Gonzalo Puente Ojea

Gonzalo Puente Ojea ( 21 de julio de 1924, Cienfuegos, Cuba) es un ensayista y diplomático español retirado, nacido en Cuba, de familia gallega. Ha sido testigo excepcional de la vida política española. El desempeño de distintos puestos y destinos diplomáticos le ha permitido conocer tanto a los más importantes políticos franquistas como a los principales personajes que llevaron adelante la transición política española. Es autor de numerosos libros sobre temas religiosos y de historia de la religión, la mayoría editados y reeditados por Siglo XXI de España Editores.

Datos biográficos

Carrera diplomática

Tras terminar sus estudios de Derecho, Puente Ojea ingresó en la Escuela Diplomática y en 1950 se incorporó como secretario de embajada al Ministerio de Asuntos Exteriores. Tras haber ejercido como cónsul adjunto en el Consultado General de España en Marsella en 1953, fue nombrado en 1956 cónsul en Mendoza. En 1961 regresó a Madrid y fue nombrado al año siguiente director de la Sección de política cultural del Mundo Árabe en la Dirección General de Relaciones Culturales. Posteriormente fue destinado a la Embajada de España en Atenas.[1] Durante el Gobierno de Felipe González fue nombrado subsecretario de Asuntos Exteriores en el Ministerio de Relaciones Exteriores por el ministro de Asuntos Exteriores de España Fernando Morán y, posteriormente, embajador de España ante la Santa Sede ( 1985- 1987) por el ministro de Asuntos Exteriores de España Francisco Fernández Ordóñez. Su nombramiento causó revuelo entre quienes pensaban que su ateísmo declarado (además de estar divorciado), resultaba ofensivo para desempeñar el cargo. Sus críticos argumentaron que no se enviaría como embajador a Estados Unidos a un antinorteamericano, en su defensa dijo que tampoco se le exigía a un embajador estadounidense que fuese comunista para ejercer en Moscú.

Actualmente está jubilado de la carrera diplomática con el título de Embajador de España.

Defensa del ateísmo y crítica a la religión

A Puente Ojea se le considera un monista materialista.[2] En el I concilio ateo de Toledo de 2007, organizado por la Fida, manifestó que los españoles son "gentes alienadas e intolerantes". También afirmó que "muchos de los problemas que tiene planteada la sociedad española se pueden encauzar razonablemente haciendo un análisis efectivo contra la superstición y contra los estereotipos heredados del pasado" y que "la sociedad española, contra lo que se dice, es todo menos tolerante, empezando por el Gobierno y siguiendo por la Iglesia, y en definitiva, por la población que es presa y víctima de esas actitudes de intolerancia".

Cargos y nombramientos

Other Languages