Gramática castellana

Portada de la Grammatica Antonii Nebrissensis.

La Gramática castellana[5]

Cuando fue presentado a la reina Isabel en Salamanca en el año de su publicación, la reina cuestionó el mérito de semejante obra; Fray Hernando de Talavera, obispo de Ávila, contestó por el autor con palabras proféticas, como recuerda el propio Nebrija en una carta dirigida a la monarca:

Después de que Su Alteza haya sometido a bárbaros pueblos y naciones de diversas lenguas, con la conquista vendrá la necesidad de aceptar las leyes que el conquistador impone a los conquistados, y entre ellos nuestro idioma; con esta obra mía, serán capaces de aprenderlo, tal como nosotros aprendemos latín a través de la gramática latina[7]

Importancia

A partir de esta publicación, la gramática será considerada la disciplina que estudia las reglas de una lengua hasta el advenimiento de la lingüística como disciplina científica en el siglo XIX.

La publicación de la gramática también resultó una herramienta para la difusión del español, ya que a partir de 1492 el imperio se extendía por buena parte del globo. Igualmente, los autores de nuevas gramáticas próximos temporalmente a Nebrija tomaron su obra como base en materia ortográfica.[8]