Gran Depresión

Madre migrante, foto de Dorothea Lange, muestra a los desposeídos cosechadores de California, y se centra en Florence Owens Thompson, de 32 años, madre de 7 hijos, en Nipomo, California (marzo de 1936).

La Gran Depresión, también conocida como crisis del 29, fue una crisis económica mundial que se prolongó durante la década de 1930, en los años anteriores a la Segunda Guerra Mundial. Su duración depende de los países que se analicen, pero en la mayoría comenzó alrededor de 1929 y se extendió hasta finales de la década de los años treinta o principios de los cuarenta. Fue la depresión más larga en el tiempo, de mayor profundidad y la que afectó a mayor número de países en el siglo XX. En el siglo XXI ha sido utilizada como paradigma de hasta qué punto se puede producir un grave deterioro de la economía a escala mundial.

La llamada Gran Depresión se originó en Estados Unidos, a partir de la caída de la bolsa del 29 de octubre de 1929 (conocido como crac del 29 o Martes Negro, aunque cinco días antes, el 24 de octubre, ya se había producido el Jueves Negro), y rápidamente se extendió a casi todos los países del mundo.

La depresión tuvo efectos devastadores en casi todos los países, ricos y pobres, donde la inseguridad y la miseria se transmitieron como una epidemia, de modo que cayeron la renta nacional, los ingresos fiscales, los beneficios empresariales y los precios. El comercio internacional descendió entre un 50 y un 66 por ciento. El desempleo en Estados Unidos aumentó al 25 por ciento, y en algunos países alcanzó el 33 por ciento.[5]

Los países comenzaron a recuperarse progresivamente a mediados de la década de 1930, pero sus efectos negativos en muchos zonas duraron hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.[6] La elección de Franklin Delano Roosevelt como presidente y el establecimiento del New Deal en 1932 marcó el inicio del final de la Gran Depresión en Estados Unidos. Sin embargo, en Alemania, la desaparición de la financiación exterior, a principios de la década de 1930, y el aumento de las dificultades económicas, propiciaron la aparición del nacional-socialismo y la llegada de Adolf Hitler al poder.

Antecedentes

Consecuencias económicas de la Primera Guerra Mundial

La Primera Guerra Mundial tuvo consecuencias económicas profundas y duraderas al poner fin al orden económico internacional existente desde la segunda mitad del siglo XIX. Supuso un descenso demográfico directo e indirecto de alrededor del 10% de la población europea y de un 3,5% del capital existente.[7] Desde el punto de vista financiero, el conflicto bélico conllevó un gasto público descomunal en Europa financiado por deuda pública tanto interna como externa que supuso la multiplicación por seis de la deuda ya existente; también generó la creación de dinero, lo que supuso una fuerte presión inflacionista.

En el transcurso de la guerra, diversas naciones no participantes en el conflicto como Estados Unidos y Japón se apoderaron de algunos mercados internacionales, tradicionalmente dominados por los europeos, que en ese momento centraban sus esfuerzos industriales en la producción militar. En el sector agrícola, la demanda exterior de productos alimenticios de los países participantes creció durante la guerra, lo que estimuló la producción agrícola de los países neutrales, que al acabar la guerra y volver a la situación anterior vieron cómo contaban con una oferta excesiva de productos agrícolas, lo que forzó una reducción de los precios en este sector, que sufrió grandes perdidas.

La guerra también estableció un nuevo mapa político de Europa con nuevas fronteras que trastocó la estructura económica y comercial del continente, al romper mercados y perder eficiencia económica, con lo que fueron necesarias nuevas inversiones.

Las reparaciones económicas impuestas por los vencedores de la guerra a los derrotados fueron astronómicas. La cantidad fijada para Alemania por el Comité de Reparaciones, en 1921, fue de 132.000 millones de marcos oro,[7]

Crecimiento de Estados Unidos

Tras el final de la Primera Guerra Mundial, Estados Unidos experimentó un fuerte crecimiento económico, y desplazó a Gran Bretaña del liderazgo económico mundial. Durante los años previos a la Gran Depresión se incrementó en aquel país la producción y la demanda de sus productos, con una profunda transformación productiva dominada por la innovación tecnológica. Del optimismo y de la bonanza económica también participó la Bolsa, que vivió un prolongado incremento de las cotizaciones, lo que permitió la formación de una burbuja especulativa, financiada por el crédito. Desde antes del verano de 1929, varios indicadores macroeconómicos habían empezado a sufrir un suave descenso, sin que los economistas de la época lo detectaran y se tomaran las medidas preventivas adecuadas.

Other Languages
Afrikaans: Groot Depressie
aragonés: Gran Depresión
asturianu: Gran Depresión
azərbaycanca: Böyük böhran
башҡортса: Бөйөк депрессия
беларуская: Вялікая дэпрэсія
беларуская (тарашкевіца)‎: Вялікая дэпрэсія
brezhoneg: Enkadenn Veur
کوردیی ناوەندی: بێبازاڕیی مەزن
Esperanto: Granda Depresio
فارسی: رکود بزرگ
हिन्दी: महामन्दी
Fiji Hindi: Great Depression
Հայերեն: Մեծ ճգնաժամ
Bahasa Indonesia: Depresi Besar
íslenska: Kreppan mikla
日本語: 世界恐慌
қазақша: Ұлы тоқырау
한국어: 대공황
къарачай-малкъар: Уллу депрессия
latviešu: Lielā depresija
монгол: Их хямрал
Bahasa Melayu: Zaman Meleset
Mirandés: Grande Depresson
नेपाल भाषा: तधंगु मन्दी
norsk nynorsk: Den store depresjonen
norsk bokmål: Den store depresjonen
português: Grande Depressão
русиньскый: Велика депресія
саха тыла: Улуу кэхтии
srpskohrvatski / српскохрватски: Velika ekonomska kriza
Simple English: Great Depression
српски / srpski: Велика криза
Kiswahili: Mdororo Mkuu
татарча/tatarça: Бөек депрессия
українська: Велика депресія
Tiếng Việt: Đại khủng hoảng
中文: 大萧条
Bân-lâm-gú: Tōa Siau-tiâu
粵語: 大蕭條