Goma de mascar

Gomas de mascar.

La goma de mascar, comúnmente conocida como chicle, es una goma masticable con sabor dulce. Si bien la mayoría de las actuales utilizan una base de plástico neutro, también conocido como el acetato de polivinilo, o también la goma de xantano, hasta hace relativamente poco tiempo se utilizaba sin embargo la savia de un árbol tropical: el chiclero, al cual debe su nombre más popular.

El nombre popular de chicle proviene de la palabra náhuatl tzictli, que es un polímero gomoso que se obtiene de la savia del Manilkara zapota, un árbol de la familia de las sapotaceae (antes denominado como Sapota zapotilla o Achras zapota) originario de Mesoamerica.[3]

Historia

Masticar chicle en muchas formas ha existido desde el Neolítico. En Kierikki, en Finlandia, se ha encontrado goma de mascar de 6000 años de antigüedad hecha de alquitrán de corteza de abedul, con huellas de dientes. Se cree que el alquitrán con el que se hizo la goma tiene propiedades antisépticas y otros beneficios medicinales.[4]​ Es químicamente similar al alquitrán de petróleo y, por lo tanto, es diferente de la mayoría de las gomas tempranas. Los aztecas, así como los antiguos mayas antes que ellos,[2]​ usaron el chicle, una goma de árbol natural, como base para hacer una sustancia similar a la goma y para unir objetos en el uso diario. Los chicles también se masticaban en la Antigua Grecia. Los antiguos griegos masticaban una goma de masilla hecha de la resina del árbol de lentisco. La goma de masilla, como el alquitrán de corteza de abedul, tiene propiedades antisépticas y se cree que se ha usado para mantener la salud oral. Tanto el chicle como la masilla son resinas de árboles. Muchas otras culturas han masticado sustancias similares al chicle hechas de plantas, hierbas y resinas.

Aunque el chicle se remonta a las civilizaciones de todo el mundo, la modernización y comercialización de este producto se llevó a cabo principalmente en los Estados Unidos. Los indios americanos masticaban resina hecha de la savia de abetos. Los colonos de Nueva Inglaterra retomaron esta práctica y en 1848 John B. Curtis desarrolló y vendió el primer chicle comercial llamado «The State of Maine Pure Spruce Gum».[4]​ De esta manera, el occidente industrializado, que había olvidado las gomas de los árboles, redescubrió el chicle a través de los primeros americanos. Alrededor de 1850 se desarrolló una goma hecha de cera de parafina, un producto derivado del petróleo, y pronto superó a la goma de abeto en popularidad. Para endulzar estas encías tempranas, el usuario menudo utilizaba un plato de azúcar en polvo en el que sumergía repetidamente la goma para mantener la dulzura. William Semple presentó una patente anticipada sobre goma de mascar —número de patente 98 304— el 28 de diciembre de 1869.

El primer chicle con sabor fue creado en la década de 1860 por John Colgan, un farmacéutico de Louisville, Kentucky. Colgan mezcló azúcar en polvo con tolu, un aromatizante en polvo obtenido del extracto del árbol de bálsamo (Myroxylon), creando pequeños palitos de chicle con sabor que llamó «Taffy Tolu». Colgan también es líder en la fabricación y el envasado de goma de chicle a base de goma de Manilkara, un árbol de hoja perenne tropical. Colgan patentó una máquina para cortar automáticamente palitos de chicles más grandes —patente US 966 160, el 2 de agosto de 1910— llamada «Chewing Gum Chip Forming Machine» y otra para cortar automáticamente las envolturas de barras de chicle —patente US 913 352, el 23 de febrero de 1909— llamada «Web-cutting attachment for wrapping-machines» e inventada por James Henry Brady, un empleado de Colgan Gum Company.

El chicle moderno se desarrolló por primera vez en la década de 1860, cuando el expresidente Antonio López de Santa Anna trajo el chicle de México a Nueva York, donde se lo dio a Thomas Adams para usarlo como sustituto del caucho. El chicle no tuvo éxito como reemplazo del caucho, sino como goma de mascar, que se cortó en tiras y se comercializó como «Adams New York Chewing Gum» en 1871. El chicle Black Jack (1884), aromatizado con regaliz, Chiclets (1899) y Wrigley's Spearmint Gum fueron las primeras marcas populares que rápidamente dominaron el mercado y todavía existen en la actualidad. Masticar chicle ganó popularidad en todo el mundo a través de los soldados estadounidentes en la Segunda Guerra Mundial, a quienes se les suministraba chicle como una ración y lo vendían a los lugareños. Las gomas de mascar sintéticas se introdujeron por primera vez en los EE. UU. cuando el chicle tradicional ya no cumplía los estándares de calidad minimos. En la década de 1960, los fabricantes estadounidenses cambiaron a caucho sintético a base de butadieno, ya que era más barato de fabricar.

Other Languages
العربية: علك
asturianu: Goma de mascar
azərbaycanca: Saqqız
башҡортса: Һағыҙ
беларуская: Жавальная гумка
беларуская (тарашкевіца)‎: Жуйка
български: Дъвка
català: Xiclet
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Chéu-nèng-tòng
čeština: Žvýkačka
dansk: Tyggegummi
Deutsch: Kaugummi
English: Chewing gum
Esperanto: Maĉgumo
euskara: Gomagoxo
فارسی: آدامس
suomi: Purukumi
français: Chewing-gum
Frysk: Kaugom
Gaeilge: Guma coganta
עברית: מסטיק
hrvatski: Žvakaća guma
magyar: Rágógumi
հայերեն: Մաստակ
Iñupiak: Kutchuq
íslenska: Tyggigúmmí
қазақша: Сағыз
한국어:
kurdî: Benîşt
Lëtzebuergesch: Knätsch
lietuvių: Kramtomoji guma
Bahasa Melayu: Gula-gula getah
မြန်မာဘာသာ: ချူးအင်းဂမ်း
Nedersaksies: Kauwgom
Nederlands: Kauwgom
norsk: Tyggegummi
Piemontèis: Cicles
português: Chiclete
sicilianu: Cicompa
Scots: Chuddie
srpskohrvatski / српскохрватски: Žvaka
Simple English: Chewing gum
slovenčina: Žuvačka
slovenščina: Žvečilni gumi
српски / srpski: Žvaka
svenska: Tuggummi
ślůnski: Guma do żućo
Türkçe: Sakız
українська: Жувальна гумка
اردو: چوئنگ گم
vèneto: Ciunga
Tiếng Việt: Kẹo cao su
West-Vlams: Sjeklitte
中文: 口香糖
Bân-lâm-gú: Chhiū-leng-thn̂g
粵語: 香口膠