Gobernador romano

Un Gobernador romano era un funcionario elegido o nombrado para ser administrador principal del Derecho Romano en todas las partes de una o más de las muchas provincias que constituían el Imperio romano.

El término genérico en la lengua legal romana era el Rector provinciae, sin tener en cuenta los títulos específicos, que también reflejan la situación intrínseca y estratégica de la provincia, y las diferencias correspondientes en autoridad.

En la época temprana del imperio, había dos tipos de provincias — senatoriales e imperiales — y surgieron varios tipos de gobernador. Sólo los procónsules y los propretores descendieron conforme a la clasificación de Promagistrado.

Funciones del gobernador

El gobernador de una provincia romana tenía muchas tareas que cumplir durante su administración . En primer lugar, era el responsable de los impuestos y la administración aduanera. Dependiendo de la base de su cargo, era también agente personal del emperador, o el agente financiero del Senado romano, y tenía que supervisar las autoridades locales, los recaudadores de impuestos privados, e imponer impuestos. Un gobernador podía acuñar monedas y negociar con instituciones ricas como templos y prestamistas privados que podían anticipar dinero. El gobernador era también director de contabilidad de la provincia. Él inspeccionaba los libros de las ciudades principales y varias operaciones así como la supervisión de la construcción de proyectos de gran escala en todas las partes de la provincia.

Aparte de estas funciones financieras, el gobernador era el juez principal de la provincia. El gobernador tenía el derecho exclusivo de imponer la pena capital sobre todos, y los casos capitales que eran normalmente juzgados antes por él. Para apelar una decisión del gobernador se necesitaba viajar a Roma y presentar el caso ante un Pretor Urbano, o incluso el mismo Emperador, un dispendioso, así de raro, proceso. Una apelación era poco probable que sucediera de cualquier forma. Un gobernador generalmente no daría posibilidad alguna de contrariar los deseos del Emperador. El gobernador estaba también asumía viajar a través de su provincia para administrar justicia en las ciudades principales donde su atención fuera requerida.

Finalmente, y la más importante, comandaba las fuerzas militares dentro de la provincia. En las provincias más importantes, estas podían consistir en legiones, pero en otros lugares, había solamente auxiliares. Como parte de su comando permanente el gobernador tenía la autoridad de usar sus legiones para bandas de criminales organizados o rebeldes en el área sin necesidad de la aprobación del Emperador o el Senado.

Cada gobernador tenía a su disposición una diversidad de consejeros y empleados, que eran conocidos como su comités (Latín para "compañeros"), el número de éstos dependía de la posición social del gobernador y su rango. Estos comités servirían al gobernador como el consejo ejecutivo de gobierno, con cada supervisión de un aspecto diferente de la provincia, y asistiendo al gobernador en la toma de decisiones. En las provincias con una significativa presencia de legionarios, el segundo al mando del gobernador era por lo general un Cuestor, una persona elegida en Roma y enviada a la provincia para cumplir principalmente un papel financiero, pero que podía comandar los militares con la aprobación del gobernador. En otras provincias, el mismo gobernador nombraba prefectos o procuradores no magistrados para gobernar una pequeña parte de la provincia y actuar como su segundo al mando.

Other Languages
Bahasa Indonesia: Gubernur Romawi
日本語: 属州総督
português: Governador romano
srpskohrvatski / српскохрватски: Rimski guverner
Türkçe: Roma valisi
中文: 羅馬總督