Gobernador provincial de Chile

La gobernación es un órgano desconcentrado territorialmente del intendente, existente en cada una de las provincias chilenas, que está a cargo de un gobernador,[2] Es nombrado y removido libremente por el presidente de la República, ejerce sus funciones en la capital provincial, sin perjuicio de que puede desempeñarlas transitoriamente en otras localidades del territorio provincial, y en los casos y forma que determina la ley, puede designar delegados para el ejercicio de sus facultades en una o más localidades de la respectiva provincia.

Al gobernador corresponde ejercer, de acuerdo con las instrucciones del intendente, la supervigilancia de los servicios públicos creados por ley para el cumplimiento de la función administrativa, existentes en la provincia. De igual modo, la ley puede autorizar que ciertas atribuciones del intendente le sean delegadas.

Sin perjuicio de las facultades que le corresponden de gobierno interior de la provincia, el gobernador tiene a su cargo la administración superior de la respectiva provincia, en la esfera de atribuciones que corresponden al intendente en su calidad de órgano ejecutivo del gobierno regional, y preside el consejo económico y social provincial.

Historia

El cargo de gobernador provincial fue creado en el marco del proceso de regionalización iniciado en 1975. Posteriormente, esta figura fue contemplada en la Constitución Política de la República de Chile de 1980.

A diferencia de las otras provincias de Chile, en la provincia de Santiago los deberes del gobernador están entregados al intendente regional, que también es designado por el presidente, ya que es la única provincia en que la ley no contempla el cargo de gobernador. En enero de 2001, fue creado el cargo de delegado provincial de Santiago, el cual ejerce las funciones de gobernador provincial en nombre del intendente de Santiago, delegadas por él.

Other Languages