lituania cayó en guerras internas.

Expansión

Después de la muerte de Mindaugas, Treniota tomó para sí el título de gran duque. Sin embargo, su poder era frágil y pocos años después, en 1264 fue asesinado por el hijo de Mindaugas Vaišvilkas y su aliado de Volinia Shvarn. Daumantas escapó hacia Pskov y se bautizó como Timoféi y gobernó allí con éxito entre 1266-1299. Vaišvilkas, que una vez fuere un pagano fiero, se convirtió en un devoto de la Iglesia Ortodoxa. Éste luego de tres años de reinado le cedió el título a Shvarn. La situación política inestable que imperaba en Lituania resultó en falta de apoyo para los rebeldes bálticos, quienes fueron inicialmente apoyados por Mindaugas y Treniota, y las rebeliones de las tribus bálticas comenzaron lentamente a calmarse.

Shvarn tomó el poder en 1267. Es probable que no lograse dominar toda Lituania y gobernase solamente el sur del Gran Ducado. Al mismo tiempo, Vaišvilkas fue asesinado por Lev Danýlovich, hermano de Shvarn, quien estaba furioso con Vaišvilkas, porque este no le había transferido el poder supremo de Lituania a él.

En el 1268 el papa Clemente IV expidió una bula papal, donde le daba permiso al rey de Bohemia Ottokar II de revivir la Monarquía Lituana. En el mismo año, el rey y sus soldados bohemios, y austríacos, llegaron a Prusia a través de Polonia; y comenzaron con los preparativos para invadir Lituania, pero debido a malas condiciones climáticas la campaña no se pudo realizar. Un año después, Shvarn fue derrocado del trono lituano por el pagano Traidenis, duque de Kernavé.

Traidenis comenzó a hacer guerra contra Galitzia-Volinia entre 1274 y 1276, saliendo victorioso, conquistando finalmente Rutenia Negra. Traidenis también tuvo éxito peleando contra la Orden Livona. En el año 1270 ganó una batalla en los hielos cercanos a Saaremaa. En 1279 la Orden atacó tierras lituanas hasta se acercó al mismo trono de Traidenis en Kernavė, pero en la vuelta de la campaña sufrieron un gran derrota en Aizkraukle. Tras la batalla, los semigalianos se rebelaron y reconocieron al superioridad de Lituania. Traidenis hizo muchas más campañas pero en 1282 murió.

Hay incertidumbre sobre quiénes fueron los grandes duques de Lituania luego de la muerte de Traidenis.

Dinastía gedimínida

Enfrentamientos contra la Orden Teutónica

El primer Gedimínida en gobernar Lituania fue Butigeidis, quien murió en 1290 o 1292, y su hermano y régulo Butvydas heredó la corona. Este a su vez murió en 1296, dejándole el trono a su hijo Vytenis quien fue mencionado como rey y señor de Lituania en 1296. Bajo su mandato comenzó la construcción de la red de castillos del Niemen que gradualmente se convirtió en el principal puesto de avanzada y estructuras defensivas contra la Orden Teutónica. Vytenis saqueó tierras polacas en 1295 continuando sus ataques sobre estos territorios hasta 1306. Estos años fueron testigos de la desintegración del Reino de Polonia, lo que Vytenis aprovechó; luego apoyó al pretendiente polaco al trono del reino. Vytenis también intervino en los asuntos del Ducado de Masovia, ya que el duque masovio Boleslaw II se había casado con la princesa lituana.

En el tardío siglo xiii aparecieron conflictos entre ciudadanos de Riga y Caballeros Teutones, y Vytenis se ofreció a ayudar a los ciudadanos de la ciudad enviando una guarnición lituana en 1298. La guarnición lituana tenía el deber de proteger a la ciudad de los Caballeros. Los lituanos permanecieron en Riga hasta el año 1313. Asegurar las posiciones en Riga le proveyó una situación favorable para fortalecer las rutas de comercio en la región y organizar campañas militares contra la Orden Teutónica y provincias rutenias. Entre 1298 y 1313 Vytenis realizó alrededor de once campañas en tierras prusianas controladas por la Orden, infringiéndole una serie de derrotas al enemigo. Alrededor del 1307, Pólatsk fue anexada por fuerzas militares. La anexión de Pólatsk sirvió para asegurar importantes rutas comerciales que permitieron un comercio consistente en la región e incrementó la influencia lituana sobre las provincias rutenias restantes.

Vytenis organizó muchas más incursiones militares en tierras gobernadas por la Orden Teutónica hasta 1315 y figuró por última vez en fuentes escritas contemporáneas a fines de ese año. Lo que sucedió con Vytenis se desconoce; no obstante el título de gran duque pasó a su hermano Gediminas, el régulo de Samogitia y probablemente también en Trakai, mientras Vytenis estaba vivo. Como soberano Gediminas cambió su trono en Trakai por el de Vilna.[6]

La expansión llegó a su ápice bajo el mandato de Gediminas, quien creó un fuerte gobierno central y estableció un imperio, que luego se extendía desde el Mar Negro y Mar Báltico. En el año 1320, muchos de los principados dependientes del Principado de Kiev fueron o anexados o vueltos vasallos del Gran Ducado de Lituania. En el año 1321 Gediminas capturó Kiev y luego restableció la permanencia de Vilna como capital lituana, que fue designada luego de retirarle el título a Trakai en 1323.

La facilidad con que Lituania construyó su imperio se puede atribuir a las capacidades diplomáticas y tácticas de sus Grandes duques, tanto como a la debilidad de todos los principados dependientes del de Kiev; Lituania estaba en una posición ideal para heredar la parte oeste y sur del Rus de Kiev. Mientras casi todos los estados alrededor de él habían sido saqueados o derrotados por los mongoles, pero sus hordas nunca llegaron más allá de Lituania hacia el norte y su territorio permaneció intacto. La expansión lituana fue acelerada por el débil control que los mongoles ejercían sobre las áreas que habían conquistado (Los principados dependientes del de Kiev nunca fueron incorporados directamente a la Horda de Oro. En vez de eso, fueron estados vasallos con un justo grado de independencia). El alzamiento de Lituania ocurrió oportunamente, cuando podían expandirse enfrentando poca resistencia por parte de los territorios poblados por Eslavos Orientales y una limitada oposición mongola.

El Paganismo Lituano y otros enfrentamientos

Ya los lituanos habían abrazado nuevamente el paganismo hacía varias décadas, era por esto y por razones territoriales que la Orden Teutónica conducía una ardua guerra cruzada contra ellos. Si bien en 1333 y 1339 los lituanos derrotaron a las fuerzas mongolas que querían conquistar Smolensk y sacarla de la esfera de influencia lituana, media década después se ensambló un ejército cruzado que avanzó hacia Lituania para enfrentarlos. De esta forma, el Ducado Lituano se vio forzado a enfrentar a las fuerzas cruzadas cristianas de los reyes Luis I de Hungría, de Juan I de Bohemia y su hijo Carlos IV de Luxemburgo, cuyo propósito era cristianizar a los lituanos paganos. Sin embargo, la guerra cruzada fue un fracaso y conflictos directos con el rey Casimiro III de Polonia. Estos atacaron al rey polaco en 1345, y Luis I de Hungría lo auxilió salvando Cracovia del monarca bohemio y su hijo. Para el 1355, el Estado de Moldavia ya se había formado. La Horda de Oro hizo poco para retomar el área.

El Estado lituano no se construyó solamente sobre la base de agresiones militares. Su existencia siempre dependió tanto de la diplomacia como de las armas. Muchas, pero no todas, de las ciudades que conquistó nunca fueron derrotadas en batallas, sino que aceptaron ser vasallos de Lituania. Anteriormente muchas de estas ciudades fueron vasallas de la Horda de Oro o del Principado de Moscú, las decisiones lituanas no eran las de darles independencia sino que cambiaran de señor. Un ejemplo de esto es Nóvgorod, quien fue frecuentemente atraída a la esfera de influencia lituana y se convirtió en una dependencia del Gran Ducado, pero los ejércitos lituanos nunca atacaron la ciudad. Igualmente, el control lituano sobre Nóvgorod fue el resultado de fricciones internas de la ciudad, que quería escapar al sometimiento ruso. Este método de construcción estatal era inestable. El cambio de las políticas internas para con las ciudades podía resultar en que Lituania perdiera el control, como ocurrió en varias ocasiones con Nóvgorod y otras ciudades rusas.

Unión Personal con Polonia
Lituania, Polonia y los territorios de los caballeros teutones a comienzos del siglo xv.

El sucesor de Algirdas fue Jogaila y de acuerdo a la Unión de Krewo, que se firmó en 1386, el gran duque de Lituania realizó una unión personal con el Reino de Polonia, al casarse con la reina Eduviges. Jogaila comenzó la cristianización de Lituania en el año 1387, lo que marcó la conversión de los lituanos, el último pueblo pagano de Europa, a la fe católica. Ese mismo año Moldavia se convirtió en vasalla de Polonia y en otro sentido, de Lituania. Para entonces, Lituania ya había conquistado algunos territorios de la Horda de Oro camino al río Dniéper. En una cruzada contra la Horda de Oro en 1398, (en alianza con Toqtamish), Lituania invadió el norte de Crimea y obtuvo una victoria decisiva. Luego, en 1399, Lituania (tratando de posicionar a Toqtamish en el trono de la Horda) se movió nuevamente contra estos. En la batalla del Río Vorskla, Lituania fue aplastada por la Horda de Oro, perdiendo la región de la estepa.

Después el gobierno del ducado fue tomado por Vitautas el Grande quien dirigió el ejército del Gran Ducado de Lituania en la batalla de Grunwald (llamada también batalla de Tannenberg o Žalgirio mūšis) en 1410, que tuvo como resultado una victoria lituano-polaca decisiva que significó la caída de la Orden Teutónica.[7]

Bajo el mandato de Vitautas, el Gran Ducado de Lituania paulatinamente se volvió más centralizado, ya que los príncipes dinásticos locales fueron reemplazados por gobernantes leales a Vitautas. Los gobernantes eran ricos terratenientes que formaron las bases de la nobleza lituana. Durante el gobierno de Vitautas las influyentes familias Radziwiłł comenzaron a formarse. Luego de la muerte de Vitautas, las relaciones con el Reino de Polonia se deterioraron enormemente. En 1432 comenzaron las luchas internas por el poder entre los dos pretendientes al trono de los que Žygimantas Kęstutaitis emergió victorioso luego de la batalla de Pabaiskas.

Lituania se cristianizó en el año 1387. La cristianización fue dirigida por Jogaila, quien personalmente tradujo plegarias cristianas al idioma lituano. El estado alcanzó un pico bajo el reinado de Vitautas el Grande, quien gobernó desde el 1392 al 1430. Vitautas fue uno de los más famosos soberanos del Gran Ducado de Lituania. Era gran duque desde 1401 a 1430, también príncipe de Goradnia (1370-1382) y príncipe de Lutsk (1387-1389). Vitautas el Grande era el hijo de Kęstutis, primo de Jogaila, quien se convirtió en rey de Polonia en el año 1386, y abuelo de Basilio II de Moscú.

República de las Dos Naciones

El Reino de Polonia y el Gran Ducado de Lituania en 1648.

Luego del asesinato del gran duque Žygimantas Kęstutaitis los nobles del Gran Ducado intentaron romper la unión personal con el Reino de Polonia. Sólo las guerras sin éxito contra el Principado de Moscú forzaron el reavivamiento de la unión, a pesar de la oposición de ciertas familias nobles, como los Radziwiłł.

La rápida expansión de Rusia hizo que se volviera un rival para Lituania, sin embargo, y luego de la anexión de Nóvgorod en 1478 Rusia era el incuestionable más preeminente estado de Europa del Noreste. Entre 1492 y 1508 Iván III de Rusia, luego de ganar la batalla clave en Vedrosha, reconquistó antiguas tierras del Rus, Chernígov y Briansk. La pérdida de tierras con Rusia y la continua presión por la expansión del estado ruso, representaron una verdadera amenaza a la existencia del estado de Lituania, así que se vio forzada a establecer una alianza con Polonia, uniéndose con su vecino occidental en la República de las Dos Naciones, en la Unión de Lublin en 1569. De acuerdo a la Unión muchos territorios anteriormente gobernados por rutenizado Gran Ducado de Lituania se transfirieron a la Corona Polaca, mientras Lituania mantenía sus derechos en su federación (tenía su propio ejército, gobierno y tesoro) hasta la Constitución del 3 de mayo, que se reglamentó en 1791. La muerte de Segismundo II Augusto Jagellón, que medió la creación de la Unión de Lublin, marcó el fin de la era de la Dinastía Gedimínida, cuyos miembros habían gobernado Lituania desde finales del siglo XII.

Durante la existencia de la República de las Dos Naciones, el Gran Ducado de Lituania se vio envuelto en numerosas guerras, como la Guerra Livona, la Guerra del Norte y otras. A pesar de victorias y derrotas la vida cultural floreció en el Gran Ducado de Lituania, significando la apertura de la Universidad de Vilna, el aumento de la publicación de libros y la construcción de nuevos palacios e iglesias.

La unión con el Reino de Polonia no previno las pérdidas territoriales que sufrió el Ducado con el creciente poder del Principado de Moscú y finalmente en 1795 la República de las Dos Naciones se particionó en la Rusia Imperial, Prusia y Austria.

Other Languages
беларуская (тарашкевіца)‎: Вялікае Княства Літоўскае
Bahasa Indonesia: Keharyapatihan Lithuania
Bahasa Melayu: Duchy Agung Lithuania
srpskohrvatski / српскохрватски: Velika kneževina Litvanija
Simple English: Grand Duchy of Lithuania