Glomerulonefritis

Glomerulonefritis
Crescentic glomerulonephritis HE stain.JPEG
Microfotografía de la biopsia renal de un paciente con glomerulonefritis.
Clasificación y recursos externos
Especialidad Urología
CIE-10 N00, N01, N03, N18
CIE-9 580-582
DiseasesDB 5245
MedlinePlus 000484
MeSH D005921
Wikipedia no es un consultorio médico  Aviso médico 
[ editar datos en Wikidata]

La glomerulonefritis es una enfermedad que afecta la estructura y la función del glomérulo, aunque posteriormente pueden resultar afectadas las demás estructuras de la nefrona.[3]

Un glomérulo, unidad funcional que representa el primer paso en la filtración de sangre y la generación de orina. Véanse la circulación aferente (flecha derecha) y la eferente.

Como en términos estrictos no se trata de una única enfermedad, su presentación depende de la entidad patológica específica: puede presentarse con hematuria, proteinuria o ambas afecciones o como un síndrome nefrótico, un síndrome nefrítico, una lesión renal aguda o una enfermedad renal crónica.[4]

La estructura de la izquierda en azul y rosa es el corpúsculo renal. La estructura de la derecha es el túbulo renal. La estructura azul (A) es la cápsula de Bowman (2 y 3). En rosa la estructura del glomérulo con sus capilares. A la izquierda, la sangre fluye de la arteriola aferente (9), a través de los capilares (10) y fuera de la arteriola eferente (11). El mesangio es la estructura de color rosa situada en el interior del glomérulo entre los capilares (5a) y que se extiende hacia afuera (5b). A. Corpúsculo renal. B. Túbulo proximal. C. Túbulo contorneado distal. D. Aparato yuxtaglomerular. 1. Membrana basal (lámina basal). 2. Cápsula de Bowman, capa parietal. 3. Cápsula de Bowman, capa visceral. 3a. Podocitos. 3b. Podocito. 4. Espacio de Bowman (espacio urinario). 5a. Mesangio, célula intraglomerular. 5b. Mesangio, célula extraglomerular. 6. Células granulares (células yuxtaglomerulares). 7. Mácula densa. 8. Miocitos (músculo liso). 9. Arteriola aferente. 10. Capilares glomerulares.11. Arteriola eferente.

Clasificación

La glomerulonefritis puede ser primaria o secundaria. Se habla de glomerulonefritis primaria cuando el compromiso renal no es consecuencia de una enfermedad más general y las manifestaciones clínicas se limitan al riñón y de glomerulonefritis secundaria cuando la afección es resultado de una enfermedad sistémica (p. ej., lupus eritematoso sistémico, diabetes, etc.) o de una infección. Entre las glomerulonefritis primarias[5] En síntesis, las causas primarias son intrínsecas, es decir intrarrenales, y las secundarias son extrínsecas y se asocian con infecciones (causadas por bacterias, virus o parásitos), con ciertas drogas o con trastornos sistémicos (p. ej., lupus, vasculitis o diabetes).

Algunos autores[1]

Como las glomerulonefritis primarias son entidades muy heterogéneas tanto por su etiología como por su evolución no es posible establecer una clasificación única que permita diferenciarlas en grupos homogéneos. Sin embargo, si se consideran los datos evolutivos, histológicos y clínicos se las puede clasificar en diversos tipos.[1]

También se las puede clasificar según la histología, que es la clasificación más utilizada y aporta información útil para el pronóstico. Las diferentes enfermedades glomerulares pueden compartir las manifestaciones clínicas, lo que dificulta el diagnóstico y explica el papel decisivo que desempeña la biopsia. La biopsia renal permite establecer el diagnóstico correcto para administrar un tratamiento específico y también posibilita la detección de lesiones agudas o crónicas cuya naturaleza puede no ser sugerida por la historia clínica. Esto es importante porque el descubrimiento de lesiones más crónicas y potencialmente irreversibles evitaría el tratamiento de las lesiones con pocas probabilidades de responder.[7]

Por último, según el comportamiento del complemento las glomerulonefritis se pueden clasificar en las que cursan con complemento sérico normal y las que lo hacen con complemento reducido (sea en la fracción C3, en la fracción C4 o en ambas). Las que cursan con complemento normal son la enfermedad de cambios mínimos, la glomerulonefritis focal y segmentaria, la nefropatía por IgA, la glomerulonefritis membranosa primaria y la glomeruloesclerosis diabética. Las que se asocian con hipocomplementemia son la glomerulonefritis posestreptocócica (bajo nivel de C3), la glomerulonefritis lúpica (niveles bajos de C3 y C4), la glomerulonefritis membranoproliferativa de tipos I, II y III (bajo nivel de C3) y la glomerulonefritis asociada con crioglobulinemia[9]

Other Languages