Goliardo

Una imagen del siglo XI-XIII de “Carmina Burana”, una colección de canciones de amor de goliardos y vagabundos de la Abadía de Benediktbeuern.

El término goliardo se utilizó durante la Edad Media para referirse a cierto tipo de clérigos vagabundos y a los estudiantes pobres pícaros que proliferaron en Europa con el auge de la vida urbana y el surgimiento de las universidades en el siglo XIII.[1]​ La mayor parte de ellos estudiaron en las universidades de España, Francia, Alemania, Italia e Inglaterra. No obstante, la figura del goliardo puede rastrearse hasta épocas muy anteriores. Ya en el siglo IV, el concilio de Nicea condenaba a un cierto tipo de clérigos de vida licenciosa que podrían equipararse al goliardo (Vagans). En la Regla benedictina y en otros textos canónicos posteriores se vuelve a mencionar a la figura del clérigo vagabundo y ocioso.

Etimología

La derivación de este término es incierta. Podría provenir del francés antiguo gouliard, «clérigo que llevaba vida irregular», a su vez alteración del bajo latín gens Goliae, propiamente «gente de Golias» y por extensión «gente del demonio», alusivo al “obispo Golias”, un santo patrón, probablemente mítico, al que ellos mismos hacían referencia, que probablemente no sería más que una latinización del nombre del gigante Goliat, «el demonio»,[3]

Other Languages
العربية: جولياتي
български: Голиард
català: Goliard
Deutsch: Vaganten
English: Goliard
Esperanto: Goliardo
euskara: Goliardo
français: Goliard
עברית: גוליארדים
magyar: Goliárd
日本語: ゴリアール
Latina: Goliardus
Nederlands: Goliarden
norsk: Goliardene
polski: Goliard
português: Goliardo
русский: Ваганты
srpskohrvatski / српскохрватски: Golijardi
slovenčina: Goliardi
українська: Вагант
Tiếng Việt: Goliard