Golden Sun II: La Edad Perdida

Golden Sun: La Edad Perdida (黄金の太陽 失われし時代 Ōgon no Taiyō: Ushinawareshi Toki en Japón) es un videojuego del género RPG desarrollado por Camelot Software y distribuido por Nintendo para Game Boy Advance, en 2002 para Japón y en 2003 para Europa y Estados Unidos. Es la secuela directa del primer Golden Sun.

Trama

El juego comienza en el punto en el cual termina el primer juego, pero desde el punto de vista de quienes fueron secuestrados en el primer juego. Después de escapar del incidente del Faro de Venus, Félix y su hermana Nadia, junto con Kraden y Sole. Al llegar a la península de Idejima, se encuentran con Álex. Poco después, una intensísima luz de color amarillo verdoso les deslumbra. El Faro de Venus había sido encendido y el poder de la Tierra se había liberado. Un gran terremoto separa la península de Idejima del continente (además de dañar los cimientos del Faro de Venus), alejándolos de él, y llevándolos mar adentro hacia un continente desconocido para ellos llamado Indra, desde donde deberán planear su viaje al Gran Mar del Oeste, para prender los faros restantes: el Faro de Júpiter y el Faro de Marte.

Esto llevará a los protagonistas a recorrer los continentes de Indra y Osenia, además del sur de Gondowan, y luego todo el Mar del Este en busca de Lemuria, la legendaria isla donde no pasa el tiempo, para averiguar cómo cruzar los Riscos de Gondowan por mar y llegar hasta el Mar del Oeste y los nuevos continentes de Hesperia y Atteka. En este último continente sureño se encuentra el Faro de Júpiter. Allí se encuentran con los personajes del anterior juego, además de derrotar a otros dos proxianos, Agatio y Karst (La hermana menor de Menardi, la cual fue derrotada en el Faro de Venus). Al final, todos se unen formando un grupo de 8.

Así, emprenden su viaje hacia el norte, donde está la desesperada aldea de Prox. Cuando los personajes llegan allí, todo encaja: Prox mandó guerreros al Templo Sonne para conseguir las Estrellas Elementales y así encender los faros porque Weyard estaba deshaciéndose por la ausencia de energía elemental y alquímica (hay que recordar que Weyard tiene forma de disco, no de esfera, y Prox está casi en el límite del mundo). Los proxianos sólo querían salvar su pueblo. Así fue como usaron al padre de Hans, y a los padres de Félix y Nadia para forzarles a que les ayudaran. Por eso Félix y Nadia estaban con los dos proxianos antagonistas del primer juego (Saturos y Menardi) ayudando a encender los faros de Mercurio y Venus. Según los proxianos, "los taleanos no tenían ni idea de cuán desesperados estábamos".

Tras aclararse todo, el grupo parte hacia el Faro de Marte. Allí vagan por las salas congeladas, buscando a Agatio y Karst. Se encuentran con dos dragones muy fuertes, y al vencerles descubren que son Agatio y Karst transformados. Estos dan al grupo la Estrella Marte (una perla roja que permite encender el faro) y se dirigen hacia la cúspide del faro. Cuando lo van a encender, aparece el guardián del Templo Sonne (El Sabio) para detenerles. El grupo se resiste, entonces El Sabio hace algo y aparece el jefe final: El Dragón Mortal, un dragón enorme e inmensamente fuerte con tres cabezas. Al final, resultó que ese dragón de tres cabezas eran los padres de Félix y Nadia, junto con el padre de Hans, fusionados y transformados.

Hans y el grupo logran derrotar al dragón de tres cabezas y éste devuelve a los padres de Hans, Nadia y Félix. Mia y Piers intentan salvarlos con sus poderes curativos... pero nada. Antes de finalizar, aparecen todos en Prox preparándose para partir hacia Tale. Los padres de Félix y Nadia, junto con el padre de Hans, se habían revitalizado gracias al poder de fuego que liberó el faro. El Sabio avisó en sueños a toda la gente que se encontraba cerca de los faros de que se marchase porque se iba a formar el Sol Dorado. Se ve a Álex escalando la cumbre del Monte Aleph para conseguir todo el poder y la vida eterna. Cuando se reúnen los 4 rayos que surgen de los cuatro faros, convergen en él y obtiene el Sol Dorado. Entonces aparece el Sabio y Álex intenta usar sus nuevos poderes contra él pero el Sabio, tras noquearle sin ninguna dificultad, le informa de que le dejó la mayor parte de ese poder a Hans (el polvillo dorado con que impregnó la Estrella Marte en el Templo Sonne al principio del todo), y Álex es sepultado bajo el Monte Aleph por el Sabio.

Todos van hacia Tale y ven que por culpa del Sol Dorado, Tale ha quedado totalmente arrasada y no hay nadie. Se ponen muy tristes, pero de repente aparecen todos los taleanos. El Sabio, en sueños, les había dado el aviso de que evacuaran Tale y gracias a él se salvaron. Hubo que pagar un alto precio... pero Weyard se había salvado de su destrucción gracias a lo mismo que estuvo a punto de arrasarlo: la Alquimia.

Other Languages