Gonzalo de Céspedes y Meneses

Gonzalo de Céspedes y Meneses ( Talavera de la Reina, 1585 - 27 de enero de 1638) fue un escritor e historiador español.

Biografía

Aunque siempre se proclamaba madrileño por orgullo, mentira que creyeron casi todos sus contemporáneos, entre ellos Juan Pérez de Montalbán, quien lo puso en una lista de ingenios naturales de Madrid que sirvió para perpetuar el error, está perfectamente documentado por el hispanista Yves-René Fonquerne que, al igual que todos sus hermanos, nació en Talavera de la Reina y fue bautizado en su parroquia de San Salvador el 7 de abril de 1585.[1] Además, en su obra aparecen referencias abundantes y siempre elogiosas a Talavera, donde se hace nacer a uno de sus personajes, el soldado Píndaro; otro de ellos, Gerardo, vivió de muy joven en esa ciudad manchega. Sus padres fueron Leonardo de Céspedes, maestro de niños y escribano de la Cofradía del Santísimo Sacramento de Talavera, y María de Paredes y Meneses, quienes llegaron a Talavera en 1578 y se marcharon a Madrid en 1602 o 1603. La familia era pobre a causa de los diez hijos que alcanzó a tener; el hermano mayor, Sebastián, obtuvo el título de bachiller en 1602 y fue alcalde de Las Alpujarras y autor de un opúsculo sobre la defensa del lugar contra los turcos y algunas poesías nada vulgares. Es de suponer que ambos estudiaran las primeras letras con su padre y luego en el grupo de pobres que admitía el colegio de jesuitas que había en Talavera, como aparece en la, en parte autobiográfica, Varia fortuna del soldado Píndaro. Sea como fuere, Céspedes adquirió, a la par que su hermano, unos no desdeñables conocimientos de los que, por ejemplo, hace gala en su panfleto antifrancés, Francia engañada, Francia respondida, similar a otros compuestos por Quevedo, Saavedra Fajardo y otros autores.

Céspedes anduvo toda su vida asediado por una continua mala suerte: varias obras suyas lo llevaron a la cárcel, al destierro o a malquerencias y disgustos; quizá, como piensa Cotarelo, una aventura amorosa estuvo a punto de hacerlo morir en el cadalso. El español Gerardo le supuso una estancia en prisión; en 1620 está otra vez en la cárcel de Madrid y se le condena a ocho años de galeras, aunque el rey le conmutó la pena por un destierro de diez de la Corte; eso impulsó su marcha a Zaragoza, donde publicó una Historia apologética (1622) sobre la actitud aragonesa en el pleito político movido entre Felipe II y su secretario Antonio Pérez, pero la obra sentó mal al absolutismo castellano y se mandó recoger, con lo que el autor tuvo que refugiarse en Lisboa al verse nuevamente desterrado; así que, en febrero de 1623 se dirigió al municipio de Zaragoza con un memorial en que, tras señalar sus esfuerzos en rebatir los ataques que el reino sufrió por historiadores parciales de esos hechos, escribe:

Yo he escrito, oponiéndome a diversos autores que la manzillaron, la historia apologética de este reyno y çiudad con la verdad y desnudez que pidía su antigua gloria y fidelidad [y con motivo de esa obra se le habían] recrecido persecuciones y trabajos y el perder los favores y arrimos

Por lo que solicitó ayuda económica a cambio de la promesa de escribir sobre ella en una obra nueva sobre «doze çiudades más principales de nuestra España» y elogiar, «sus excellencias y origen en primer lugar», para cuya impresión también pedía fondos. En efecto, se le entregaron 200 libras jaquesas por el primer libro ya impreso y 100 para el segundo. Algunos de los pasajes de su Historia apologética hicieron que la censura austracista centrara su atención en él, viéndose obligado a huir.en Lisboa imprimió la primera parte de su Historia de Felipe IV (1631), algo indulgente con el Conde Duque de Olivares, por lo que fue perdonado e incluso se le nombró cronista del rey. Vuelto a la Corte, se casó con María de Escobar e ingresó en la Orden Tercera y compuso el panfleto contra Richelieu Francia engañada, Francia respondida, que se publicó en Burdeos, 1635, bajo el seudónimo de "Gerardo Hispano". Murió y fue enterrado en un convento que hubo donde está ahora el Congreso de los Diputados, en la Carrera de San Jerónimo, Madrid.

Other Languages